El spot de Podemos: una lección para México

En muchas ocasiones nos encontramos alguna campaña, spot, discurso o formato que anhelamos para nuestra clase política. La campaña de Obama en 2008, las cenas con los periodistas del presidente de Estados Unidos, la apertura con que Obama ha terminado sus dos periodos de gobierno, etc.

Sin embargo, una lección que nos deja las campañas políticas en España es este spot de Unidos Podemos, liderados por Pablo Iglesias e Iñigo Errejón. En México nos hemos acostumbrado a spots de 30 segundos carentes de propuestas, de mensajes profundos y más bien llenos de calumnias, difamaciones, mentiras y jingles pegajosos. Algunos homofóbicos como el de Nueva Alianza, algunos ridículos como los que hacen covers de canciones populares.

Pero este de Podemos hace un símil entre la política y el teatro, de la mano de una muy buena interpretación, el guión es perfecto, con el hilo conductor del discurso aumentando de intensidad, al mismo tiempo que la postura de la actriz va cambiando haciendo acompañamiento a ese aumento de intensidad.

Cuando ella está de pie el símil habla de la reivindicación de las clases sociales de Karl Marx, habla de la clase media y de la clase alta, lo que convierte al mensaje en un mensaje completamente incluyente.

Por si fuera poco, el mensaje es redondo atendiendo una de las máximas de la comunicación política: poniendo al ciudadano al centro, al ciudadano como protagonista, para esto recordamos uno de los spots políticos más exitosos; de Michelle Bachelet sobre poner al ciudadano en el centro y como protagonista de la vida pública, así el spot de Podemos invita al ciudadano a subirse al estrado, a “las tablas”, ser protagonista, votar.

El símil nos hace recordar a los malos gobernantes de España, a los que parecían buenos gobernantes y no lo fueron, a los que desde un principio eran malos y terminaron siendo malos (nos hace pensar en Rajoy), pero todo es hablando de actores, escenario y teatro, increíble.

El final es espectacular con un golpe emocional en el cambio de música y la entrada de Pablo Iglesias, Errejón, Echenique y un grupo de protagonistas de Podemos, subiéndose a las tablas, asumiendo el compromiso de representar a los ciudadanos.

Ojalá en México hagamos comunicación política así, o al menos que hagamos otra comunicación política a la que hacemos.

Previo

Ciudadanos toman el congreso de Quintana Roo

Siguiente

Política Comparada: De cuando nos duelen más los goles que los muertos

  • Molay Maza

    De acuerdo, las campañas en México son demasiado caras y vacías de contenido. Pero para ver campañas tan bien hechas como la de Podemos en México, se necesita una fuerza política similar y los procesos sociales que la sostengan, no sólo buenos publicistas.