El perfil del nuevo fiscal anticorrupción

El que escribe es Carlos Aguirre, coordinador estatal de CIMTRA Jalisco.

41 gobernadores fueron exhibidos entre 2000 y 2013 por acusaciones de corrupción, solo a 4 se le encontraron culpables. La fiscalía anticorrupción debe funcionar en cuánto antes y otorgar ese piso mínimo de confianza al que aspira Amparo Casar. Esta figura que estará al afrente de esta fiscalía debe ser un perfil adecuado que confirme el compromiso de la estructura del poder por combatir la corrupción.

Esta Fiscalía tiene funciones protagonistas en el combate a la corrupción entre las que destacan:

  • Proponer campañas de difusión y denuncia en contra de actos de corrupción
  • Solicitar a autoridades internacionales información y evidencias para indagar funcionarios en el extranjero
  • Proponer instrumentos de colaboración con los tres niveles de gobierno para el combate a la corrupción
  • Coordinar la operación de los agentes el MP especializados en combate a la corrupción
  • Definir normas y procedimientos para el eficaz funcionamiento de la fiscalía
  • Entre otras

Por lo que la designación del nuevo fiscal es un asunto de vital importancia para reducir este cáncer que ha carcomido las instituciones de nuestro país. Entre los candidatos destacan José Fernández de Cevallos y Torres, sobrino del Jefe Diego, Manuel Sarre, el favorito de la Sociedad Civil, Manuel Hallvis, presidente del Tribunal de Justicia Alternativa y Ximena Puente de la Mora, presidenta del INAI, a quién se le ha señalado como la candidata favorita de los grupos parlamentarios, aunque no es un perfil que cubre de la mejor manera las necesidades de la Fiscalía. Si bien Puente ha sido promotora de la transparencia, datos abiertos y gobierno abierto su especialidad no ha sido el combate a la corrupción. Mucho menos su trayectoria no ha girado en el ámbito judicial o jurista, sino más bien administrativo. Además tiene un aspecto en contra: fue designada por las cúpulas partidistas.

Algunas de las características que debería cumplir el nuevo fiscal son:

  • Independencia en relación a los partidos políticos: ningún cargo, militancia, cercanía, parentesco o nada que pueda vincular al fiscal con algún partido político. Esto también significa no haber pertenecido a ningún gobierno.
  • Capacidad académica: demostrar capacidad académica para resolver conflictos con una visión progresista y de estado.
  • Experiencia laboral: demostrar haberse desempeñado como jurista, cumplimiento de la ley, defensa de los derechos humanos y promotor del estado de derecho.
  • Capacidad directiva: haberse desempeñado como jefe y demostrar capacidad de dirección.
  • Sociedad Civil: demostrar el respaldo de la sociedad civil y tener buena reputación ante estas organizaciones.
  • Comunidad empresarial: no debe haber pertenecido a grandes emporios o empresas que tuvieron algún vínculo con instituciones gubernamentales, así mismo los grupos empresariales deben aprobar el perfil.

Parece un perfil complejo de cubrir, sin embargo es el piso mínimo para que en realidad la Fiscalía Anticorrupción cumpla con su objetivo, de aumentar la confianza de los ciudadanos y erradicar la corrupción.

Nota: Los primos Yunes serán los encargados de analizar los perfiles y hacer una propuesta al Senado. Fernando Yunes del PAN y Héctor Yunes del PRI lideran las Comisiones de Justicia y Anticorrupción.

 

Previo

Activismo judicial y litigio estratégico: En defensa de los derechos humanos

Siguiente

De críticos y pragmáticos o la cruda de una elección

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *