Comienzan las protestas para defender a la Ciencia frente a Trump

En Tercera Vía, ya hemos hablado sobre la crisis que representa la llegada de Donald Trump para la investigación científica, no solo en el país de norte, sino en todo el mundo, y no debimos esperar mucho para ver que iba en serio. A pocos días del cambio de mando, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de ese país recibió una orden que impide que sus investigadores se comuniquen con el público y surgen reportes de una orden de borrar las páginas web relacionadas al cambio climático.

Según informa Reuters en base al testimonio de dos empleados de la agencia gubernamental, oficiales de la administración de Trump ordenaron la eliminación de la información de estudios y datos sobre el cambio climático, algo que llegaría a que “años de trabajo que hemos hecho sobre el cambio climático desaparezcan”, indicó una de las fuentes.

Científicos de la entidad estarían intentando resguardar la información, además de hacer esfuerzos para convencer a la nueva administración de mantener parte de ella. La información se suma a la filtración surgida ayer, que indica que el gobierno de Trump impuso una “orden de silencio” a la EPA y sus funcionarios, impidiendo que comuniquen avances en redes sociales o a reporteros, además de congelar nuevos contratos y el financiamiento de nuevas iniciativas. Ante los cambios, la comunidad científica está coordinando su reacción.

Primero, han surgido múltiples cuentas de Twitter que apoyan a los científicos (en particular de la EPA), entre las que destaca la cuenta @AltUSNatParkService, que surgió como respuesta a la eliminación de tuits alusivos al cambio climático y que fueron publicados por la cuenta del Parque Nacional Badlands. Esos mensajes lograron un alto impacto en la red social, por lo que posteriormente fueron borrados por la autoridad a cargo.

http://i1.wp.com/media.salon.com/2016/09/trump_einstein.jpg?w=1140

El perfil @AtlUSNatParkService se presenta como la “resistencia” del Servicio de Parques Nacionales de EU, buscando evitar la orden de no comunicar. “No podemos esperar que el Presidente Trump nos llame ‘noticias falsas’. ¡Pueden quitarnos nuestro Twitter oficial, pero nunca podrán quitarnos nuestro tiempo libre!”, indica un tuit. A esto se suma el esfuerzo para organizar una “Marcha de los científicos en Washington”, plan anunciado el sábado y que actualmente está buscando un equipo para organizar el evento.

“Aunque esto empezará con una marcha, vamos a usarla como el punto de partida para actuar en nombre de la ciencia en la política. Cortar fondos y impedir que los científicos comuniquen sus hallazgos (¡de investigaciones financiadas con impuestos!) al público es absurdo y no podemos permitir que perdure como política”, indican los creadores de la iniciativa, agregando que este es un tema “que va más allá de las personas en el mundo científico y que debe preocupar a cualquiera que crea en la investigación empírica y la ciencia”.

“Hay ciertas cosas que aceptamos como hechos, sin alternativas. La Tierra se está calentando por efecto de la acción humana. La diversidad de la vida creció por la evolución (…) Un gobierno estadounidense que ignora la ciencia para perseguir agendas ideológicas arriesga al mundo”, afirman.

Para mayor información sobre las acciones de resistencia pueden visitar el blog oficial de la Marcha por la Ciencia.

Con información de Investigación y Desarrollo.

Previo

El carnaval de Binche: una danza medieval para ahuyentar al invierno

Siguiente

Llega un nuevo recorrido turístico a la CDMX: El Corruptour, para conocer la ciudad y señalar la corrupción