El Alien y yo: entre el síndrome de Down y la tecnoanarcumbia

El punk ha muerto. Sobre su tumba bailan las nuevas promesas de la tecnoanarcumbia: Los Puercos Pastel. La industria musical es feroz, cada día necesita nuevas propuestas musicales para su comercialización, nuevos ritmos que se encumbren en hits, nuevas voces que representen no sólo la música que interpretan sino un estilo de vida que es un estilo de pensar, vestir, y consumir, y para esto necesitan nuevos rostros que aparezcan en las fotografías. Pero ¿qué pasaría si uno de estos nuevos personajes de la música es un adolescente con síndrome de Down?

El Alien y yo es esa clase de película que nadie espera ver, pero una vez que aparece en las salas de cine llama poderosamente la atención. Estrenada el pasado viernes 30 de septiembre, el largometraje ha suscitado morbo e interés genuino por el cine mexicano. La sociedad cinéfila se ha solidarizado con esta propuesta que transita entre la comedia irreverente y el mensaje de inclusión.

La película tiene como argumento la ascensión y el descenso de una banda de punk llamada Da Feels, integrada por Rita, Lauro y Agnus. Para lograr sobrevivir en la industria, deciden incorporan a un tecladista entre sus filas. Tras el casting encuentran a Pepe, un adolescente con síndrome de Down que cautiva por su personalidad “alienígena” y su virtuosismo en el teclado.  Pero el camino a la fama los hizo cambiar sus intereses musicales, es así que se convierten en Los Puercos Pastel, bajo la protección del famoso manager Don Gramófono, quien los ha convertido en estandartes del nuevo movimiento musical conocido como tecnoanarcumbia.

Todos sabemos que el camino a la fama es arduo, tortuoso y en el mejor de los casos estimulante. Por consiguiente, los integrantes de esta banda cruzan por la encrucijada de los egos, las rivalidades, el miedo y el amor. Nadie se imagina las pasiones que puede levantar un chico con el síndrome Trisonomía 21 hasta que vemos esta película.

El argumento está basado en un cuento –todavía más irreverente, ácido e hilarante— llamado “El alien agropecuario” (La marrana negra de  la literatura rosa, Sexto piso, 2010) del escritor Carlos Velázquez, autor de uno de los libros más interesantes de la narrativa mexicana reciente La Biblia Vaquera.

Si usted quiere conocer más a fondo la propuesta temática del Alien y yo, le recomiendo que no sólo aprecie la película. Pues ésta se queda corta ante los alcances políticamente incorrectos y desquiciados que propone el cuento.


Vídeo Recomendado

Previo

Encuentran evidencia para una teoría alternativa del origen de la vida

Siguiente

Little Jesus y su álbum Río Salvaje: contra los avatares de la sociedad tropicalizada

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *