A propósito del final de Westworld: Cuando lo absurdo se produce con seriedad absoluta

El siguiente texto contiene spoilers sobre el final de temporada de Westworld

Westworld parte de una premisa ridícula y hasta este año, era una historia por Michael Crichton destinada a vivir a la sombra de Jurassic Park. No es gratuito, ya que la interpretación más somera sobre la carrera del guionista nos diría que la película de 1973 no fue más que la versión beta de la idea que se exploró más a fondo en 1993. Eso sería contar una historia revisionista.

A la distancia, Westworld 1973 es fascinante por lo adelantado a su tiempo. Con presupuesto más cercano al Cine B que al glamour, era ciencia ficción high concept; nos hablaba sobre la singularidad y lo peligroso que es jugar a ser Dios. La diferencia con Jurassic Park es que en West las atracciones efectivamente están asesinado a los huéspedes mientras el parque está en funcionamiento, siendo que en Park es una falla a causa de la ambición humana antes de la apertura del parque.

westworld1973_2748_678x380_08052015104528

Jurassic World, esa sí, parte directamente de la premisa de West. El parque está abierto y todo se va a la mierda. Corresponde a un grupo de valientes humanos arreglar todo. Porque nuestra inteligencia orgánica nos vuelve mejores que la ingeniería a la cual dimos vida. O eso nos gusta creer.

Parodia de Westworld en Los Simpson
Parodia de Westworld en Los Simpson

“Tengo más historias que contar”, es una respuesta algo lunática al cuestionamiento de por fin retirarse de un cargo. El Dr. Robert Ford, el protagonista/villano de Westworld 2016 (la serie de HBO), es el director creativo de una versión del parque que ha funcionado con éxito por más de 30 años. La chairwoman, el guionista en jefe y la directora de calidad buscan que entre en retiro voluntario, a causa de razones personales y de negocios. Pero el Dr. Ford tiene más historias que contar. Sobra decir que esa línea emanada de Anthony Hopkins es suficiente para tener pesadillas.

jeffrey-wright-as-bernard-lowe-and-anthony-hopkins-as-dr-robert-ford-westworld

La temporada termina con el Dr. Ford asesinado por Dolores, la primer robot creada en el parque, quién por fin ha adquirido consciencia y ha salido del laberinto. Inició la liberación de la máquinas en el parque,  quienes tendrían una competencia desleal con los humanos ya que en la ficción de Westworld están diseñadas para ser perfectas y actualizables. Son superiores a la raza humana que las ha creada, siendo su único freno una actualización vía software a la cuál no estarán sujetas.

En la segunda temporada, los productores Lisa Joy y Jonathan Nolan ¿tomarán una pista de Park y serán las limitaciones de los humanos el factor que los salvará? Sería buen camino.

Sobra decir que más allá de la unidimensionalidad del Dr. Ford y sus rivales, los personajes más interesantes han sido los robots. Dolores, Teddy, Maeve, Lawrence. Las historias son sobre alguien que sufre un cambio en su vida y los robots son los únicos que han despertado (literalmente).

Westworld regresa hasta el 2018, yo esperaría que [como película] no comience de manera inmediata a los hechos del final de temporada. En realidad, en una serie que nos estuvo manipulando todo el tiempo con revelaciones como que cualquier personaje puede ser un robot o que hubo dos o más líneas del tiempo, el sentido de inicio/desarrollo/fin tiene poco sentido. Y es que Ford tiene razón, simplemente faltan más historias que contar.

la-et-hc-westworld-pg-023


Vídeo Recomendado

Previo

Los Beatles en la Concha Acústica

Siguiente

Cuatro libros (y varios comunicados) para abandonar México

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *