Reconstruyen el rostro de una mujer que vivió hace 3700 años

Gracias a la combinación del estudio de los restos óseos con software moderno y técnicas de imagen, podemos saber como era la apariencia de esta mujer, nombrada Ava, que existió hace 3,700 años.

Hew Morrison, un artista forense egresado de la Universidad de Dundee, se dio a la tarea de reconstruir la cara de una mujer de la Edad de Bronce a partir de los restos fósiles encontrados en la localidad de Achavanich en Caihtness al norte de Escocia. Por la forma de los dientes y las líneas de sutura del cráneo, Hew descubrió que los restos pertenecieron a una mujer de aproximadamente 20 años de edad.

https://i2.wp.com/quefuerteeslaciencia.com/wp-content/uploads/2016/08/new-stage-8.jpg?resize=329%2C437Después de fotografiar y digitalizar las imágenes del cráneo, Hew utilizó una fórmula antropológica para calcular el tamaño y la forma de la mandíbula inferior que está ausente. Por medio de otras fórmulas calculó también la amplitud de la nariz así como el tamaño y forma de los labios. Los ojos se colocaron digitalmente en cada una de las órbitas en relación a la anatomía y forma de cada órbita, los músculos faciales también se dibujaron digitalmente y se añadieron al cráneo de acuerdo a la forma y a las marcas de unión musculares presentes en este.

Por medio de una gran base de datos de imágenes de rostros humanos, en particular aquellos de origen caucásico, se seleccionaron los rasgos faciales y la forma del rostro, los cuales se ajustaron a la forma del cráneo.

En el caso del color de ojos y cabello, que no se pueden determinar por medio de la anatomía del cráneo, fueron elegidos con base a la población moderna de la zona (ojos azules y pelo castaño), aunque es posible que este individuo tuviera ojos y cabello de otro color al que actualmente observamos en la reconstrucción. Los análisis de ADN extraídos de los restos fósiles, que actualmente se están realizando, podrían dar más información acerca de estos rasgos.

Los restos de Ava se encontraron en 1987 en una gran olla en forma de copa, Maya Hoole, la arqueóloga que se ha encargado del estudio de los restos de Ava, asegura que han sido pocos los enterramientos que se han encontrado en el área, por lo que Ava pudo haber sido una persona de especial importancia y de acuerdo a la evidencia fósil, pudo haber muerto a causa de una larga enfermedad. Los estudios todavía continúan, pues Hoole aún busca residuos orgánicos como polen en la olla donde se encontró, con la finalidad de obtener mayor información acerca de su entierro.

https://i1.wp.com/ichef.bbci.co.uk/news/1024/cpsprodpb/13E4D/production/_90558418_avaone.jpg?w=1140

Es de gran importancia la cantidad y el tipo de información que los arqueólogos pueden obtener a partir de restos fósiles y otros objetos arqueológicos, tales como la estatura del individuo, enfermedades, causas de muerte, e incluso en algunos casos, detalles acerca de su forma de vida. Este estudio es un claro ejemplo de cómo científicos y artistas en conjunto, con ayuda de la tecnología actual, obtienen resultados impresionantes, aún más que cuando trabajan por separado.

Nota de Karla Castillo Espinoza (Bióloga especialista en paleontología e integrante del proyecto de Ciencia Comunitaria Alterius) | Información de https://achavanichbeakerburial.wordpress.com/

_____

_____

Previo

El presupuesto federal ante la cámara de diputados

Siguiente

Juan Gabriel fue alguien poco convencional en un país hipócrita

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *