Entrevista con Tinieblas Jr.: Quiero cambiar toda la logística de la lucha libre

Tinieblas Jr. es heredero de una leyenda de los cuadriláteros: Tinieblas, El Gigante Sabio o el Capitán Aventura (famoso no sólo por sus andanzas en el ring sino por protagonizar una serie de televisión –acompañado de su fiel duende maya Alushe— y Capulina). El hijo de la leyenda habla a profundidad sobre cómo el  destino lo llevó de ser uno de los luchadores de mayor carisma a convertirse en un exitoso promotor. A través de este cambio, no sólo su vida se transformó, sino su visión de la lucha libre, dándose cuenta de que el deporte-espectáculo necesita una renovación profunda y urgente.

De luchador carismático a exitoso promotor

Convertido en director de la empresa FULL, proyecto que cumple 10 años realizando funciones a lo largo y ancho de la república mexicana y el extranjero, bajo el slogan “La lucha libre es cultura”,  Tinieblas jr. está consciente de que los luchadores son ejemplos de vida y por esta razón  es la imagen publicitaria de varios mensajes sociales que lo han llevado a tomar una postura firme frente a los vicios de la lucha libre nacional.

flechitaDOS

LA ENTREVISTA

La FULL cumple 10 años

Voy a tener ya diez años como promotor y empresario de FULL, lo cual me ha llenado de muchas satisfacciones, todas las empresas tienen fallas y cosas de las que uno debe aprender, eso te ayuda a crecer y hacer mejor las cosas. Estoy rodeado de gente que sabe más que yo en cuanto a la lucha y en cuanto a administrar una empresa, para que me ayude a superarme cada día más y conformemos un buen equipo.

He recibido grandes comentarios, más buenos que malos, sobre los eventos que hago: de buen nivel, buenos luchadores, donde se le da la oportunidad a la gente nueva, y el lugar a luchadores jerarcas, a las leyendas y a los luchadores que ya están marcando una trayectoria, esta combinación me ha funcionado muy bien. El resultado es que la gente se queda sorprendida —tanto de los nuevos luchadores como de  los que ya tienen una experiencia vasta— porque hacen un combate espectacular. Cuando ven a los luchadores que ya tienen más tiempo, piensan que ya van de salida, pero no, ellos tienen más cuerda que nada. Yo empecé a hacer esto de las combinaciones desde el 2006, y me funcionaron muy bien. Lucha Libre Elite comenzó a hacer lo mismo en la Arena México, lo único nuevo que ellos hicieron es meter gente que hace mucho no luchaba en la México y eso es su novedad pero  yo ya todo eso lo he estado haciendo por fuera, porque he llevado a toda las provincias de México estas combinaciones extraordinarias: No luchitas, eventos de primer nivel.

tienl

Veo la lucha libre en letras de oro y creo que no se merece que la maltraten, no se merece que metan lucha extrema, no se merece que tengan mala imagen los muchachos, que no los dirijan bien, que no ganen un salario justo

 ¿Cuál es la visión de FULL?

Quiero cambiarle toda la logística a la lucha libre mexicana.  Quiero que en la empresa FULL los luchadores den un mensaje, porque somos seres de carne y hueso, pero también somos deportistas y figuras públicas. Para eso estoy depurando muchas cosas, para que nuestra imagen sea un ejemplo. Te lo digo porque la gente piensa que los luchadores son como antes, que no tuvieron la oportunidad de estudiar. Sin embargo, nuestros padres que no tuvieron la oportunidad de estudiar nos dieron estudios a nosotros. Ahorita los que yo tengo en FULL son luchadores preparados que siguen estudiando la universidad o han terminado una carrera, que son licenciados, antropólogos, doctores, ingenieros… viene de muy buen nivel esta camada que  voy a lanzar de grandes luchadores.

Después de que terminó la temporada en Mexiquense TV, el año pasado, me llevé una sorpresa al recibir los comentarios, me dijeron “Tinieblas jr. hemos vistos muchos cambios, caras que no veíamos hace mucho tiempo, hemos visto otro tipo de lucha y nos da mucho gusto ver sus funciones para no ver lo mismo de siempre”. No quiero hacer menos a las demás empresas pero cuando a mí me llamaron para transmitir las luchas —para eso ya estaba tocando puertas con mi proyecto—  me dijeron que mi visión era diferente y este era el cambio que necesitaban.  Eso es lo que quiero hacer, cambios de logística, cambios de actitud, cambios de psicología, cambios de imagen. De las dos empresas que tú conoces, por un lado están  unos muy buenos, de alto rendimiento; y por el otro, pegostes de otros lados y un masacote, esto es lo que no quiero hacer.

Porque la lucha libre norteamericana, te soy honesto, está de muy buen nivel hoy en día, deja tú la producción, la mercadotecnia, a nivel luchístico tienen  una logística de primer nivel, una preparación tal que cuando suben los luchadores, todos sus movimientos son perfectos y no se suben nada más a pegar, suben a luchar. No se hacen un lío, no se gritan, no se mientan la madre, no se andan peleando ahí en las butacas; hay un orden, por eso están en buen nivel. Yo amo a mi lucha libre mexicana y sigo diciendo que es la mejor del mundo, pero nos están bajando de nivel, tristemente estamos bajando de categoría. La lucha libre americana  nos está rebasando.

Aquí la lucha libre nada más hay que darle una pulidita porque está muy clavada, hay mucho talento, los luchadores mexicanos  tienen para más, tenemos un oro molido que son todos los recursos que nos han dado nuestros padres, nuestros jerarcas. Veo la lucha libre en letras de oro y creo que no se merece que la maltraten, no se merece que metan lucha extrema, no se merece que tengan mala imagen los muchachos, que no los dirijan bien, que no ganen un salario justo. Muchos luchadores que están lastimados, que sufrieron, batallaron, que mantienen a una familia, no merecen que hoy en día estén en unas circunstancias muy tristes de verdad, cuando veo la lucha libre americana que les dan contratos muy buenos y que les va muy bien y que luchan diario a nivel mundial. Veo las transmisiones cada semana de Raw y Smackdown, tienen llenos impresionantes a donde se presenten, ¿cuál es el secreto? Tener orden. ¿Por qué no lo podemos hacer aquí en México?

Siempre oímos ahora está arriba la lucha libre mexicana, y de repente está abajo, arriba y abajo, no podemos estar así los luchadores, los que nos dedicamos al cien por ciento y vivimos de esto, porque dejamos todo arriba de un ring.  La lucha libre siempre debe estar en el mismo nivel de excelencia.

El gran ejemplo es la lucha estadounidense. ¿En México se tiende a “copiar mal”?

Sí… siempre tratan de copiar cosas que según ellos están bien, pero lo hacen mal aquí en México. No tienen ese orden, es que yo parto desde el orden, porque  pueden hacer todo lo que quieran pero con lógica. En los noventas empezaron a transmitir más las luchas en televisión y rompieron el esquema que se venía siguiendo, al subir a un réferi que empezó a hacer de las suyas, rompió con todo, el réferi ya no era la seriedad sino que le ayudaba al luchador y hasta luego él mismo luchaba, se metía con el  público; los cronistas también empezaron a narrar las luchas mofándose de los luchadores, y nos acostumbramos a ver eso “porque  esos cuates le dan sabor”; desgraciadamente la gente se acostumbró a eso y también algunos luchadores empezaron con estilos muy graciosos, de jugar, de picarse el trasero o bajarse los calzones, o a hacer juegos –porque tú puedes bailar pero sin abuso—, entonces la gente se acostumbró a eso, a reírse, y los cronistas al mofarse de nosotros hacían reír a la gente por televisión, o cuando ibas tú en vivo pasaban todo ese tipo de cosas arriba de un ring y la gente iba a divertirse, cuando antes no era necesaria tanta exageración. Entonces como la gente está acostumbrada a ver eso me piden “llévate a tal réferi porque ése le echa ganas y empieza a jugar y todo eso” o “llévate a fulano o a zutano porque son muy divertidos” o a los cronistas “llévatelo porque empieza a jugar con la gente”, y cuando me cae el veinte digo no es posible. Veo a la empresa norteamericana y pienso ¿qué necesidad hay de esto?

Lo que hicieron de Rey Misterio, un luchador pequeñito al que le daban orden y lógica, y se convirtió en una estrella muy famosa y querida por la afición. Aquí la lucha libre mexicana es un desbarajuste.
En mis temporadas del Lienzo Charro Constituyentes me dieron un línea; “el contrato está firmado ya con FULL durante tanto tiempo, pero me pusieron: no queremos que suban sillas, no queremos que luchen en las butacas, no queremos sangre, ni modalidades extremas”. Propuse encuentros de máscaras, no quisieron, propuse una lucha en jaula, no quisieron, una lumber jack tampoco. “No queremos nada de esto, queremos un evento familiar”. Cuando empiezo a hacer eso, al final del primer año veo que  no pasó nada. La gente estalla, grita, se enoja, te la mienta, ríe, se divierte, sin hacer tanto relajo, pasa uno, dos, tres, cuatro años, y pensé: estoy totalmente de acuerdo que no hay necesidad de meter sillas, ni sangre, ni lucha extrema, ni tanta violencia, entonces fue cuando yo empecé a cuadrar bien una lucha, y me di cuenta que a esto le hace falta el orden. Observé todas las luchas que hay en México, unos porque tienen la televisión abierta están vivos nada más por eso, pero siguen teniendo el mismo desorden, lo único que tienen a su favor es la televisión.  Veo la otra empresa y sí se hacen luchadores locales   pero no salen de ahí, y son como maquinitas, no pasa nada, y con el mismo desorden, entonces empiezo yo a hacer mi proyecto.

La lucha libre mexicana sigue siendo la mejor del mundo, pero tenemos una competencia fuertísima con la WWE, que yo la admiro, la respeto y me sigue gustando, y hoy por hoy, su lucha  es excelente, porque tienen a sus luchadores bien preparados, no veo que algún luchador ande titubeando, que se ande cayendo, o que tenga mala figura, nadie, los tienen como actores, como modelos, a lo mejor unos tiene un estilo más pesado como Big Show, ese es otro estilo, otra imagen, sin embargo le dan orden, le dan lógica a su personaje. Lo que hicieron de Rey Misterio, un luchador pequeñito al  que le daban orden y lógica, y se convirtió en una estrella muy famosa y querida por la afición. Aquí la lucha libre mexicana es un desbarajuste.

La lucha libre pende en un delgado hilo entre el arte y el espectáculo, la televisión funge a veces como un enemigo y a veces como un aliado porque lamentablemente la televisión mexicana es de muy mala calidad. ¿Qué opina de esta relación difícil?  

La televisión es un mal necesario, y te lo digo porque la WWE toda la vida ha transmitido   sus luchas por televisión, pero han sabido cómo. Tiene unas estrategias de primer nivel, la televisión es importante porque la gente te ve y vendes, pero es necesario hacerlo bien. Tengo un slogan para mi empresa: “la lucha libre es cultura”. Cuando yo fui a Berlín hace dos años como personaje de Tinieblas interpretando a un gánster me decía el productor “Tinieblas, es que ustedes son actores natos”, porque los llevé a un evento que tenía en el Lienzo Charro. Cuando subo a la lucha estrella, la gente se emocionó tanto que los productores se quedaron pasmados, vieron la reacción del público y cómo los luchadores controlábamos desde todas las perspectivas teatrales a la gente: “tienen cuatro escenarios y los cuatros los dominan”. Tienes razón, le dije, nosotros somos actores porque hacemos reír, hacemos llorar, hacemos enojar, le metemos adrenalina a la gente, transmitimos lo que sabemos hacer, tenemos que saber caminar, aparte de apretar una llave hay que proyectarla para que digan  “lo está matando”, eso es ser un actor. Por eso la lucha libre es un deporte espectáculo, tenemos una preparación como cualquier otra carrera.

Muchas veces dicen “no, ni se pegan”, si tú has visto que no se pegan es porque esos luchadores no han tenido una buena preparación. A nosotros nos enseñan a pegar con técnica, para que se vea efectivo, nos pegamos pero tampoco nos matamos, sabemos pegar, sabemos en dónde, sabemos caer, pero sabemos cómo. Debajo de un ring somos como cualquier persona, cuando estamos arriba allí empieza la magia. Los luchadores de antes decían “nosotros sí nos pegamos”, nosotros también nos pegamos, esto es de a de veras,  pero es un espectáculo, vivimos de esto y entre nosotros también nos cuidamos.  A la gente no la puedes engañar, ellos van  a ver un espectáculo, como cuando van al teatro, un buen teatro de primer nivel porque es arte, así nos van a ver porque es arte la lucha libre. Por eso digo que la lucha libre es cultura, porque van a ver una buena lucha desde que sales al ring, desde que caminas, empiezas a ver al público, gesticulas, mueves las manos, los que no tenemos un rostro descubierto tenemos que gesticular más corporalmente, la fuerza, el coraje, la alegría, todo, tienes que saber, todo eso te lo enseñan los maestros.  Arriba del ring tienes que gozar, gritar, tienes que meter a la gente a la dinámica, cuando sale un luchador carismático con que mueva un dedo hace estremecer al público. Esa es la magia.

manopla3

Antes no hablaba mucho de esto porque tenía que aprender cuál es el error, cuál es la palabra indicada para decirle al público lo que está pasando, para que no se vayan con la finta de que nosotros en la vida real “somos muy violentos” y piensen que “la lucha libre es agresividad y violencia”. No es cierto, yo estoy depurando todo eso, porque la lucha libre es un deporte familiar. Somos representantes en todo el mundo de lo que hacemos y por eso debemos estar preparados, porque me dicen: “no saben hablar”, “son muy nacos y vienen de otro ambiente”. No señores, también tenemos gente preparada que le gusta vivir bien, que le gusta ir a buenos restaurantes, que le gusta vestir bien, que le gusta ganar bien. Ahorita la lucha libre está en otro nivel pero hay que hacérselo llegar a la gente, eso es lo que quiero hacer, que la lucha libre tenga buen nivel. Claro que es popular, y esto también significa para todo tipo de gente: cualquier clase social.

Platico con muchos luchadores, hay luchadores que hacen barbaridad y media y afirman “es que somos luchadores”: ¡no! A la lucha libre no la manches, tú eres un güey que estás desubicado y tienes que prepararte. La lucha libre no dice: “tienes que ser así para ser luchador”, no, no. Entonces estoy poniendo un poquito de orden, estoy poniendo el ejemplo primero para depurar todo eso. Sigo insistiendo la lucha libre es arte.

Se dice que el “enemigo del luchador es el propio luchador”, porque vemos que hay luchadores que a través de  las  redes sociales proyectan una imagen denigrante para el gremio. ¿Qué opinión tiene de estos luchadores?

Desgraciadamente en este ambiente hay muchas envidias, hay todo tipo de gente. La mala imagen de los luchadores sucede porque lo han permitido las empresas, porque no les queda de otra cuando no tienen trabajo, tienen que ir a las arenitas, ya cualquier hijo de vecino puede ser promotor o luchador, sobre todo los que tienen dos o tres años entrenando lucha y ya se dicen que son profesores y empiezan a enseñar y empiezan a hablar barbaridad y media, empiezan a subir a los muros de Facebook que ya son luchadores profesionales y hacen maravillas, lo único que hacen es destruir la lucha libre. Se ven fotos muy desagradables de la lucha libre mexicana, que algunos compañeros suben, y la gente piensa que así somos todos y que así de mal está la lucha libre mexicana, lo cual termina por denigrar a otros que sí tenemos una preparación o que sí están en una empresa seria, que sí se ponen a entrenar, que de alguna manera tratan de hacer bien las cosas; pero también tienen mucha culpa los promotores, las cabezas de cada empresa, porque les piden preparación pero no los saben dirigir bien, no los saben ayudar, porque permiten que se hagan así los luchadores. Yo como cabeza, y apoyado de varias personas, vamos a hacer mucho control, no los vamos a tener como soldaditos tampoco, vamos a tener un orden, unas reglas, cláusulas, para que lleven un orden, en cuanto al trabajo, en cuanto a imagen, para que ellos puedan expresar algo bueno de la lucha libre.

Se ven fotos muy desagradables de la lucha libre mexicana, que algunos compañeros suben, y la gente piensa que así somos todos y que así de mal está la lucha libre mexicana, lo cual termina por denigrar a otro

A mí me decía un luchador de los que nos están apoyando “fíjate Tinieblas que va a ser muy difícil porque la gente está acostumbrada  a eso”, pues tú también estás acostumbrado a eso, entonces hay que hacer las cosas bien y ¡de tajo! Si vamos a cambiar toda la logística poco a poquito no funcionará, ¡va a ser así de tajo! Tenemos ese chip de que la lucha libre tiene que ser así, la gente hoy en día dice:  “es que la lucha libre mexicana es la mejor, y la norteamericana son puras payasadas, ni luchan y hablan mucho tiempo”. No es cierto.

Aquí en México cuando oigo hablar a los luchadores, por ejemplo cuando se retan se dicen cosas como “Yo soy tu padre y esto y aquello”, finalmente no se les entiende nada, y solamente se mientan la madre y abusan de eso en la misma televisión, terminan dando una imagen deplorable al público… hay muchas cosas que deben cambiar, urge.

¿Es más difícil ser luchador o promotor?

Las dos cosas. Hoy me siento más joven, más preparado que antes, me siento increíble, yo debuté en el noventa, pero ahora me siento más luchador, un luchador consolidado, un promotor también ya establecido, todo mundo sabe de mí, todo mundo me llama –no me quiero comprometer con nadie ahorita. No quiero ser como los demás, no me voy a crear enemigos con las empresas, los que estén independientes obviamente les voy a dar esa fuerza, los jóvenes pues los voy a trabajar muy bien, los que se salgan de una empresa será porque ellos se quieren salir y que den la gracias y que tengan todo en orden, ningún problema y bienvenido, porque vas a una empresa que va a tener su grupo de luchadores reconocidos y nuevos y que también van a poder trabajar con las otras empresas, para crear esa rivalidad FULL vs cualquier empresa, eso también lo quiero hacer, pero quiero tener esas puertas abiertas, porque  las empresas tienen unos problemas internos terribles, llenos de demandas, de egos, de odio, mucha amargura, mucho celo, no sabes, y en esta empresa no quiero que pase esto, porque yo lo viví, estoy dentro del negocio, lo viví como luchador, pues he trabajado  con todos, luchadores y empresas, hasta tuve la fortuna de poder trabajar con los de antes, del Toreo de Cuatro Caminos. Yo no estoy peleado con ninguna empresa, tengo muy buena relación con AAA y con el CMLL.


Vídeo Recomendado

Previo

La despenalización de nuestras experiencias vitales: drogas e inspiración

Siguiente

Metáfora de la zombificación en México: Postales de la marcha zombi

1 comentario

  1. The Savior
    02/03/2018 at 10:51 — Responder

    Encontré este post ya algo tarde pero que gusto me da saber que por fin alguien se dió cuenta de lo terriblemente mal que está la lucha libre Mexicana actualmente, hay talento pero está siendo usado de pésima forma, la gente ya no va a ver lucha sino comedia, como dice el Sr Tinieblas la lucha libre americana hace muuucho que nos dejó atrás y la japonesa ni se diga, en cuanto a nivel están actualmente en lo mas alto, nivel que sin duda tienen muchos luchadores de nuestro país pero debido al mal manejo de las empresas nacionales pocas veces logran brillar y sacar a relucir todo su potencial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *