4 películas sobre conspiración y control para comprender estos días

El 2016 nos trae de cabeza en muchos sentidos, incluido el ángulo de cultura pop. Se va Bowie, ganan los Cubs y Trump es presidente electo de Estados Unidos. Esta semana en Tercera Vía tuvimos una colección de ensayos acerca de las series televisivas y las maneras de interpretarlas. Mientras algunos colaboradores anclaron el tema a la disección del arte o retomar la resonancia de los programas en el mundo real; hubo quién pidió que dicha introspección, la misma que realizamos todos los fanáticos de la ficción, la llevaramos a la vida real.

Las series, por mera mercadotecnia y aspectos comerciales, huyen a la resolución de un conflicto. El interés, al menos en las que se emiten semanalmente por aire o cable, es mantener adicto al espectador para que vuelva a consumir hasta el inevitable momento del final. Los shows de Netflix han cambiado el panorama, pero pecando de ser historias de 8 a 13 horas, una gran película. Es la virtud y pecado de House of Cards, por ejemplo.

¿Qué nos puede enseñar el cine en estos que parecieran oscuros? El arte no deja de ser un grito del tiempo en que realiza y el cine en especial siempre es una historia sobre el momento en que un personaje despierta. A continuación cuatro películas para ayudarnos a racionalizar esta temporada. Faltan muchas más ¿alguna sugerencia? déjala en comentarios. 

The Manchurian Candidate

untitled3

La versión de Jonathan Demme de 2004, no escapa de la sombra de la versión original de 1962, pero es una gran actualización al drama de conspiraciones en la guerra fría. Situada en un Estados Unidos aún de luto por el 11 de Septiembre, es la historia de dos hombres que, ambos soldados  sobrevivientes en una guerra con Medio Oriente y con destinos que no pueden ser más diferentes. El personaje de Denzel Washington bailó con la más fea, tiene una vida modesta y una sensación de incomodidad permanente.

El rol de Liev Schreiber (actor que necesita más y mejores papeles) es el de otro veterano, que supuestamente rescató a su batallón y ahora es un héroe de guerra. Dicha hazaña lo ha llevado a una carrera política sobresaliente, apoyado por su madre, una poderosa senadora que lo controla de manera interesantes, por no decir macabras y hasta incestuosas. Al final, es un ensayo algo cheesy pero valiosísimo sobre las ambiciones de las corporaciones y el rol de nuestros políticos como títeres de estas.

JFK

elenco

Oliver Stone fue bastante criticado por JFK, filme que muchos de sus críticos no bajan de un panfleto sobre las obsesiones y creencias del director. Si dejamos de lado que en ningún momento JFK declara ser una investigación enteramente verídica, es un gran documento de ficción acerca de cómo los poderes de un estado pueden voltearse hasta al mismo líder del mundo libre.  

La versión definitiva dura más de tres horas, exponiendo a cabalidad una teoría al menos convincente sobre la conspiración ejercida desde Washington para matar a John F. Kennedy a causa de su política poco conservadora y de apertura. Desde el FBI, hasta la CIA y demás órganos de inteligencia. El móvil va de que el factor humano de las instituciones tenía un pavor demencial al comunismo, al punto de ejercer operaciones lunáticas como infiltrar agentes en Rusia, crearles una vida y apoyarse en sus supuestas creencias para hacer quedar mal al comunismo. ¿Les suena?

_____

_____

The Big Short

bigshortvacantlehmanoffices

No es una cinta política. Más bien estamos ante un gran exposé de lo desgraciados y egoístas que podemos ser los seres humanos de manera colectiva. La prueba de que el sistema puede ser hackeado en varias vías, mostrando la trama específicamente dos; 1) Se puede hacer ganancia apostando contra el bien de la economía mundial, y 2) Instituciones financieras, gobierno y vendedores están coludidos en la acción de vender aunque los clientes no tengan con que pagar, como un gran y corrupto sistema piramidal.

Captain America: The Winter Soldier

captainamericaimagestill07

Podría parecer raro el tener una película de Marvel en la lista. Resulta que es la cinta perfecta para todos aquellos que aborrecen el subgénero de superhéroes. No hay robots que vuelan, gigantes esmeraldas ni aliens. Incluso sale Robert Redford en una especie de pastiche de político corrupto y como guiño al género que se busca emular (el thriller político de los setenta).

El embrollo va de que el ícono americano, Steve Rogers, ve cómo la política de seguridad ensu país se va convirtiendo a algo más cercano a la de la Alemania que combatió en la Segunda Guerra Mundial. Algo así como el Acta Patriota llevada al extremo. Entonces vemos como el máximo boy scout adquiere un carácter pragmático al estar en contra de su gobierno para destapar una conspiración que no acabó en la Segunda Guerra Mundial.

Palomera, sí. Mala, nunca.

Previo

El falso Leonard Cohen

Siguiente

Lucha desde el futbol contra el racismo

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *