Amazon realiza su primera entrega con un dron autónomo

Para algunos, la entrega de paquetes por drones no es más que un truco llamativo. La corta duración de las baterías y su escasa capacidad de carga implican que un paquete del tamaño y peso de un tamal es lo máximo que un dron podría entregar.

Y aunque el primer reparto con drones de Amazon, que tuvo lugar el pasado 7 de diciembre y anunciado esta semana, no aportó mejoras significativas la noticia es interesante.

El aparato entregó un Amazon Fire TV Stick, un dispositivo pequeño y delgado que proporciona el servicio de streaming de televisión de la empresa, y una bolsa de palomitas a su afortunado primer cliente. Y de momento, el servicio solo está disponible para dos usuarios betas.

Desde luego se ha hecho esperar. Han pasado exactamente tres años desde que Jeff Bezos apareció en el programa estadounidense 60 Minutos para anunciar que su negocio planeaba emplear drones para entregar paquetes. Pero este objetivo se ha visto obstaculizado, principalmente por las regulaciones. Las nuevas reglas de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos para abrir los cielos a los vuelos comerciales de dron no ayudaron a Amazon, porque necesita que sus máquinas vuelen más allá de la línea visual del operador.


Foto de uno de los drones de Amazon.

Así que Bezos firmó un acuerdo con la Autoridad de Aviación Civil de Reino Unido para probar la tecnología allí. En un centro de pruebas a las afueras de Cambridge (Reino Unido), Amazon ha construido un pequeño centro de distribución con una plataforma de lanzamiento de drones. Un dron puede cargar pedidos de hasta unos 2,3 kilos de peso y dirigirse al domicilio de un cliente de forma autónoma mediante GPS, siempre que vuele a menos de unos 122 metros de altura. La empresa imagina que algún día los cielos estarán repletos de estas pequeñas aeronaves.

Aunque los clientes sólo podrán pedir artículos de una pequeña selección de productos ligeros y compactos, el pequeño centro de distribución avala el proyecto porque ofrecerá productos reales que la gente realmente compra. Junto con las pruebas de Zipline en Ruanda, donde los drones ya entregan suministros de sangre y fármacos hasta centros de atención sanitaria ubicados en zonas remotas, el ejemplo de Amazon demuestra que los envíos aéreos autónomos no son totalmente ridículos.

Con información del MIT Technology Review.

Previo

Placebo de gira en México

Siguiente

Las iniciativas legislativas que lo cambian todo y no supiste que se aprobaron