Investigadores descubren un peculiar canto en los gorilas

Un científico alemán ha registrado los sonidos que hacen los gorilas en el Congo, estos poderosos primates tararean y hasta cantan durante sus comidas, algo que también ha sido observado entre bonobos y chimpancés, dos de las especies más inteligentes.

Según publica New Scientist estas pequeñas canciones son más que vocalizaciones, son tonos estables de baja frecuencia que expresan satisfacción, algunos de los cuales son melódicos. Cada gorila tiene su propia voz, según explican, y canta diferentes canciones cada vez, como si las compusieran para la comida. Según Ali Vella Irving del Zoológico de Toronto “si es su comida favorita cantan más alto”.

Comúnmente son los machos espalda plateada los que más cantan. Los cantos parecen servir para dictar el ritmo de las actividades, algo así como decir “ok ahora estamos todos comiendo” y quizá también expresan satisfacción. Lo cierto es que estos pequeños rituales están asociados a procesos fundamentales para la tropa (una estructura bien definida de socialización en estos organismos) por lo que seguramente son mucho más que simples mecanismos de mantenimiento como suele pensarse.

Investigaciones como esta, donde otras manifestaciones de la vida demuestran capacidades que considerábamos únicas en la especie humana, nos confronta cada vez más con la inteligencia de las otras especies y por tanto con nuestra posición en la biosfera. A pesar de que la información generada en los últimos años nos sitúa como un eslabón más del entramado vital, seguimos pensándonos superiores al resto de los organismos, por lo que nos parece natural controlarlos a nuestro antojo.

Sin duda, desde un campo riguroso de la Ciencia esta visión ha cambiado notablemente en los últimos años pero el grave problema es que las políticas institucionales para difundir esta información y reflexionar sobre sus alcances son sumamente ineficientes. Si hemos sido tocados por la sensibilidad mostrada por otras especies, quizá debamos tomar en nuestras manos la tarea de divulgar esta información y plantear grupos de discusión respecto a sus implicaciones éticas; no hay que olvidar que mucha de la investigación y experimentación en la industria médica y farmacológica se realiza con estos hermosos primates.

Con información de New Scientist

Previo

Salvador Novo y las locas

Siguiente

Una año sin justicia para las víctimas de la Narvarte