La “nueva” televisión mexicana, en su mediocre comodidad

La primera señal tangible de un cambio dentro de la televisión mexicana es la salida de Joaquín López-Dóriga del noticiero principal de Televisa.  Es tan marcado el final de dicha etapa que incluso El Canal de las Estrellas ha renovado su identidad corporativa, para ahora ser solamente Las Estrellas, tratando así de innovar en formatos informativos y de entretenimiento. No son los únicos: TV Azteca tiene entre manos el ardid publicitario de La Nueva TV Azteca. Rumbo a 2018, el escenario es mucho más caótico, de manera comercial y editorial, para las señales abiertas de televisión que en 2012 y 2016.

No solamente las redes sociales y formatos de autopublicación masivos (blogs y vlogs) abonan a una crisis de credibilidad para Azteca y Televisa, sino que enfrentan competencia en contenidos guionizados y de actualidad por parte de servicios de streaming como Netflix y producciones premium de consorcios extranjeros; es decir, no más telenovelas ni payasitos con confeti. México ya es otro.

12308027_899670866753526_2211836537565866851_o
Gráfico | Tercera Vía | Noviembre 2015

flechitaDOS

¿Importa una tercera cadena?

A mediados de octubre llega una tercera cadena televisiva nacional. ¿Importa? Bastante, ya que aunque internet y el uso de teléfonos móviles inteligentes va a la alza, casi la mitad de la población en México sigue sin tener acceso a la red; por su parte, la televisión es un servicio es gratuito y prácticamente todos los mexicanos cuentan con uno o más equipos en su casa. ¡Hasta el gobierno los regalaba!

La tercera cadena finalmente no fue para Slim o Radio Centro, sino para Grupo Imagen. Dicho consorcio fue fortaleciendo su presencia en medios masivos, al comprar el diario Excélsior, mantener sus estaciones de radio (especialmente RMX en Guadalajara), incorporar figuras mediáticas de peso (Gonzalo Oliveros, Yuriria Sierra, José Yuste, Fernanda Familiar, Olallo Rubio) e incluso traer el Huffington Post a México en alianza con AOL/Verizon, para aumentar su perfil en medios digitales.

A mediados de agosto de 2016 fue revelado que Ciro Gómez Leyva, exdirectivo de Milenio y Canal 40, sería el conductor estrella del nuevo canal nacional. En nota de Excelsior -que no hace el disclaimer pertinente acerca de la teleraña empresarial del diario con la nueva señal- el periodista afirma que “la televisión mexicana vive una etapa única”.

El resto del comunicado hace referencia a “estar a la altura de las expectativas” y hacer “periodismo de alta calidad”, además de establecer que el espacio será llamado Imagen Noticias 10 de la noche, por lo que no sería descabellado sospechar que su formato será convencional, sin cambios al paradigma de los hombres de traje informando “de cara a la nación”. Su antigua compañera de escritorio en el Canal 40, Denisse Maerker, tiene por su parte el trabajo más deseado dentro de Televisa: el espacio de las 10 de la noche. La crítica ha sido severa con Maerker, ya que su informativo no llenó las altas expectativas de cambios que exigen las audiencias: al final se replegó en un formato convencional, con algunos efectos visuales novedosos y una agenda no muy lejos de Punto de Partida, su anterior producción en Televisa.

tumblr_ocj0bzrnz71vaafv8o1_500

Lo curioso es que es la segunda oportunidad ante audiencias masivas para Gómez Leyva y Maerker, dos figuras que presenciaron de primera mano la implosión del emprendimiento fallido del Canal 40.

flechitaDOS

¿Dónde consumen contenidos las audiencias?

En México 53.9 millones de usuarios cuentan con acceso a internet, que sería el 59% de la audiencia potencial.1De acuerdo al reporte de la AMPICI en 2016 Del otro lado, un 41% definitivamente no tiene la posibilidad o métodos para conectarse a la red. Caso contrario, la televisión abierta llega al 93.5% de la población en México2Datos del INEGI. Es un arma de doble filo, ya que [por ejemplo] el números de usuarios de internet creció en números netos de 11 millones de personas en tan sólo un año, de 2015 a 2016, al tiempo que los accesos a la televisión están permanecen en meseta, aunque siguen siendo muy superiores en su capacidad de llegar a una audiencia homógenea, general, sin riesgos. Cabe señalar que los anunciantes, de quienes viven económicamente las cadenas televisivas comerciales abiertas, compran en base al rating y así es cómo los ejecutivos diseñan sus barras programáticas.

Las motivaciones de Televisa y Azteca no podrían ser más diferentes, si bien su finalidad es la misma: obtener la mayor cantidad de audiencia posible al menor costo. Azteca es parte de un conglomerado cuya prioridad no son los contenidos, sino vender cuentas bancarias, refrigeradores en pagos chiquitos e incluso hasta motos a precios económicos. Televisión Azteca mantiene dos señales, en parte, para insertar anuncios de Elektra y Banco Azteca. Los anunciantes externos son un agradable postre.

Televisa busca optimizar sus espacios para vender publicidad, siendo ese su principal negocio. Hasta la llegada de una competencia real en los noventa -con el éxito de las telenovelas de Argos, o de Paty Chapoy en su cobertura del caso Trevi/Andrade- Televisa confió en su infame Plan Francésun sistema de compra de anuncios por adelantado similar al esquema de un club de precios. El anunciante ganaba al comprar por volumen y blindarse contra cambios por la inflación, mientras que Televisa cobraba sí o sí, grandes cantidades de dinero por adelantado. Azteca y la competencia lo cambiaron todo, obligando a la cadena de los Azcárraga a negociar con sus clientes por primera vez.

La oferta de Blim, lo sabemos, es pobre. Netflix, -o mejor dicho, los servicios de streaming- son motivo de pánico paras las televisoras en 2016. Mientras que Azteca tiene inversión en TotalMovie, Televisa ha caído en la infamia con Blim. ¿Innovan estas dos empresas en la ejecución tecnológica? Para nada. ¿En contenidos? Blim presenta una serie con Jorge “El Burro” Van Rankin en el papel protagónico, cuya premisa es que su personaje las prefiere jóvenes mientras su hijo veinteañero gusta de mujeres que le doblen la edad. El resto de su oferta supone el archivo de telenovelas y comedia, además de un remake de una serie española dentro del mismo género que Downton Abbey: los de arriba y los de abajo. La misma premisa de las telenovelas.

Por otra parte, ¿Los youtubers son una amenaza? Hasta ahora el único que ha dado el salto para ser una personalidad televisiva ha sido Chumel Torres, el vloggero de política a la John Stewart, para HBO. Dentro de la barra PM de Canal 5 (Televisa) hubo experimentos fallidos para posicionar figuras de internet en televisión abierta. Dentro de un reporte de TV Azteca para ejecutivos, clientes y anunciantes, los del Ajusco presumen que mientras el primer éxito viral de YouTube, Edgar se cae, ha obtenido “solamente 50 millones de reproducciones en 10 años”, Venga la Alegría “logra superar una audiencia 50 millones de personas en 10 días”.

Gráfico del reporte "Visión 20/20: La Nueva TV Azteca"
Gráfico del reporte “Visión 20/20: La Nueva TV Azteca”

El documento niega que la audiencia conocida como millenials haya dejado de ver televisión3Datos de Nielsen-Ibope (95% la consume al menos una vez al mes) pero falla al admitir las condiciones de su comparativa contra Edgar se cae: se trata de un vídeo viral, grabado por un adolescente con una cámara austera, subido a una red social incipiente hace una más de una década, sin esfuerzos logísticos o de mercadotecnia. Venga la Alegría es el programa matutino estelar de una cadena nacional con al menos cinco personas a cuadro y un ejército de realizadores detrás de cámara.

El mencionado paper de Azteca forma parte de la campaña La Nueva TV Azteca, dónde aceptan el estado cambiante del mercado de contenidos, pero insisten en que “la televisión abierta sigue siendo la única vía para llegar a millones de personas a la vez”, postulado que estadísticamente es certero debido a que solamente hay tres cadenas televisivas en cadena nacional abierta en México, mientras que internet está fragmentado en millones de alternativas. El razonamiento del Ajusco va de que “al estar en un mundo pulverizado, vale la pena ir a dónde hay más ojos”. Un discurso para anunciantes grandes, que perpetúa el ideal de crear contenidos generales, especialmente dirigidos al más bajo estrato de la población.

El reporte es una especie de apología a la televisión como medio, ya que aparte de predicar su todavía prominente lugar en los hogares mexicanos, acepta que el Canal 2 de Televisa supera al 13 de Azteca, estando en tercer lugar el Canal 7, seguido del Canal 5, que curiosamente sería el dirigido al atractivo mercado de los millenials e incluso Generación Z y se queda atrás en comparación al Canal 2, que va para los adultos contemporáneos.

azteca
Gráfico del reporte de “Visión 20/20 La Nueva TV Azteca”

También es notable que Azteca considera a Facebook como una competencia directiva (o una nueva ventana), jerarquizando a Snapchat antes que Twitter e Instagram. Antes de los escaparates digitales, hay dos canales de entretenimiento por cable (Fox, Sony) cuyo fuerte son las series como Top ChefShark Tank México. Esos dos canales son superados por una señal llena de programación de catálogo o repeticiones de Univisión (Galavisión) y una barra de talking heads (ForoTV, de señal abierta sólo en la Ciudad de México).

