10 documentales mexicanos del 2016 que tienes que ver

El documental hecho en México es cada vez más celebrado dentro y fuera de nuestro país y, sin embargo, sigue encontrándose con una dura barrera al momento de llegar al público. En esta lista incluimos, sin ningún orden en particular, una selección de los proyectos que, después de largos procesos de trabajo, se estrenaron durante el 2016, y que no deben pasar desapercibidos para ningún cinéfilo. Aunque algunos han llegado a cartelera, ver documentales mexicanos suele exigir que le dediquemos un tiempo a revisar los programas de festivales, muestras y funciones especiales. Recomendamos ampliamente estar al pendiente de estos títulos, el esfuerzo no será en vano.


Mexicanos de bronce

En el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México, un grupo de internos decide aprovechar todo el tiempo de ocio para escribir rimas, acompañarlas de beats, y entretenerse cantando sobre lo que se les da la gana. Bullet, uno de los integrantes de este grupo al que llaman MPC Familia, está apunto de cumplir su sentencia. En este supuesto centro de readaptación social los criminales tienen las cosas bajo control, saben sobrevivir sin problemas, pero esta es la tercera vez que Bullet pisa una cárcel y es que el exterior está lleno de pasado y malos hábitos; el verdadero reto es no volver. El director Julio Fernández Talamantes nos muestra, desde una mirada libre de prejuicios, las batallas que libran estas personas más allá de los crímenes que hayan cometido.

Bellas de Noche

Hace unos años las vedettes jugaban un importante papel en la vida cultural de la Ciudad de México en donde se le rendía culto al desenfado con el que presumían sus curvas. Bellas de noche nos lleva a conocer la vida pública y privada de Lyn May, Rosy Mendoza, Olga Breeskin, la Princesa Yamal y Wanda Seux mostrando la libertad que ha reinado en la vida de esta quíntupla de celebridades de la vida nocturna, que se saben mucho más que simples objetos del deseo. El tiempo se llevó la fama y su vida es una batalla en la que, armadas de ejercicio, mascarillas y botox, luchan por conservar su belleza a pesar de que las cámaras y los reflectores se mantienen lejos. En este largometraje de María José Cuevas tenemos la oportunidad de comprender su importancia histórica gracias a la gran cantidad de material de archivo rescatado, pero también a conocer la forma en la que enfrentan la soledad y la fragilidad que le sigue al fugaz estrellato.

La letras

maxresdefault-2

Si se trata de empujar los límites del género documental este largometraje de Pablo Chavarría es una de las muestras más arriesgadas. A finales del año 2000, el profesor y activista tzotzil Alberto Patishtán fue acusado del asesinato de cinco policías cuyos cadáveres fueron encontrados en los altos de Chiapas. Las letras indaga en el lugar de estos hechos por medio de una exploración sensorial abstrayendo las imágenes y dotándolas de un cuidadoso diseño sonoro para transmitir la atmósfera que rodea a los que viven ahí. Conforme avanza la película, vamos leyendo fragmentos de las cartas que Patishtán escribe desde la cárcel a sus hijos y amigos, recomendando ser valientes a los primeros y agradeciendo la solidaridad de los segundos. Una pelota amarilla flotando en un río, un solo de batería en medio del bosque, cielos, niños que juegan y lloran, oscuridad, una puesta en escena de cinco cadáveres en medio de una carretera, la sierra, árboles, granos de café, son algunas de las imágenes que, a lo largo del documental, van cobrando sentido en el plano emocional más que en el racional.

Somos Lengua

Aunque en algunos ámbitos pareciera que el pop se ha adueñado completamente del hip-hop de nuestros tiempos, hay lugares en los que sigue siendo un arma para expresarse de forma abierta y honesta. Esta película de Kyzza Terrazas señala, con mirada panorámica, como es que en distintos lugares de México la gente se vale del lenguaje para rapear de lo que viven y de lo que les preocupa. Desde lo que ha destacado más allá de las fronteras del género, hasta lo más underground de la escena contemporánea, Somos Lengua es un certero retrato —hecho a ritmo de hip-hop— de la fuerza e importancia que ha tiene el rap en México.

