Encuentran moléculas esenciales para la vida a 24 mil años luz de la Tierra

Un grupo internacional de científicos ha detectado por primera vez en el polvo estelar la molécula prebiótica PO, que juega un papel clave en la formación de la estructura de doble hélice del ADN. Esta molécula ha sido localizada en regiones interestelares situadas a 24.000 años luz de la Tierra, según publica la revista The Astrophysical Journal.

En el hallazgo han participado el Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA, España), el Osservatorio Astrofisico di Arcetri (OAA, INAF, Italia) y el Max Planck Institute for Extraterrestrial Physics (MPE, Alemania). La observación en el espacio de las moléculas que pudieron originar el nacimiento de la vida ha sido posible gracias a la nueva generación de telescopios.

La molécula PO es resultante de dos elementos químicos: De un lado el fósforo (cuyo símbolo es P) y del otro el Oxígeno (O). El primero es un elemento clave para el desarrollo de la vida que está presente en compuestos como los fosfolípidos y los fosfatos, esenciales en la estructura y en la transferencia de energía en el seno de las células. Cuando el fósforo se une al oxígeno se forma un enlace (PO) que forma parte del esqueleto del ADN.

F7C

Esta molécula prebiótica ya había sido observada en estrellas viejas pero es la primera vez que se detecta en el polvo interestelar, en las regiones denominadas W51 e1/e2 y W3. Esto significa que uno de los componentes básicos del ADN está ya disponible en el gas a partir del cual se formarán los planetas donde los científicos esperan que pueda nacer la vida. El siguiente paso consistirá en localizar el resto de componentes del ADN, como las “letras” que componen el abecedario del material genético: las bases nitrogenadas.

El hallazgo, que ha sido posible ya que cada molécula emite una radiación característica en función de la velocidad a la que gire, se realizó desde el radiotelescopio situado en el Pico Veleta (Granada, España) que pertenece al Instituto de Radioastronomía Milimétrica (IRAM).

Con información de “El Mundo”

Previo

10 rolas para sumergirte en la depresión navideña

Siguiente

En Argentina también buscan destruir la soberanía científica

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *