Salvando el 2018: acciones que pueden funcionar 

El 2016 ha sido un balde con agua fría para el PRI, el presidente Enrique Peña Nieto, Manlio Fabio Beltrones, César Camacho y Emilio Gomboa. Y eso que aún no termina.

En primer lugar, las elecciones de 2016 significaron la caída de Manlio Fabio Beltones, no logró las 9 gubernaturas que prometió y perdió bastiones priistas como Veracruz, Quintana Roo y Tamaulipas. 

En segundo lugar, la iniciativa ley 3 de 3 que pretende hacer públicas las declaraciones patrimoniales, fiscales y de interés trajo divisiones ente legisladores y el presidente, quien convencido por los empresarios corrigió la plana para quitar el 3 de 3 al sector privado. 


En tercer lugar, la implementación de la reforma educativa ha ocasionado enfrentamientos entre el gobierno federal y la CNTE en Oaxaca. Nochixtlán se convirtió en la crisis del 2016. Mientras Peña se pasea por Chile y Canadá, hay enfrentamientos, bloqueos y muertes, en este asunto Nuño y Chong empiezan a perder puntos rumbo a 2018.

Si a esto le sumamos Ayotzinapa, la Casa Blanca, el Chapo Guzmán y el silencio ante Trump podríamos asegurar, como lo hacen las encuestas, que el PRI pierde la presidencia, sin embargo, estos días el presidente y su grupo de cercanos ha implementado acciones para salvar el 2018.

Enrique Ochoa

Aunque algunos señalen por equivocada esta acción y Ochoa tenga señalamientos sobre su militancia, en términos de comunicación política la decisión puede ser positiva. Llega un tecnócrata en vez de un político, alguien que no tiene cola larga que le pisen, raro en el PRI de hoy. Llega un operador para ganar el Estado de México y Nayarit, el presidente y Luis Videgaray toman el control del partido, poniendo orden, comunicando una nueva cara, fresca, relativamente joven y a manera de autocrítica, reconociendo errores anteriores.

Intervención de presidencia en contra de los Duarte

Los Duarte en Veracruz y Chihuahua buscaban blindarse con un fiscal anticorrupción a su modo, pero la presidencia presentó acción de inconstitucionalidad y pidió renombrar al fiscal. Les corrige la plana y envía un mensaje claro: al menos a estos dos ya no le solaparemos corrupción. El ex candidato del PRI en Veracruz pidió la licencia del gobernador Duarte. Sin duda en términos de comunicación, buscan limpiar la casa, al menos en estos dos casos.

Diálogo con la CNTE y 3 de 3

Al abrir mesa de diálogo con la CNTE busca reivindicar su imagen de autoritarismo por una más democrática y de diálogo. Al igual que con la Ley 3 de 3 el presidente busca ganarse un espacio como el presidente que escucha, dialoga, es abierto, rectifica y es plural. 

Una imagen difícil de quitar, pero el trabajo ha empezado, hay que observar futuras acciones, porque parece ser que EPN ha tomado el control de 2018 y no se da por vencido. Mientras esas acciones resulten en castigos a la corrupción y privilegiando la libertad y democracia, tendrán que ser aplaudidas.

Entrada anterior

Sacerdotes acusados de agresiones sexuales ahora hacen misas "freelance"

Entrada siguiente

Gobierno de  Jalisco da la espalda a desaparecidos (versión magazine)