Los niños de la cruz

El director Jaime Villa expone la cotidianidad de un grupo de niños que vive en un internado para hijos de familias de escasos recursos. En este lugar, además de tomar clases de matemáticas, español y demás, aprenden a lidiar con el mundo violento en el que les tocó nacer. Lo mejor de Los niños de la cruz es que logra contarnos esto desde el punto de vista de los niños, exhibiendo todo lo que pasa cuando los adultos no están. Logra que se olviden de la cámara, si es que alguna vez les preocupó, y sigan resolviendo las cosas a su manera, que casi siempre va acompañada de puñetazos y patadas. Incluso llega al punto de entregarle la cámara a los niños para recorran su hogar y nos lleven a conocerlo a través de sus ojos. Es conmovedor pero, como siempre se dice que los niños son el futuro de México, es también desesperanzados y preocupante.

Aquí sigo

La población del mundo está envejeciendo y en este sencillo y enternecedor documental, Lorenzo Hagerman, le da voz a los que ya rondan los cien años de vida y pocas veces son escuchados. En un viaje por distintos puntos del mundo, vemos y escuchamos las experiencias de los que vivieron para contar muchas de las cosas que ya están pasando a la posteridad en los libros. Cuando la supervivencia deja de ser la principal preocupación, hay tiempo para reflexionar sobre el pasado y las veces que sentimientos como el amor, la felicidad o la desdicha nos han visitado. Hay que ponerle atención a quienes saben de lo que hablan.

El charro de Toluquilla

the-charro-of-toluquilla_jose-villalobos__02

Jaime García es un charro digno de las películas del cine de oro mexicano: canta bien las rancheras, monta a caballo, es un bebedor de campeonato y domina el coqueteo. Por otro lado, su vida tiene algo que nunca le pudo haber pasado a Infante o a Negrete, pues es portador del virus del VIH. Esta Opera Prima del director José Villalobos Romero no profundiza en el proceso de García para lidiar con sus problemas de salud, sino en cómo le hace este macho mexicano de la vieja escuela para aguantar la depresión y el agotamiento que va de la mano de su condición.

Tempestad

EnTempestad, Tatiana Huezo aborda uno de los temas más dolorosos del México actual: las desapariciones forzadas y su conexión con la trata de blancas. Esto, desde la historia de dos mujeres: Miriam, acusada sin ninguna prueba de tráfico de personas y llevada a vivir una terrible pesadilla en un penal controlado por el Cartel del Golfo. Y Adela, quien ha tenido que vivir con la certeza de que su hija fue secuestrada por un grupo coludido con las autoridades y se ha dedicado a pelear por la justicia para los desaparecidos. Ellas narran sus historias mientras una serie de conmovedoras imágenes que en parte ilustran pero sobre todo se apoyan en la metáfora para transmitir lo que está detrás de las palabras y llevarnos a entender que miles de personas viven historias similares por toda la República Mexicana.

Batallas Íntimas

En esta película nos acercamos a personajes de Finlandia, España, México, EE.UU. y la India que han vivido situaciones de violencia doméstica y que, tras tomar la decisión de huir, están enfrentando las consecuencias emocionales. Se trata pues de una denuncia que busca aclarar que estos casos pueden darse en todo tipo de contextos con personas que en apariencia podrían no tener nada en común. Tras un largo y arduo trabajo de grabación y edición, Lucía Gajá nos presenta cinco de los millones de casos alrededor del mundo en los que las mujeres deben superar la barrera de la baja autoestima para recuperar su dignidad y comenzar una nueva vida.

El remolino

En una pequeña comunidad a orillas del Usumacinta conocida como El Remolino, las inundaciones son tan comunes como las lluvias. Muchos se han ido a buscar tierra seca pero Esther y Pedro siguen ahí. Esther es madre de una pequeña niña y todos sus esfuerzos tienen como objetivo darle una vida mejor que la de su madre. Pedro es una mujer trans que vive y trabaja en casa de sus padres defendiendo su libertad de género y esperando ansiosa a que llegue el amor. El remolino, a través de la mirada de Laura Herrero Garvín, podría parecer un paraíso. Pero conforme vamos conociendo a estas dos hermanas, entendemos que es un campo de entrenamiento para no bajar nunca la guardia ante la adversidad.

**

Alo Valenzuela, Agencia Bengala

Previo

Muere el poeta Luis Alberto Arellano, 5 poemas para recordarlo

Siguiente

Estudio demuestra que revertir el envejecimiento es posible

  • Rey Del campo

    Muy buena aportación pero, donde los podemos ver o como se adquieren? saludos!