Relatos de fotografía y migración en el Laboratorio Arte Alameda

El Laboratorio Arte Alameda inauguró el pasado 7 de diciembre una exposición que pretende generar una reflexión en torno a conceptos como estética, política de la imagen, travesía, violencia, frontera y territorio titulada Desplazamientos. Relatos de fotografía y migración. 

La muestra que presenta la obra de 17 artistas originarios de Cuba, Estados Unidos, Guatemala, Perú, Venezuela y México a través de distintos formatos: fotografía, video, escultura, multimedia e instalación sonora conforman

Resultado del Taller de Curaduría de la Universidad Iberoamericana, la investigación de los nueve integrantes de la cátedra Cuerpo, diáspora y exclusión. Estética, política y violencia en la modernidad globalizada derivó en la selección de alrededor de 30 piezas que serán exhibidas.

Jesús Torrivilla, integrante del grupo al que también pertenecen Wendy Amigó, Janet Córdova, Carolina Díaz, Ana García, María Jiménez, Diana Pérez, Isabel Sonderéguer y Andrés Zafra, señaló que el objetivo de la muestra es que “los espectadores se coloquen en un lugar de cuestionamiento y se den cuenta de que todos nos desplazamos constantemente, y que, en lugar de considerarlo un hecho violento, hay que encontrar espacio para el acuerdo, para convertirlo en virtud y ventaja de los países, sobre todo en Latinoamérica, que estamos tan cerca y a la vez somos tan diferentes”.

Desplazamientos busca ver a la migración como una experiencia no solo de fracturas, sino además de reconstrucciones, e implicar éticamente al público desde la mirada para que, a fin de cuentas, también sea su propia vida la que esté en movimiento.

La migración es uno de los temas más relevantes y urgentes del mundo contemporáneo, dijo Torrivilla, y esta exposición presenta el tratamiento que le dan los artistas y cómo se activa en el imaginario esta condición que nos involucra en la región latinoamericana.

Las travesías de los migrantes aparecen en los medios de comunicación con una narrativa insistente: relatos de precariedad donde se pone en riesgo la propia vida. A contrapelo, la exposición busca activar el imaginario que sobre esta condición vital se tiene en la sociedad globalizada y propone un dispositivo visual que active el tránsito de los cuerpos, sus huellas y sus memorias, y no hacer una apología de la víctima, sino simplemente mostrar la travesía.

Se expondrán piezas de los mexicanos Mauricio Palos, Rodrigo Cruz, Mónica Lozano, Alexander Lucatero, Ingrid Hernández, Mauricio Orduña y Francisco Mata Rosas, así como de los venezolanosDéborah Castillo, Nelson Garrido, Iván Candeo, Meyer Vaisman y Érika Ordosgoitti; los estadunidenses Jill Marie Holslin y Josh Begley; el peruano Daniel Alarcón; el cubano José A. Figueroa, y Ricardo Ramírez Arriola (Guatemala-México).

Los alumnos responsables de la curaduría trabajaron también en la conceptualización, el diseño, la producción y la difusión de la muestra que estará abierta hasta el 5 de febrero de 2017 y podrá visitarse de martes a domingo de las 9:00 a las 17:00 en el recinto ubicado en Dr. Mora 7, Centro Histórico.

el-piolin-francisco-mata-rosas-mexico

 

 

Previo

Exposiciones que debes visitar en el Museo Nacional de la Estampa

Siguiente

Viernes de tráilers: Spider-Man con Iron Man, Planeta de los Simios y más