El miedo de que Donald Trump sea presidente comienza a disiparse

Al parecer Donald Trump empieza a desmoronarse. El día de ayer el candidato a la presidencia de los Estados Unidos destituyo a su coordinador de campaña por los malos resultados que ha tenido en las últimas semanas.

De acuerdo con el periódico norteamericano The Washington Post, Trump es el candidato con menos apoyo en las tres últimas elecciones para presidente en aquel país. El magnate neoyorquino tiene una preferencia menor a la que tuvo Busch, McCain y Romney. Mientras que los tres candidatos pasados tuvieron un apoyo mayor al 40% del electorado, a 142 días para las elecciones Trump tiene un apoyo del 37% de los votantes.

Un dato curioso de las razones por las que Trump no está teniendo un impacto significativo en los votantes, mas allá de las obvias razones racistas y xenófobas, es que su campaña no ha gastado ni un solo centavo en publicidad en las últimas semanas dentro de los famosos “swing states”, los cuales son de gran importancia debido a su volatilidad al momento de votar. Sin embargo, mientras que los demócratas han gastado más de $5 millones de dólares en publicidad en estados como Ohio y Florida, ni los republicanos ni Trump han gastado un solo centavo.

Otro factor importante que afecta al candidato republicano es la disminución de su equipo de trabajo. Trump ha decidido hasta el momento no contratar personas que ayuden en la difusión del candidato trabajando en operaciones electorales. Con base en información del Washington Post, Clinton ha aumentado considerablemente el número de personas a su mando al tener casi 800 trabajadores de staff por todo el país ante 30 de Trump.

Esta situación ha ampliado considerablemente la brecha entre Clinton y Trump para las elecciones presidenciales de noviembre. The Washington Post menciona que la diferencia actual entre los candidatos es poco mayor a los seis puntos porcentuales a favor de Hillary.

Aún faltan varios días para las elecciones y Trump tiene todavía oportunidades de mejorar en las encuestas. Sin embargo, mientras más tiempo pase, la carrera por la presidencia podría ampliarse aún más haciendo de estas elecciones una de las más disparejas de su historia en los Estados Unidos. Afortunadamente.

Previo

Renunció Manlio Fabio Beltrones 

Siguiente

Podemos ante el asesinato de seis maestros y maestras en Oaxaca

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *