Almaguer: el fiscal que hace política y le atacan su fiscalía

Según presentó hace unos días Reporte Índigo, la Fiscalía del Estado de Jalisco invirtió en publicidad 653 mil pesos en 2014, mientras que en 2015 invirtió más de 40 millones de pesos. Eso se traduce en una exposición exagerada de la labor y persona del Fiscal, Eduardo Almaguer, un político, ex secretaria de trabajo, sin perfil policial o experiencia en seguridad: la apuesta política del gobernador para sucederlo o para competir por la alcaldía de Guadalajara.

Almaguer se ha enfrascado en discusiones políticas con el comisario y el alcalde de Guadalajara, adversarios del partido del gobernador.

La Fiscalía gastó en 2015 el 20% del presupuesto para publicidad de la estructura del poder ejecutivo; sus aspiraciones no son las de mantener el estado en serenidad, sino hacer una carrera política y ser oposición a Enrique Alfaro. Mediáticamente hablando, ningún miembro del gabinete ha sido tan opositor como Almaguer: ni el mismo gobernador ha realizado ataques o señalamientos a la administración de Alfaro.

Lo grave no es que un miembro del gabinete señale a un alcalde. Lo grave es que ese miembro del gabinete es el encargado de la seguridad del quinto estado más violento del país.

Hace apenas algunas horas, en las instalaciones de la Fiscalía, una persona perpetró un ataque armado. Aunque el vocero del estado primero minimizó al suceso, al llamarlo “rencilla personal”, luego aclararía que el perpetrador laboraba cerca de la Fiscalía, que portaba dos armas, que mató a una funcionaria de la Fiscalía y que fue también fue abatido.

Lo que nos deja pensando es que alguien pudiera portar dos armas dentro de las instalaciones de la Fiscalía. ¿Cómo lo hizo? Ante la gravedad de los hechos, algunos actores políticos, como el diputado panista Miguel Monraz, han solicitado la renuncia del Fiscal, e incluso los propios trabajadores de la Fiscalía se han manifestado en su contra. La situación del estado en materia de seguridad no mejora y el fiscal sigue en entrevistas y construyendo su carrera política.

Como diría el dicho, el buen juez por su casa empieza.

Previo

Ex gobernador de Zacatecas implicado en "moches"

Siguiente

Ni cultura, ni deporte, ni combate a la corrupción son prioridad en presupuesto