Damián Alcazar renuncia a la Constituyente, Morena empata al PRI en desertores

Damián Alcazar ha renunciado a su puesto como diputado en la Asamblea Constituyente y se convierte en el más reciente caso de deserción en ese espacio político. ¿Qué está pasando ahí?

Desde octubre ya era nota en medios nacional que el actor mexicano famoso por sus papeles en La Ley de Herodes Un Mundo Maravilloso (dos cintas de corte político) no ponía como prioridad el rol de legislador que ganó ante la ciudadanía. Cuando juntó dos faltas consecutivas, su coordinador legislativo [Bernardo Bátiz] trató de justificarlo bajo el argumento de qué como en Morena renunciaron a los sueldos de la Constituyente, el histrión tenía que ganarse el sustento en su carrera artística.

En medio de la filmación de la tercera temporada de Narcos para Netflix, Alcazar ha preferido la actuación a completar en el puesto por el que fue elegido por mayoría, en la votación donde sólo participó el 28% del padrón.

Días antes de que comenzaran los notas sobre Alcazar por sus ausencias, el también actor Bruno Bichir pidió una licencia temporal en su rol de legislador por Morena. Javier Jiménez Espriú, del mismo partido, pidió ausentarse también de manera temporal. En los puestos de ambos tomaron protesta sus suplentes.

Morena así alcanza tres legisladores que han abandonado el barco de la Constituyente, pero el PRI está en empate con otros tres y en el PRD sólo dos han dimitido.

Morena se queda sin poeta, sin cronista y sin actor en la constituyente

En diciembre el poeta Mardonio Carballo (también de Morena) renunció de manera definitiva a la Constituyente en diciembre, a mes y medio de que quedara conformada la primera constitución de la Ciudad de México.  Por medio de una carta abierta informó que su abandono del cargo se debe a su decepción del proceso legislativo, el cual tacha de corrupto y “secuestrado por cuotas partidarias”.

Morena presidía la Comisión de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes, con Carballo al frente, lo que fue devastador para el escritor en los tres meses de trabajo debido a “la imposibilidad de construir algo digno para los pueblos” y, de acuerdo a Proceso, un indignante racismo en el proceso junto a sus compañeros legisladores.

Ayer compartíamos en Tercera Vía, la carta abierta carta abierta de Fabrizio Mejía que explica su renuncia a la Constituyente se debe a que no apoyará “una constitución neoliberal” además de también explicar un desacuerdo con los procesos legislativos y diversos amares políticos entre legisladores y coordinadores. Por ejemplo:

La lista de ideas vetadas sin mayor argumentación que el burocrático “es de competencia federal” o “¿cuánto cuesta?”, se ha ido acumulando en artículos que regresan a las comisiones cuando éstas ya los habían dictaminado en sesiones de las que se salía a las seis de la mañana para regresar a las once.

A pesar de haber laborado desde la conformación de la Asamblea, Mejía decide separarse para no pasar a la historia como alguien que apoyó una constitución neoliberal. Y la Constitución tiene hasta el 31 de enero para aprobarse.

LEE: El discurso de la superioridad moral está destruyendo el potencial político de ésta generación

Si bien los abandonos de Morena en la Constituyente han sido casos sonados en los diarios nacionales por el perfil mediático [aunque sea marginal y de nicho] de sus figuras, también el PRI cuenta con igual número de desertores: Carlos Aveces del Olmo, Raúl Cervantes y Joel Ayala, quién también es Senador en el período actual. Mientras que en el PRD han renunciado Horacio Franco y Carlos Puente.

Entrada anterior

Notas sobre los (no) Balcanes

Entrada siguiente

Participa en un recorrido literario por las calles de Santa María la Ribera