Otros datos relevantes4Información de INEGI son que el servicio de internet móvil (41.4%)  supera al fijo (39.2%) pero todavía pesa el uso de la computadora (44.9%) en penetración de audiencia, además del empuje de la televisión de paga (43.7%). La investigación de Azteca, que también tuvo visitas a seis mil hogares, prescribió medidas como dejar de producir telenovelas, al no poder competir con Telemundo y Televisa, además de tener una mejor ecuación económica al solamente coproducir o comprar seriales extranjeros.

Desde la fecha del anuncio de un cambio en Azteca ya ha surgido el primer proyecto fallido antes de siquiera haber salido al aire: un late late night show con Horacio Villalobos y una barra de panelistas ajenos a la televisora, que ya fue cancelado, al no haberse aprobado el presupuesto necesario. Mientras tanto, en Televisa ya se plantea la idea de cancelar su programa nocturno con Arath de la Torre.

flechitaDOS

Tercera Cadena: Más de lo mismo

En Estados Unidos las telenovelas duran décadas y hasta podríamos decir que algunas no terminan. Es programación de mediodía, transmitida luego de un bloque de noticias/infotenimiento matutino. El noticiero principal es a las seis de la tarde y comienza el llamado prime time con shows en vivo cómo American Idol o series de drama o comedia. Cerca del final del día hay dos o tres late night shows.

imagen-television-logo-negro-19-hr

En México la barra programática fue definida por Luis de Llano Palmer para la empresa que sería Televisa. Un noticiero, un programa de variedades (enfocado a las amas de casa) con concursos y menciones publicitarias, con algunos cortes informativos y una tarde/noche llena de telenovelas, para cerrar el día con noticias e información deportiva. No hay series semanales, programas de investigación o propuestas culturales. Si acaso, una adición noventera fue culpa del productor Federico Wilkins: los talk shows al estilo de Jerry Springer: Laura Bozzo, Carmen Salinas y Rocío Sánchez Azura son las principales exponentes del género televisivo que exhibe la miseria humana.

Así como TV Azteca no se separó del modelo comprobado, Imagen Televisión lo seguirá tan al pie de la letra cómo puede en 2016. Tienen sus tres noticieros, su programa matutino de variedades, los segmentos para vivir mejor, los deportes con señores trajeados, una serie/novela de Argos (los creadores de las celebradas Nada Personal Mirada de Mujer), programas de espectáculos cómo los del imperio de Paty Chapoy, caricaturas los sábados por la mañana, fines de semana de relleno y polémica futbolística los domingos por la noche.

14590413_848498975292394_398955451802999231_n
Imagen propone un matutino con una ex conductora de Televisa y otro que estaba en Azteca

Imagen Televisión, además de la serie/novela con Argos, se suma a la moda de los seriales acerca del crimen organizado con El Capo, mientras que Televisa tiene El Señor de los Cielos. La mancuerna de Eduardo Videgaray y El Estaca entra en horario nocturno para competir con Arath de la Torre y la nueva barra de comedia de Televisa, dentro de un formato de late night, mientras que Azteca se rindió en dicha categoría con el programa cancelado de Horacio Villalobos y al no renovar El Hormiguero.

¿Hay innovación? ¿Es una tercera cadena diferente? Eso lo juzgaran las audiencias conforme pasen los días, pero el que en papel sea el mismo ideal de ImagenTV que el de cualquier otra cadena nacional, hace eco del planteamiento del reporte de Azteca: la televisión es ideal (y en general el único medio) para llegar a la mayor cantidad de gente al mismo tiempo.

Y así están haciendo televisión.

flechitaDOS

CRÉDITOS

Narrativa: Francisco Trejo Corona

Edición: César Alan Ruiz Galicia

Gráficos originales: Jonathan Gil

Referencias   [ + ]

1. De acuerdo al reporte de la AMPICI en 2016
2. Datos del INEGI
3. Datos de Nielsen-Ibope
4. Información de INEGI
Previo

Odiar a tu padre es la etapa más entrañable de tu vida. Reseña: Carreteras Secundarias de Ignacio Martínez de Pisón

Siguiente

Un Nobel por llevar la literatura a la música