Literatura con capacidades diferentes, en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia

El ciclo La hora del cuento: historias de amor, humor y… cerrará el año con una sesión dedicada a las historias, anécdotas y lecturas de jóvenes con discapacidad. Lucía Ávalos, Luz María Cruz, Andrés Elek, Enrique Gutiérrez, Ana Isabel Padilla y Saturnino Suárez, participarán en Betas. El amor es para todos, el próximo viernes 2 de diciembre a las 19:00 en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia.

Para el director del Foro Internacional de Narración Oral (FINO), Armando Trejo Márquez, la narración oral es lo más cercano al arte de leer, y desde 2009 los narradores de este Foro se han logrado acercar a un público fervoroso que “nos busca y persigue, y otro que viene y de pronto se sorprende de algo que creía que ya no se hacía. El poder estar sentado y disfrutar una historia es como redescubrir algo de la esencia humana, que es el conversar y relacionarse con los otros”.

Comentó que “la mayoría de los narradores de este ciclo se han formado en los talleres de FINO y eso garantiza su calidad”, y agregó que también participan narradores profesionales de otros lugares.

Con la colaboración de la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el ciclo La hora del cuento se lleva a cabo dos veces al mes en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia. “Es una convocatoria que se hace para jóvenes y adultos, como público. Son sesiones de narración oral por narradores o cuenta cuentos, aunque este término casi no lo empleamos, todavía hay mucha gente que cree que a un cuenta cuentos solo se puede ver en una feria del libro, con niños o en un salón de clases.

“Nosotros, desde hace casi treinta años, con el apoyo de la Coordinación Nacional de Literatura, hemos contribuido para devolver a la sociedad la oralidad, para que los adultos y los jóvenes puedan venir y sentarse a escuchar a un narrador de cuentos, con historias de amor, filosóficas, poéticas, y de muchas otras fuentes literarias, autores y épocas”, señaló Trejo Márquez.

A mediados de este año se realizó el Festival Internacional de Narración Oral Cuéntalee,  en el que narradores de diferentes países contribuyeron con sus narraciones orales. Como parte del festival, La hora del cuento extendió sus sesiones y se realizó en otros recintos del INBA como la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes y la Capilla Alfonsina.

“Lo más importante es tener un público formado para algo que tiene una categoría artística. Un público que no admite cualquier forma o cualquier cuento, sino que de alguna forma valora su calidad como literatura, en el caso de las fuentes literarias, o de identidad en el caso de las tradiciones orales”, concluyó.

Previo

Stanley Kubrick: una exposición de lo insano

Siguiente

Peña y todos los secretarios: reprobados