Colectivo SANGREE sacrificará vestigios prehispánicos en nombre del arte

A partir de las fotografías sobre el traslado del monolito de Tláloc, de la comunidad de Coatlinchán, en Texcoco, al Museo Nacional de Antropología (MNA), en la Ciudad de México, los artistas plásticos Carlos Lara y René Godínez Pozas, que integran el colectivo SANGREE, hicieron una reinterpretación modernista de la escultura del dios prehispánico. Cuyas piezas conforman la exposición Piedra temporal, que se exhibe en la Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS).

El trabajo del colectivo SANGREE consiste en una aproximación a la cultura popular, la historia del arte y algunas preocupaciones humanas, a las cuales se refieren a través de diversos medios plásticos y conceptuales.

Para ahondar sobre su trabajo, el colectivo ofrecerá una charla en la que además versará sobre algunos aspectos históricos y sociales relacionados con su obra, así como el significado de los vestigios prehispánicos en el arte actual.

Esta actividad, en la que además participan Michele Fiedler, curadora de la muestra, y Sandra Sánchez Santos, crítica de arte, se realizará el próximo miércoles 25 de enero a las 19:30 en la SAPS. La entrada es libre.

Carlos Lara, egresado de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda, y con formación académica en Francia, comentó en entrevista con el INBA que aprovechando la cercanía que hay entre el MNA y la SAPS, quisieron vincular los espacios, por lo que crearon Piedra temporal.

Indicó que se sintieron atraídos por las fotografías de la construcción del MNA y la reinterpretación que hizo Pedro Ramírez Vázquez del monolito prehispánico en una escala de uno a uno, antes de su traslado para poder ubicarlo.

Tomando como base esa reinterpretación del arquitecto Ramírez Vázquez, es que el colectivo hace la suya propia en 15 piezas que en conjunto conforman la escultura de Tláloc. Las piezas están elaboradas con espuma de poliuretano recubierta de pintura, y que varían en sus dimensiones, que van de 60×50 centímetros a 1.70×1.70 metros.

Lara confesó que la presencia prehispánica en la Ciudad de México abunda y es inevitable sentirse atraído por ella, “son cosas que no podemos pasar por alto”.

Algunas exposiciones en las que el colectivo ha participado son Dark killer dance night; SANGREE, Mucharaum, Kunstakademie Karlsruhe y Dancing Circles. Además ha publicado su trabajo en las revistas Art Review, Folio, Dazed Digital, Caviar, Izquierda y Picnic.

 

untitled

_____

_____

*Con información del INBA

Previo

Slam de Poesía Feminista: reventar los pulmones y erizar la conciencia

Siguiente

La eternidad en dos minutos

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *