Mancera, el jefe de gobierno con la mayor desaprobación desde 2002

Si algo ha caracterizado la contienda por las elecciones presidenciales al 2018 – hasta el momento- es la gran cantidad de personajes que buscan la presidencia. Esto se debe a la baja legitimidad y aprobación hacia la clase política mexicana y por las difíciles circunstancias que atraviesa el país.

Por un lado, personajes como Jorge Castañeda o Pedro Ferriz de Con se encuentran listos a participar en las elecciones como independientes (más los que se vayan sumando con el tiempo). Por el otro, en el PAN Margarita Zavala, Ricardo Anaya o Moreno Valle se encuentran concursando por la candidatura. En el PRI personajes como  Aurelio Nuño, Osorio Chong, Antonio Meade y Luis Videgaray están en la lista de posibles candidatos.

Respecto a la izquierda, el candidato que es seguro que participará en los comicios a la presidencia es Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, el PRD se encuentra aún en la disyuntiva sobre la posibilidad de lanzar un candidato propio o aliarse ya sea con Morena o con el PAN.

Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México ha declarado su interés por contender por la presidencia y con la designación de Alejandra Barrales como presidenta del PRD, las posibilidades de Mancera por ser candidato del sol azteca aumentan.

Desafortunadamente para Mancera y el PRD, la población no tiene una muy buena percepción hacia el actual jefe de gobierno lo que lo hace un mal candidato al 2018.

De acuerdo con una encuesta realizada por Parametria en junio de 2016, el 60% de los habitantes de la Ciudad de México desaprueban la actual administración de Mancera. Solamente el 39% de la población de la capital del aprueba mucho o poco su gestión como jefe de gobierno. Esto representa una fuerte caída en la popularidad de Mancera si se toma en cuenta que en febrero de 2013 el 83% de los capitalinos aprobaba su gobierno.

Entre los pasados jefes de gobierno de la ciudad como Andrés Manuel López Obrador, Alejandro Encinas y Marcelo Ebrard, Mancera es el jefe de gobierno con los niveles de desaprobación más altos. Ebrard fue el segundo jefe de gobierno con los niveles de desaprobación más altos con 46%, sin embargo esto queda lejos del 60% de Mancera.

Ningún contrincante tiene grandes probabilidades de ser presidente o presidenta de México para 2018. La desilusión de la ciudadanía y la mala situación actual del país han bajado el umbral de participación a las elecciones presidenciales lo que ha permitido que muchos actores crean que tienen posibilidades de participar en las elecciones. Sin embargo, si el PRD busca contender como fuerza política independiente será necesario que vayan buscando al mejor publicista y asesor de campaña que puedan comprar para mejorar la imagen del actual jefe de gobierno o que mejor elijan otro personaje podría ser su candidato. Por el contrario, si eligen a Mancera como su candidato posiblemente el PRD estaría dando un paso a su desaparición.

Previo

¡Atrápalos a todos!

Siguiente

¿Cómo combaten el calor los tigres y leones? Con 'bolis'... de sangre