Científicos mexicanos crean nueva espuma metálica para la industria automotriz

La industria automotriz en México se encuentra en constante crecimiento. El uso de tecnología nacional aplicada en el desarrollo de nuevos materiales representa una oportunidad para ganar espacio en el mercado internacional. Por ello, científicos mexicanos han desarrollado productos derivados de combinaciones de metales, los cuales se caracterizan por sus cualidades porosas y cuya capacidad “súper elástica” representa una innovación en la creación de automóviles, ya que reducen riesgos de lesión en caso de accidentes vehiculares.

Al componente utilizado para crear el auto Inferno Exotic Car se le denomina metal foam, es decir, espuma metálica. Este material es generado a través de un proceso que implica la transformación de estado líquido a sólido de un compuesto obtenido a partir de una previa combinación de distintos metales como cobre, plata, y aluminio, generando así un producto poroso.

El doctor Said Robles Casolco, profesor de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), mencionó  que los productos obtenidos a partir de la aleación de estos metales pueden ser “educados”, en otras palabras, se pueden manejar o manipular de acuerdo a las aplicaciones requeridas, así como también pueden estirarse hasta 100 veces más de su tamaño normal, y volver a su estado original.

Los materiales “súper elásticos” son un ejemplo de la expresión geométrica de la naturaleza, misma que puede ser replicada en la tecnología. Uno de los objetivos de este desarrollo es hacer que las aleaciones metálicas tengan una capacidad porosa similar a los huesos, a los corales de mar y algunas rocas, esto para que el metal foam pueda absorber un fuerte impacto y volver a su estado original.

Además, la mayoría de los componentes de la espuma metálica son de bajo peso, ya que pensando en el auto se debe evitar un mayor esfuerzo del vehículo al momento de quemar combustible, ello para disminuir la emisión de contaminantes como óxido y monóxido de carbono.

“La intención es hacer que los diseños sean algo a lo que no está acostumbrado el público internacional. Se intenta demostrar que nuestra tecnología está a la par de la de muchos países del mundo”, enfatizó el investigador de la UAEM, quien es parte del equipo científico que trabaja en este desarrollo.

El doctor Said Robles mencionó que el metal foam, también puede ser aplicado en el área de la medicina al ser combinada con cerámica hidroxiapatita, la cual se puede utilizar como implante. La espuma metálica se vuelve biocompatible y puede ser diseñada para cadera, por ejemplo, por su baja densidad y posibilidad de ser un material barato, además se piensa que puede desplazar al titanio y otros materiales pesados y corrosivos. “Este material puede ser la nueva generación de implantes en México, y sería una industria excelente”, finalizó el especialista.

Información de la agencie “Investigación y Desarrollo”

Previo

Miércoles de trazos largos

Siguiente

"Bienvenidos al infierno" dice la policía de Brasil, denuncian abandono del gobierno