#RenunciaYa: 10 razones

Probablemente estas últimas dos semanas fueron unas de las más críticas de la presidencia de Enrique Peña Nieto, no es que no estemos acostumbrados a sus escándalos de corrupción, las violaciones a derechos humanos en su gobierno, el nulo diálogo con la oposición, sus traspiés intelectuales y hasta sus pobres habilidades para hablar en público.

Pero después de que Aristegui Noticias hiciera público que el presidente de México plagió su tesis de licenciatura, todo fue de peor en mucho peor.

Ante la acusación de plagio, la presidencia optó por asegurar, a través de un comunicado, que se trataba sólo de un error de estilo  y que hace 25 años Peña había cumplido con lo requerido para titularse.

Apenas unos días después, el 30 de agosto por la noche se hizo un anuncio que estremeció a la opinión pública: el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump –sí, ese empresario racista que ha prometido que México pagará por un muro fronterizo y utiliza un discurso de odio hacia los migrantes para su campaña– no sólo había sido invitado a los Pinos por el presidente de México, sino que ya había aceptado tan amable ofrecimiento y pisaría suelo mexicano al día siguiente.

La invitación, aparentemente, fue para ambos candidatos, pero a diferencia de Hillary Clinton, Trump no dudó en responder.

¿En qué pensaba el presidente y sus asesores? Es una respuesta que posiblemente nunca tendremos y como era de esperarse todo salió peor de lo que esperábamos.

La actitud del mandatario no sólo fue pasiva, sino complaciente y hasta torpe. Las reacciones de medios nacionales e internacionales no se hicieron esperar. La única persona que había ganado algo con este encuentro era Trump, quien no mucho tiempo después aprovechó para asegurar en sus redes sociales y en un mega encuentro con simpatizantes en Arizona que México pagaría por el muro. Y bueno, ahora tenía una fotografía con el presidente mexicano para legitimar su disposición al “diálogo” y lo mucho que le respaldan las autoridades del “otro lado”.

Ahora viene el cierre, ¿cómo puedes finalizar dos semanas desastrosas de un mandato desastroso? ¡Con un informe!. Claro, los tiempos han cambiado, ¿quién necesita rendir cuentas en el congreso?. La modalidad que eligió Peña Nieto para dar su 4º informe de gobierno fue un encuentro con jóvenes. Nada mal, ¿no?.

Pero… ¿alguien recibió alguna invitación?, quienes asistirían al encuentro son un reflejo de la diversidad del país, ¿no?.

Claro, nada mejor que un primer plano de jóvenes con uniformes militares y militantes priístas para recordarnos una vez más que es el PRI el partido que nos gobierna.

Un infomercial de eterna duración con preguntas orquestadas o peticiones expresas de los asistentes:

_____

_____

–Una beca por aquí, ¡por favor!. Quiero ser futbolista.

–Con todo gusto, respondía el presidente.

–Peña, mi novio me cortó ayúdame a que regrese.

–Claro que sí, Clarita. Revisamos tu caso.

 

Y esas fueron sólo dos semanas de cuatro años de un gobierno que no tiene a nadie contenta ni contento porque:

 

 

 

Este es mi primer motivo para decir @EPN #RenunciaYA #MotivosSobran ¿Cuáles son los de ustedes? pic.twitter.com/RcjnYDBGo1

— Tryno Maldonado (@tryno) September 2, 2016

 

 

Esas sólo son 10 razones por las cuales este 15 de septiembre un grupo de ciudadanas, ciudadanos y organizaciones civiles convocan a una marcha para exigir la renuncia del presidente. Motivos sobran, dicen. Yo les creo.


tumblr_ocw9clqz4i1qg5wg6o1_540

Previo

Desarrollan algoritmo que puede acelerar 10 veces la conexión WiFi

Siguiente

¡Pronto podrás viajar a Marte en sólo 37 horas!

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *