#LenguasDeAmérica Poemas totonacos para hacer el amor en el maizal

Manuel Espinosa Sainos descubrió que su lengua originaria (el tutunakú/totonaco) era una identidad sangrante. A través de la poesía encontró una manera de mirar la sangre de su cultura y desnudarse para nadar en ese río. Ahora habita el terreno del amor y de la rabia, con estos elementos ha creado una poesía tan desgarradora como erótica.

Consciente de que el totonaco es una lengua en peligro de desaparece, a pesar de que en Puebla haya más de 230 mil hablantes. Manuel Espinosa, originario de Ixtepec, realiza un esfuerzo cotidiano por preservar –y en algunos casos rescatar— su lengua a través de la literatura. Ha publicado tres libros de poemas Voces del Totonacapan (1999),  Cantan los totonacos (2008) y En el árbol de los ombligos (2012). Además de poeta es traductor, productor y locutor bilingüe.  

En el marco del festival de poesía Las Lenguas de América Carlos Montemayor, que se llevará a cabo el 13 de octubre en la sala Nezahualcoyotl del Centro Cultural Universitario, en donde participarán 12 poetas representativos de cada una de las lenguas habladas en el continente americano, Manuel Espinosa compartirá la voz de su cultura. A continuación presentamos una breve muestra de su poesía.  

 **

Kin tachiwín

Kin tachiwin

stlan xa chiki xanatla talakapastakni

stlan xatiji kintankgaxekga

stlan xputlawan kinakukán.

Kintachiwín

niwa talhtsi xa tamakgán

niwa xaskakni tawán,

niwa xtalakgtsakga chichí,

niwa xaakskaktamán tankgaxekg.

Kintachín

stlan lapaxkit kkaxawatni

stlan xtatasa sakgata akxní lakachín

stlan xaxanatla xtijikan xastaknán ninin

Kintachiwn

xtachaná xakgan kiwi, xanaj

xtachaná xputastiwitnikán lakgskgatan

xtachaná chu tu likgalhkgasa kinakukán

kin tachiwin, kintachiwín

wa xmalakatsikina kilatamatkán.

**

Mi lengua

Mi lengua

es un poema de cuatro paredes,

un camino hecho a base de raíces,

un puente para llegar al corazón.

Mi lengua

no quiere ser una semilla abandonada,

una hoja moribunda

masticada por los perros,

una raíz expulsada de la madre tierra.

Mi lengua

es un acto amoroso en el maizal,

un llanto del recién nacido,

un camino de flores de los muertos vivientes

es la cuna de mis ancestros.

Mi lengua quiere ser una rama,

el columpio predilecto de los niños,

la tortilla que alimenta el corazón vacío,

mi lengua, es la madre que me vio nacer.

**

Litaniy chiyat

Tlan naklichiwinán pi lakum chuchut latapuliy kkakiwín

kilakgastapu wakxilhkgoy nixaxlikana kiwi,

ni xaxlikana xtiki, nixaxlikana akgatawan.

Tlan naklichiwinán pi snun k akgatapulh,

pi xtalhtsi jaka litaxtulh ki nakú,

pi latsukat klitaxtunit ktastiwitnawaka k akgalaxax,

pi nikkanalaniy maski nawakán pa’pa.

Tlan naklixapay kilakgastapu, ki makanín,

kin kankán, kin tekgán chu kinkilhni

xa xlikana talhtsi tu tamakganít kkatawán.

Tlan nixawá lakum chichí nak kgankgawanán

tu kilhtanupat mintakgsanín, tlan nakxkay mintakuwaní,

milakgaspatpu, mintamputsni, minkilhpín,

lata nakliniy chiyat, k kilhtanuma milukut nakkgalhxtatamay.

**

Morir de rabia

Soy capaz de decir que mis ojos agua de río

transitan por los viejos montes y miran

falsas arboledas, grillos imaginarios, ramas ilusorias.

Soy capaz de decir que me tatué un silencio en el oído,

que mi corazón es un hueso atorado en el mamey,

que soy un beso colgado entre las ramas del naranjo,

y que no me importa cualquier eclipse de luna.

Aniquilar con la mirada, con el tacto,

con el olfato, con el oído y con el gusto

cualquier semilla verdadera arrinconada en las hojarascas.

Soy capaz de oler más que el perro

cualquier mentira enredada entre tus dientes,

ladrar tu nombre, tus ojos, tu ombligo, tus labios,

hasta morir de rabia, babeando, con tu hueso en el hocico.

**

Nada es perverso


Vídeo Recomendado

Previo

El acontecimiento Ayotzinapa

Siguiente

Miércoles de trazos largos 

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *