La ciencia comunitaria que está creando un sistema nervioso planetario

Le llaman “Ciencia Ciudadana” y está cambiando el mundo. Una Ciencia que en Tercera Vía hemos llamado Comunitaria y que se caracteriza por la capacidad de organización autogestiva, apropiación y uso de herramientas tecnológicas libres y absoluta libertad en la investigación. Es esa Ciencia la que sustenta el proyecto Birding, seguimiento y monitoreo amateur de aves que está desbordando a la investigación tradicional.

Patrones migratorios del Turpial Oriental (vía eBird

Además de usar sus cuadernos de campo y crear notas simples, los llamados “Birders” utilizan aplicaciones y bases de datos descentralizadas como eBird e iNaturalist para cuantificar su trabajo. Estos datos se han convertido en una impotantísima herramienta para el trabajo ornitológico (aún cuando no reciben el crédito justo por su labor).

Al convertir su trabajo en digital, los “naturalistas” ciudadanos han adquirido la habilidad para utilizar herramientas estadísticas y computadores para añadir filtros de control de calidad a su trabajo, con lo cual han logrado no solo mayor participación sino la creación de recursos visuales hermosos y útiles como este mapa de registros en tiempo real.

Las y los birders son apenas la punta del iceberg, una pequeña muestra del enorme movimiento de Ciencia Comunitaria y ciudadana, compuesta por millones de “makers”, personas que crean herramientas para explorar, monitorear y comprender nuestro planeta en formas totalmente novedosas.

La innovación apenas inicia, aunque ya tiene varias historias de extraordinario éxito, como el uso de drones para la conservación o  el desarrollo de pequeños satélites para mapear la Tierra. Historias que van más allá de simples “hackeos” (una parte esencial del movimiento maker en todo el mundo), porque con cada nueva herramienta aumenta el ejército de investigadoras e investigadores a lo largo del mundo. Son esas personas las que están llenando el mundo con cada sensor que cae en sus manos, las que están creando un auténtico sistema nervioso para monitorear nuestro planeta.

Un movimiento compuesto por personas de todas las edades, pero sobre todo por niñas y niños que se suman con entusiasmo al tener acceso a herramientas de fácil manejo como las plataformas Arduino o Raspberry Pi, de las cuales ya hemos hablado en este medio. Un movimiento que toma forma muy lentamente en México, pero que gracias a proyectos como Alterius ya tiene espacios de encuentro donde aquellas personas interesadas en la investigación científica, pero con un enfoque relajado e incluso emocional (contrario a lo que pasa en los entornos académicos), pueden acercarse para formar parte de ese Sistema Nervioso en ciernes.

Un Sistema Nervioso que sin duda cambiará nuestra forma de entender y relacionarnos con nuestro entorno, porque sus posibilidades son infinitas, ahora monitorea, registra y deja a sus creadores la labor de analizar, pero gracias al desarrollo de la inteligencia artificial, el internet de las cosas y otras increíbles apuestas como el movimiento biohacker, es probable que ese Sistema Nervioso no solo analice sino opere en base a las necesidades que identifique… Suena fantástico pero es cierto, estamos creando un Planeta Cyborg.

Texto de Jesús Vergara | Información de Backchannel | Imágenes de Benayoun, Birdsleuth y Parkerschool.

Entrada anterior

Génesis y desarrollo del feminismo en la literatura

Entrada siguiente

Así estuvo el segundo debate entre Hillary Clinton y Donald Trump