¿Cuáles fueron los mejores álbumes del 2016?

Este artículo es parte de Vía Libre, el vertical de opinión en Tercera Vía

Escribir una lista de los mejores álbumes del año es, personalmente, una tarea compleja por dos razones: la primera, porque la lista se basa en preferencias personales, por lo que no hay parámetros imparciales que permitan definir cualitativamente qué álbum es mejor que otro; y, la segunda, porque, al ser esta una lista para Tercera Vía, no quiero dejar que mis gustos personales dejen fuera álbumes que, para otros, pudieran ser relevantes.

Sin embargo, como no puedo dar gusto a todos los que pudiera leer esta lista –porque si no, jamás la terminaría–, tendré que armarla con la parcialidad y el pobre criterio que me caracterizan y que definen mis gustos musicales, y poner lo que creo fue lo mejor en música este 2016.

Así que, este fue el 2016 que escucharon mis oídos:

1.- Blackstar – David Bowie

Vaya manera de despedirse la de David Bowie. Lo hizo de la misma forma en la que se presentó ante nosotros, con majestuosidad. Un álbum lleno de matices, de formas, con saltos y puntos de inflexión, que aparentemente se mantienen a la deriva, y desembocan en una misma dinámica: la deconstrucción de la realidad para su construcción. La resurrección. Una gran producción de Jazz liderada por la melodía y elasticidad de Bowie, quien sentencia: “I Can’t Give Everything Away”.

Destacadas: Todo el álbum. Es una obra maestra.

2.- Post Pop Depression – Iggy Pop

Lo de Iggy Pop es asombroso. Una carrera tan prolífica. Un parteaguas y punta de lanza en la historia del punk. Y, para este álbum no es la excepción, pues, de la mano de otro grande del rock como lo es Josh Homme (KYUSS, QOTSA, Them Crooked Vultures), acompañados por Dean Fertita (QOTSA, The Raconteurs, The Dead Weather) y Matt Helders (Arctic Monkeys), nos entregan esta extraordinaria pieza: mezcla exótica entre el Desert-Stoner-Garage-Rock de Josh Homme y el proto-punk de Iggy Pop, que provoca una atmósfera densa, llena de sensaciones encontradas, tan inspiradoras como desoladoras; tan disímbolas como honestas. Un gran álbum de este súper grupo.

Destacadas: Break Into Your Heart, Gardenia.

3.- A Moon Shaped Pool – Radiohead

Alejado de sus anteriores trabajos, A Moon Shaped Pool se siente mucho más completo; las canciones están impecablemente trabajadas, con arreglos llenos de la sofisticación que caracteriza a Radiohead. Este es un álbum construido a partir de algunas canciones que la banda ha trabajado de tiempo atrás, y que finalmente ven la luz. El resultado: una mezcla del sonido electrónico que ha venido desarrollando en los últimos años Thom Yorke, y del trabajo orquestal del guitarrista Jonny Greenwood, hacen de este álbum una pieza emblemática más del trabajo de Radiohead.

Destacadas: Burn The Witch, Daydreaming, Ful Stop.

4.- Nick Cave & the Bad Seeds – Skeleton Tree

Skeleton Tree nos lleva, inevitablemente, a vincular la tragedia que vivió Nick Cave al perder a su hijo de 15 años en un terrible accidente, y su realización. Este es un álbum emocional, nostálgico, trágico, que inspira a cerrar los ojos y a emprender un viaje lleno de introspección, que a lo largo del trayecto nos rompe el corazón con cada nota. Una obra maestra que nos han legado para la eternidad Nick Cave, Mick Harvey y Blixa Bargeld.

Destacadas: Todas. Es un álbum que se debe escuchar de principio a fin.

5.- Cars Seat Headrest – Teens Of Denial

Lo que inició como un proyecto solitario en 2010 de Will Toledo, y después de publicar 12 álbumes en la plataforma Bandcamp, Cars Seat Headrest presenta su segundo álbum –el primero grabado como banda–, bajo el sello independiente Matador Records, titulado Teens of Denial, que remonta al sonido indie rock de los 90’s, muy al estilo de The Pixies, Sonic Youth, Beck, Dinosaur Jr., Nada Surf y por momentos, de Sparklehorse. No por nada –aunque originarios de Virginia–, tienen su base de operaciones en Seattle. Sin duda, de lo mejor que hemos escuchado este 2016.

Destacadas: Fill in the Blank, Vincent, Drunk Drivers/Killer Whales.

6.- Leonard Cohen – You Want It Darker

Kurt Cobain deseaba vehementemente lo siguiente: “Give me a Leonard Cohen afterworld / So I can sigh eternally”. Y no es para menos, Leonard Cohen es ese suspiro que todos necesitamos; la voz del poeta que, como Dylan, elude los límites del arte, y se diversifica, para servirse de la música y hacer de la tradición oral, una mucho más placentera; fuera de poses y rigidez; llena de sensibilidad. Así es este último álbum que, como David Bowie, se despide con una obra maestra. Sin embargo, es este un viaje sin retorno; no el viaje final, si no, un capítulo más de la ruta que Leonard Cohen nos ha trazado. La música es intensa, llena de obscuridad, de introspección, de romanticismo y de espiritualidad; la voz de Cohen, la luz que nos guía hasta la eternidad. Una vuelta al pasado, al Cohen de los 60’s o 70’s.

Destacadas: You Want It Darker, Treaty, Leaving the Table, If I Didn’t Have Your Love, Steer Your Way.

7.- Bon Iver – 22, A Million

Uno de los grandes contendientes a mejor álbum del año. Bon Iver nos presenta material distinto al que nos tenía acostumbrados. Mucha producción y efectos electrónicos. Se notan las ganas de experimentar, sin descuidar la profundidad de los temas que Justin Vernon suele crear. Esta es una bocanada de aire fresco al sonido que tanto nos gusta de Bon Iver. Una genialidad.

P.D. Incluye un sampleo de Stevie Nicks no acreditado en la canción 10 d E A T h b R E a s T (sí, ese es el título).

Destacadas: 33 “GOD”, 29 #Strafford APTS, 8 (circle).

8.- Diiv – Is The Is Are

Is The Is Are –segundo álbum de la banda– comenzó a grabarse en 2013. Sin embargo, y debido a un desastroso proceso plagado de controversias, problemas de drogadicción y declaraciones publicadas en 4chan, se publicó hasta este 2016. El álbum tiene una onda shoegaze, con letras fatalistas, con mucho reverb, chorus y fuzz en las guitarras y con líneas de bajo post-punk, que en conjunto evocan, por momentos, a The Cure o a Hüsker Dü –en una versión un poco más light–. El resultado es, francamente, sorprendente, dadas las condiciones en las que se realizó. Una vuelta asegurada a este álbum. Es adictivo escucharlo.

P.D. Sky Ferreira, novia del vocalista, aparece en Blue Boredom.

Destacadas: Out of Mind, Under the Sun, Dopamine, Yr Not Far, Loose Ends.

9.- Whitney – Light Upon the Lake

Debut de este súper dúo. Canciones folk-setentero, confeccionadas con un bajo, una batería, falsettos, trompetas, órganos, arreglos de cuerdas y guitarras con guiños a George Harrison. Remonta a lo mejor de cualquier época vivida por el escucha. Melodías atemporales perfectas. Será una pieza de culto para muchos.

Destacadas: No Woman, Golden Days, Dave’s Song.

10.- Savages – Adore Life

Esta banda inglesa de post-punk publicó su segundo álbum a principios de 2016, bajo el sello independiente Matador Records. Esta segunda entrega, nominada –al igual que el primer álbum– al Premio Mercury, poco menos explosiva y sorprendente que la primera –Silence Yourself–, logra mantener el sonido crudo, visceral y real de la banda –que se agradece–, con toques que apuntan a Patti Smith o a PJ Harvey bajo la tutela de Steve Albini. Aquí hay mucho post-punk con letras cargadas de esa ansiedad que caracterizó al 2016: “Is it human to adore life?

Destacadas: Adore, Slowing Down The World, Surrender.

Álbumes dentro del Top 20

11.- Kanye West – The Life Of Pablo

12.- A Tribe Called Quest – We Got It from Here… Thank You 4 Your Service

13.- Frank Ocean – Blonde

14.- Chance The Rapper – Coloring Book

15.- Blue & Lonesome – The Rolling Stones

16.- Biffy Clyro – Ellipsis

17.- Warpaint – Heads Up

18.- The Lemon Twigs – Do Hollywood

19.- Show Me The Body – Body War

20.- Public Access TV – Never Enough

Bonus:

Soft Hair – Soft Hair

American Football – American Football

Slaves – Take Control

M.I.A. – AIM

Disidente – Universo

Previo

La Orden de los Delfines Extraterrestres

Siguiente

Secuestran a opositores yaquis de megaproyecto en Sonora