¿Le conviene a Trump una guerra con China?*

Todo mundo está hablando con mucho tino sobre lo infame que es la ley que prohíbe a los musulmanes el ingreso a EUA, pero quiero tomar un segundo para hablar respecto a una posible guerra con China. Es un hecho que la administración de Trump ha estado mandando señales belicosas contra este país, y que a su vez ellos han respondido con la misma retórica agresiva. ¿Por qué?

Pensemos en los objetivos de Trump. En este punto es del todo claro que su prioridad es consolidar su poder en USA: la calificación del magnate ha estado cayendo a la misma velocidad que el pueblo estadounidense se da cuenta de que cometió un grave error.

C3XyMfOUEAAWu-U

Fuente: https://twitter.com/Noahpinion/status/825832411980140544

Además de una elección, sólo hay otra cosa que garantiza elevar la aprobación del presidente y consolidar su poder: una guerra. Si Trump logra involucrar a China en una batalla naval bien delimitada, su popularidad y su poder estarán prácticamente asegurados.

El punto aquí es que incluso una derrota también podría satisfacer los propósitos de Trump, empezando porque un fracaso bélico enfurecería a los norteamericanos, que como todas las naciones del mundo, detestan perder. Trump entonces podría usar la narrativa de que la razón de la derrota es que los norteamericanos sufrieron una “puñalada por la espalda” por parte de los medios de comunicación, los liberales y las minorías. De esta manera, Trump convertiría un desastre militar en la manera de fracturar las protestas y la credibilidad de los medios de comunicación, así como para descartar los pesos y contrapesos del sistema democrático.

En los hechos, una guerra podría ser la mejor manera de convertir algo secundario en lo más importante, incluso por encima de un ataque terrorista, en gran parte porque Trump puede comenzar o provocar una guerra fácilmente.

Por supuesto, existen riesgos para esta estrategia, como una escalada nuclear o que las personas no acepten la interpretación de Trump. Pero la guerra tiene la ventaja añadida de que hay pocas maneras de evitarla por anticipado: todas las protestas sólo alimentarán el relato de “la puñalada por la espalda”. Así que en caso de que la aprobación de Trump continúe hundiéndose y sus acciones antidemocráticas sigan encontrando una fuerte oposición, aumenta la posibilidad de que se decida a lanzar los dados.

¿Qué podemos hacer para minimizar el riesgo de que esto ocurra? Creo que la estrategia correcta sería no oponernos de manera “preventiva” a la guerra, sino al relato de la puñalada por la espalda. Advertir a todos, pero especialmente a los militares, sobre la posibilidad de que esta narrativa pueda impulsarse después de una guerra fallida.

_____

_____

Si Trump sabe que no podrá usar esa historia en su favor, disminuye el riesgo de una guerra. De cualquier manera, de la misma forma que nos opusimos a su ley anti-musulmana, sería una buena idea no perder de vista este tema y planificar una buena estrategia para el futuro.

*El presente texto es una traducción de 19 twetts de @Noahpinion (Noah Smith) publicados en su timeline este 29 de enero del 2017.

Previo

Seasuns, la nueva banda de pop electrónico que reventará tus neuronas

Siguiente

El carnaval de Binche: una danza medieval para ahuyentar al invierno

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *