Hillary Clinton hace historia en una semana agridulce para los demócratas

La  Convención Nacional Republicana tuvo dos aspectos destacados, el plagio de Melania Trump y el discurso de Ted Cruz en contra de Trump. La nota hubiera sido que por alguna cuestión técnica y/o de estatutos, se hubiera impedido postular a un racista con poco éxito en los negocios como el candidato republicano.

La Convención Nacional Demócrata (DNC) tiene un ánimo completamente diferente por una gran anomalía: han sido hackeados y la fiesta se apagó, las luces ahora están en el escándalo.

Lo polémico

Se expone la corrupción en la DNC: El hack a los servidores de la DNC exhibió que su presidenta Debbie Wasserman Schultz tenía los dados cargados hacía Hillary Clinton. Lo más penoso fue el plan de atacar a Bernie Sanders en base a su religión o más bien su falta de practica de la misma.

¿Hubo justicia para Schultz? Pareciera que vive en México, ya que Hillary Clinton la ha aceptado en su equipo de campaña rumbo a la presidencia de Estados Unidos, como honorary chair para elegir candidatos demócratas en cada estado de dicho país.

¿Y los culpables de hack? Se piensa en Rusia.

Lo notable

Bill Clinton omitió el año 1998, el año de su escándalo mediático en la narrativa del discurso en apoyo de su esposa, su principal argumento fue de que los norteamericanos necesitan de alguien que haga el trabajo.

Es notable que la prensa a nivel mundial (o incluso los republicanos) no han golpeado la campaña demócrata, al menos no de manera constante, por la humillación pública de los Clinton a finales de los noventa por culpa del expresidente. Política de otro nivel.

Lo no agradable

El enemigo es Donald Trump, al menos para los demócratas y el sentido común. Al parecer dicho memo no llegó a simpatizantes de Bernie Sanders, quienes reaccionaron de manera poco agradable (se escuchaban boos) al apoyo de Sanders hacía la entonces virtual candidata.

Don’t boo, vote

La escena es así: Barack Obama en la DNC, apoyando a la candidata de su partido. Mencionando a Donald Trump, los asistentes realizaron un boo, una expresión de desaprobación contra del xenofobico. El todavía presidente, demostrando porque es tan querido, fue brutal: don’t boo, vote.

Finalmente, se hizo historia: Una mujer candidata en Estados Unidos

CkZCSJ8WgAAI8jc

En su discurso, la candidata demócrata dijo “cuando no hay techos, el cielo es el límite“. CNN definió la totalidad de su mensaje como carente de la poética que usualmente encontramos en las apariciones de Barack Obama, pero por lo mismo [menciona la nota] coherente su manera de hacer política: práctica y eficaz. ¿Qué hubo para los simpatizantes de Bernie Sanders? “Su causa, es mi causa”, declaró Clinton.

El pilón: Snowden habló

El pero de la gestión de Barack Obama todavía es la persecución contra los whistleblowers como Edward Snowden o Chelsea Manning. Así que es el claro que Snowden no es el más grande fan de los Estados Unidos, asunto del que es bastante vocal en su cuenta de Twitter. Lo que le ha traído uno que otro crítico:

Previo

Nueve extraños animales que te harán valorar la biodiversidad

Siguiente

Investigadores de la UNAM llevan talleres de Ciencia a comunidades indígenas