Trump en México: ¿De quién fue la idea?

¿De quién fue la idea de traer al candidato del discurso de odio?
“Enrique Peña Nieto no me representa más. No puedo aceptar como representante a un gobernante que en lugar de defender y dignificar a sus compatriotas, sea el mismo quien los denigra y pone en riesgo al invitar a alguien que como él, no es digno de representar a ningún país”. Esto fue escrito por Alejandro González Iñárritu en un artículo para El País, sintetizando el sentir de muchos por la visita de Donald Trump a México. Las consecuencias de la recepción que le brindara el gobierno mexicano al candidato republicano se multiplican; ya no se trata solamente del evidente malestar de la opinión pública, sino de cambios en el gabinete, renuncias y jugadas que dan cuenta del mal modo de gobernar de Peña Nieto.

¿De quién fue la idea de traer al candidato del discurso de odio? La historia la han contado en partes, de manera confusa. Armamos el rompecabezas con base en la revisión de una serie de circunstancias, hechos, columnas y noticias publicadas.

flechitaDOS

La idea de la visita fue de Donald Trump

“Los funcionarios mexicanos dijeron que por medio de un empresario mexicano, Francisco Guzmán contactó al yerno de Trump, el empresario Jared Kushner”. Raymundo Riva Palacio

Aunque las propuestas de Trump parecen una locura, el proyecto del nuevo equipo de campaña fue presentarlas de tal manera que parezcan viables
— Mónica Langley en el Wall Street Journal
En primer lugar, como asegura Raymundo Riva Palacio, existía un contacto entre el jefe de la oficina de la presidencia y el yerno de Donald Trump, quien es muy cercano a su campaña. Este dato lo confirma el Wall Street Journal.

Por su parte, David Brooks afirma que la idea de invitar a Trump estaba en la cabeza de Peña Nieto desde julio. Sin embargo, el mismo Brooks nos presenta la primera evidencia de que la idea de visitar a México surgió en el equipo de Trump:

“Trump informó que Jared Kushner, el esposo de Ivanna -la hija de Trump- fue quien inicialmente propuso la idea de un viaje a México”. David Brooks

Si bien Trump recibió la invitación firmada por Peña Nieto el 25 de agosto, previamente estaban en contacto Guzmán y Kushner. Es decir, la carta fue una formalidad para lo ya pactado y propuesto semanas atrás.  

Este argumento se fortalece con el reporte que realiza Mónica Langley en el Wall Street Jorunal, donde afirma que desde el 16 de agosto el nuevo equipo de campaña de Donald Trump entró en acción con una serie de propuestas para suavizar el discurso antimigratorio, fortalecer sus propuestas y dejar de ser el candidato polémico, confrontador y enojado que es dificilmente presidenciable.

En ese sentido, parece natural que la relación entre Kushner y Guzmán se haya activado por voluntad de Trump y no porque el presidente Peña Nieto o Videgaray quisieran. Esto también lo confirma de manera contundente el Journal, citado por Brooks:

“El Journal también reporta que aunque pareciera que el viaje habría sido organizado a último minuto, se había discutido entre el equipo de Trump durante semanas y que la campaña percibía la reunión en México como una oportunidad para atraer a votantes moderados, y el discurso de inmigración como una oportunidad de motivar a los votantes firmes del republicano”. David Brooks.

_____

_____

Es decir, el plan de relanzar la campaña desde el discurso de inmigración no fue producto de la casualidad, sino de una planeación estratégica de la campaña electoral y de los nuevos asesores, por lo que las acusaciones que se lanzan sobre Peña Nieto de que le estaba “haciendo campaña a Trump” resultan ciertas, pero incompletas: Trump lo utilizó como un momento estratégico de su posicionamiento político, por propia iniciativa.

Como se puede leer en el artículo de Monica Langley, aunque las propuestas de Trump parecen una locura, el proyecto del nuevo equipo de campaña fue presentarlas de tal manera que parezcan viables, por lo que una visita a México no solo lo haría ver presidenciable, sino que validaría sus propuestas, porque Trump las habría presentado como jefe de estado.

flechitaDOS

La verdad se construye: Trump propuso la visita a través de los contactos que tenían para fortalecer su campaña

Aunque se habló de control migratorio, el asunto más polémico, “el muro”, se abordó con la condición de no hablar sobre quién lo pagaría. En este sentido, la agenda y el orden de los temas los propuso Trump.

“Informó Rudolph Giuliani, el ex alcalde de Nueva York que acompañó a Trump en la reunión en Los Pinos, que ahí acordaron dejar fuera el punto sobre quién pagaría por el muro”.- David Brooks

Para cerrar con broche de oro, Donald Trump cerró el día con un evento en Arizona. Ahí se mostró molesto porque Peña Nieto lanzó un tuit aclarando que México no pagaría el muro, cuando acordaron no tocar ese tema.

“Trump se irritó porque el mandatario mexicano había hecho público algo que habían acordado no abordar: el tema del pago en esta reunión inicial”-. David Brooks.

En respuesta, el candidato republicano realizó la mención del muro en su discurso de Arizona. La lógica de sus representaciones es conocida. Subió al escenario a víctimas de criminales indocumentados: apeló al miedo, al enojo y a la re-acción. Al referir su reunión con Peña Nieto, Trump expuso un plan de diez puntos, cuyo primer consigna es la construcción del muro: “El primer día comenzaremos a construir un muro físico impenetrable en la frontera sur. Utilizaremos la mejor tecnología, incluidos sensores de superficie y subterráneos, torres de vigilancia aérea y personal para reforzarlo, para encontrar y destruir túneles, y mantener alejados a los cárteles criminales. México pagará ese muro”.

Un detalle que habla sobre la relación que creen que están construyendo con México desde USA, es que en el discurso de Arizona, Rudy Giuliani y Jeff Sessions portaron dos gorras serigrafiadas con una leyenda particular: Make México great again, too.

flechitaDOS

Los resultados: Trump sube

La encuesta publicada por New York Times y CBS confirma que la moderación de su discurso, la proyección de sus propuestas y la visita a México hacen ver presidencial a Trump, quien solo se encuentra a dos puntos porcentuales de distancia de Clinton.

flechitaDOS

¿Qué pasó en el gobierno mexicano?

 

Mediante la relación que mantenían Guzmán y Kushner, la propuesta de visitar a México llega a las manos de Videgaray. Aunque el ex secretario de Hacienda duda, después de que el 23 de agosto se diera a conocer la calificación crediticia de México por Moody´s y Estándar & Poors, Videgaray decidió aceptarla.

Así reportó El Economista:

“La agencia de calificación Standard & Poor’s bajó este martes la perspectiva de la calificación de crédito de México a “negativa” desde la anterior de “estable”, debido a las expectativas de un aumento de la deuda gubernamental, por lo que podría bajar la nota “BBB+” dentro de los próximos 24 meses”.

La idea parecía genial: aceptar a Trump, invitar a Hillary Clinton y reducir la incertidumbre que los mercados pueden tener sobre México. La premura de los tiempos, sin embargo, fue intercedida por Trump. Él mismo decidió que la reunión sea realizada el 31 de agosto.

Parecía genial: invitar a Clinton, aceptar a Trump

En suma, si este movimiento se realizó entre Guzmán, Kushner, Trump, Videgaray y Enrique Peña Nieto, cuando el gabinete se enteró, en particular Osorio Chong y Ruiz Massieu, hicieron lo posible para cancelar la reunión:

“Osorio Chong también vio al presidente y le dijo que cancelara la invitación. Ruiz Massieu se lo había dicho antes a Videgaray, quien le aseguró que era imposible. La canciller respondió que sería más barato políticamente para el presidente el desaire que recibir a Trump. El Secretario de Gobernación fue más allá. Según los funcionarios, le ofreció a Peña Nieto que le echara la culpa de la cancelación y que lo despidiera. Raymundo Riva Palacio

Sin embargo, el presidente ya había sido convencido por su hombre de máxima confianza: Videgaray.

El 31 de agosto las cosas se realizaron a la medida del deseo de Trump.

flechitaDOS

La narrativa del encuentro

Trump sobre el muro:

“Hablamos sobre el muro pero no discutimos quién pagará por él”.

giphy

Trump sobre migración:

“Este es un desastre humanitario, los peligrosos viajes, los abusos de pandillas y cárteles y los graves peligros físicos”.

EPN sobre Trump:

“Discurso de Trump ha sido malentendido por mexicanos”

Por su parte, la prensa internacional confirma lo que el equipo de Trump tenía planeado:

The New York Times destacó que ambos políticos describieron el encuentro como una reunión cálida a pesar de las diferencias. (Vía Brooks).

The Wall Street Journal: Trump rebajó la intensidad de su discurso sobre el comercio y la inmigración. (Vía Brooks)

The Guardian: el candidato republicano continuó con su estrategia de “suavizar” su retórica sobre inmigración. (Vía Brooks)

Aunque la popularidad de Enrique Peña Nieto ya no es un asunto que preocupa en la Presidencia de la República (no se gobierna “para ser popular”: EPN) sí hubo un impacto negativo en las relaciones internacionales. El punto más álgido de la crisis provocada por aceptar la propuesta de Trump fue que Hillary decidió no formar parte de ese juego y rechazó la invitación a visitar México. Era de esperarse: desde que la misma noche del 31 de agosto, Clinton declararía que la visita de Trump a México fue una vergüenza. Ese mismo 31 de agosto este tuit resume lo que pasó en los Pinos:

El 1 de septiembre, la defensa de Videgaray fue evidente e incluso favorable para Donald Trump, lo que confirma que no importaba si Clinton no venía. Luis Videgaray asistió al programa de debate “Si me dicen no vengo”, donde le aclaró a Armando Ríos Pitter que la victoria de Trump es una posibilidad y que por tanto había que establecer con él un diálogo. También lo invitó a plantearse el escenario donde Trump ganara y el presidente de la República tendría una sana relación con el republicano gracias a esa visita.

Luis Videgaray asistió al programa de debate “Si me dicen no vengo”, donde le aclaró a Armando Ríos Pitter que la victoria de Trump es una posibilidad

Por medio de su vocera, el gobierno de México respondió al Washington Post sobre la visita:

“Este era el tipo de decisión política que no era popular, pero necesaria. Nos costaría en las encuestas, pero era importante un encuentro cara a cara con el candidato más peligroso en el terreno”.

Una vez que Hillary Clinton rechazó visitar México, que la opinión pública lamentaba el hecho y que los periodistas cuestionaban la capacidad del gabinete y de Peña Nieto, Videgaray decide plantearle una válvula de escape al presidente:

  1. Renuncia, no porque creía que estaba equivocado, sino porque alguien tenía que pagar el precio. Le demuestra lealtad al presidente y pone su cabeza sobre la mesa.
  2. Si gana Donald Trump, vuelve al gabinete, porque es el único capacitado para ser interlocutor con él, un interlocutor que Trump no solo acepta, sino con el que está agradecido.
  3. Si gana Clinton, Videgaray compite por el Estado de México.

El planteamiento: ¿Por qué Peña Nieto no aceptó la renuncia de Osorio Chong o de Ruiz Massieu, y si la de Videgaray, su hombre de máxima confianza, al que le perdonaría este y más errores? Por estrategia.

Una estrategia que se evidencia en este tuit de Donald Trump, donde elogia a Luis Videgaray.

 

Así que Peña Nieto está convencido de que la idea fue buena, aunque Clinton, Obama, Krauze, Silva-Herzog, etc., lo reprueban. Y del lado de Trump, el republicano crece en las encuestas.

Hace unos días vi la película donde David Frost se prepara para entrevistar a Nixon. A lo largo de cuatro sesiones Frost es criticado porque todo el tiempo le  facilita las cosas al político, dando pie a respuestas largas, sin interrupciones, sin lastimarlo, sin tocar el Watergate y sin sacarlo de su estado de confort. En la última sesión, Frost lo destruye.

¿Quién será el Frost que baje a Trump de su nuevo lanzamiento, ahora que logra lucir presidenciable? Malas noticias para el mundo: parece que no hay nadie. Pudiendo ser México quien le saliera al paso, fue la clase política gobernante quien terminó impulsándolo.

 

flechitaDOS

CRÉDITOS

Investigación: Carlos Aguirre Arias

Edición y diseño web: Francisco J. Trejo Corona

Ilustración original: Jonathan Gil

Previo

El #BatmanDay y un insgine poeta

Siguiente

Estamos acabando con los grandes animales marinos

2 comentarios

  1. Avatar
    Cecozcacuauhtli Ometecpatl
    19/09/2016 at 18:29 — Responder

    Ya, entonces Trump se invito sólo, después de todo ENP solo es presidente y nada podía hacer… ¡pobre! Él y Videgaray son las víctimas :l

  2. […] Justamente tres años después de este texto en Tercera Vía donde reportamos a detalle el autor intelectual de la idea de traer a Trump hasta su ejecución, vuelve a suceder algo que en sustancia es lo mismo: hacer lucir a Trump presidenciable y fuerte. http://terceravia.mx/2016/09/la-visita-trump-mexico-explicada/ […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *