Los resultados de las elecciones 2016

De las elecciones ordinarias locales de este junio de 2016 realizadas en México en que se renovaron poderes Ejecutivo, Legislativo y de los Ayuntamientos se indican los siguientes resultados a la fecha. El análisis será sobre la elección de las gubernaturas debido a sus significados y a los efectos que provocaron estos resultados, los cuales tienen repercusiones concretas en la vida política de diferentes entidades federativas y en el orden nacional, porque se trató en suma de una nueva distribución del poder político.

En Aguascalientes donde se elegía al Gobernador, 27 Diputados y 11 Ayuntamientos los resultados para la gubernatura mostrados por el PREP de la entidad indican los siguientes porcentajes, el candidato del PAN Martín Orozco obtuvo 43.53% de las preferencias electorales y en segundo lugar la Coalición PRI/PT/PVEM/PANAL encabezada por Lorena Martínez con 41.34%. Esto supone la alternancia respecto del partido que gobernó de 2010-2016 bajo el mando de Carlos Lozano de la Torre del PRI.

La situación en Chihuahua muestra que el candidato del PAN, Javier Corral Jurado ganó las elecciones con el 39.51% de los votos, en segundo lugar se halló Enrique Serrano Escobar del PRI/PVEM/PT/PANAL con el 31.18% de los votos, mientras que en tercer lugar se encontró el candidato Independiente José Luis Barraza González. Esto implica la alternancia pues el gobierno saliente encabezado por el César Duarte Jáquez es del PRI.

En el caso de Durango, la elección fue ganada por la coalición “Unidos por ti” del PAN/PRD donde el gobernador electo José Rosas Aispuro Torres obtuvo el 46.09% de los votos, mientras que en segundo lugar quedó Estevan Villegas Villareal del PRI/PVEM/PANAL/Partido Duranguense quien recabó 42.40% de los votos. Esta es la primera ocasión en que un partido distinto al PRI gobernará la entidad. El sello de este caso también es la alternancia.

Para las elecciones de Hidalgo la Coalición “Un Hidalgo con rumbo” encabezada por los partidos PRI/PVEM/PANAL ganó las elecciones con Omar Fayad Meneses como su candidato al obtener el 43.6% de las preferencias electorales, en segundo lugar quedó el PAN con Francisco Zavier Berganza Escorza con el 27.6% y en tercer lugar quedó José Guadarrama Márquez del PRD con 14.4%. En el caso de la entidad nunca ha habido alternancia partidaria en tanto que todos sus gobernantes han pertenecido al PRI.

En Oaxaca la coalición “Juntos Hacemos más” del PRI/PVEM/PANAL ganó con 32.03% de las preferencias electorales así su candidato Alejandro Murat Hinojosa se convirtió en el gobernador electo, con este resultado se indica que en el Estado hubo alternancia, toda vez que el actual gobernador Gabino Cué Monteagudo llegó abanderado por la coalición “Unidos por la Paz y el Progreso” integrada por los partidos PAN/PRD/Convergencia/PT.

Las elecciones de Puebla dieron como ganador al candidato de la coalición “Sigamos Adelante” que se integró por el PAN/PT/PANAL/Compromiso por Puebla/ PSI , José Antonio Gali Fayad con el 45.3% de las preferencias, en segundo lugar quedó Blanca Alcalá Ruiz de la Coalición PRI/PVEM/PES obteniendo 33.5%. En Puebla se mantiene el gobierno encabezado por el PAN ya que Rafael Moreno Valle Rosas llegó postulado por ese partido y ha fungido como mandatario de la entidad desde 2011.

Las elecciones de gobernador de Quintana Roo arrojaron como resultado que el candidato Carlos Joaquín González de la coalición “Quintana Roo Une, la nueva esperanza” representada por el PAN/PRD obtuviera el 45.68% de los votos, mientras que la coalición “Juntos por Más y mejores Resultados para Quintana Roo” del PRI/PVEM/PANAL de Mauricio Góngora Escalante obtuvo el 35.69%. Una vez más la alternancia aparece en el escenario de las preferencias electorales.

En el estado de Sinaloa las elecciones dieron como resultado que Quirino Ordaz Coppel de la coalición PRI/PVEM/PANAL quien ganó las elecciones con el 41.22% de las preferencias electorales, en segundo lugar quedó Héctor Melesio Cuén Ojeda de Movimiento Ciudadano y Partido Sinaloense. Con estos resultados el PRI retorna a gobernar la entidad después que se diera la alternancia en el año 2011 con la administración de Mario López Valdez.

Para Tamaulipas Francisco Javier García del PAN ganó las elecciones con el 50.15% de las preferencias electorales mientras que en segundo lugar quedó Baltazar Hinojosa Ochoa de la coalición PRI/PVEM/PANAL con el 36.03% de las preferencias. Esta será la primera ocasión que el titular del gobierno estatal sea administrado por alguien de procedencia diferente al PRI.

Las elecciones del Estado de Tlaxcala tuvieron de acuerdo con el PREP que Marco Antonio Mena Rodríguez del PRI/PVEM/PANAL/PS obtuvo la victoria con un 33.46% de los votos, mientras que en segundo lugar quedó Lorena Cuéllar Cisneros del PRD/PT con 29.91%. En la entidad ha habido gobiernos de alternancia, tanto del PRD (Alfonso Sánchez Anaya) y del PAN (Héctor Ortiz Ortiz) sin embargo, el gobernante actual, Mariano González Zarur, es del mismo partido político que el electo.

En el caso de Veracruz el candidato de la coalición “Unidos para Rescatar Veracruz” del PAN/PRD Miguel Ángel Yunes Linares ganó con 34.40% de los votos, en segundo lugar quedó la coalición “Para Mejorar Veracruz” de los partidos PRI/PVEM/PANAL/Alternativa Veracruzana/Partido Cardenista con el 30.29% y en tercer lugar de MORENA Cuitláhuac García Jiménez con el 26.40% de los votos. Es la primera ocasión que hay alternancia y un gobernante de un partido distinto al PRI en la entidad, además el gobernante de la entidad lo hará del 2016 al 2018 esto con la finalidad de adecuarse a las elecciones federales.

Por último en Zacatecas el candidato del PRI/PVEM/PANAL perteneciente a la coalición “Primero Zacatecas” Alejandro Tello Cristerna ganó las elecciones con 212817 votos a favor, en segundo lugar quedó David Monreal Ávila de MORENA con 180575 votos, esto con cifras otorgadas por el PREP. Aunque no es un cambio partidario respecto del gobernante en turno el gobernador Miguel Alonso Reyes, lo cierto es que el estado ha tenido gobernantes abanderados por otros partidos como Amalia García Medina y Ricardo Monreal Ávila.

Con independencia de los recursos que los partidos políticos interpongan en diferentes entidades ante los Tribunales Electorales, lo cierto es que un factor distinguió a los procesos electorales de junio de 2016 y este es la alternancia en el poder público. La ciudadanía decidió cambiar el origen partidario de sus gobiernos en la mayor parte de las entidades en disputa. Esto tendencialmente pareciera mostrar varias cosas que los analistas ya han apuntado en diversos trabajos publicados, cuyas síntesis se expresan en:

a) caída del nivel de aprobación del Gobierno Federal que arrastró a los gobiernos estatales emanados de su partido;

b) inconformidad social generalizada hacia los partidos y los gobiernos en funciones;

c) voto de castigo a la clase política;

d) mala selección de los candidatos del PRI debido a disputas internas entre actores de la administración pública y la dirigencia de ese partido combinado con una selección apropiada en las oposiciones;

e) efectividad del sistema de alianzas entre el PAN y el PRD;

y finalmente los que señalan que cada estado es en sí mismo un caso particular, y que si bien esto se expresó en la alternancia las causas del cambio político son diferentes para cada entidad.

Dos factores más aparecen en el escenario de las percepciones ciudadanas con respecto a la política, el primero es el rechazo generalizado a la corrupción, y el segundo es la crítica sistemática a la impunidad, lo cual se decantó en las ofertas de diversos candidatos a las gubernaturas, donde más allá de ideologías y proyectos de gobierno, la principal oferta puesta en la mesa pública fue encarcelar al gobernante el turno. Habrá que esperara a los análisis de segmentación sobre el voto efectivo para saber en qué grado fue eficaz esta oferta política en las entidades donde fue el recurso protagónico.

Otro factor relevante del proceso electoral es que, salvo una casa encuestadora, el resto de las encuestas no fueron lo que se dice asertivas, por el contrario, las expectativas sobre los resultados fueron con mucho distintas a lo que sucedió realmente en las urnas. Hay un antecedente que a algunos analistas llama la atención sobre este proceso electoral y es el caso de Querétaro donde el PRI perdió las elecciones con un gobierno que había tenido logros y resultados alentadores, sin embargo, la ciudadanía también se decidió por la alternancia. Pareciera que en el ánimo público el tema de la percepción de los gobiernos en unos casos empata con los resultados que obtienen esos gobiernos sean positivos o negativos en las elecciones y en otros simplemente no es así. La pregunta entonces, más allá especulaciones, sigue sin respuesta ¿por qué o contra qué está votando la ciudadanía?

Los análisis de las elecciones serán un factor importante en el futuro, procesarlos políticamente un desafío y cristalizarlos en oferta de gobierno un tema de envergadura, los resultados en las urnas expresan otras cosas que aun no sabemos qué son, al menos no con datos duros, ya los expertos en percepción y votación efectiva podrán decir qué sucedió, y desde ahí habrá que trabajar para responder a una ciudadanía donde los niveles de confianza en las instituciones han decrecido. Sin embargo, hay un mensaje y una advertencia que no pueden soslayarse. La ciudadanía está cansada de las formas y los vicios de los gobiernos actuales y, contrario a lo que a muchos les gusta pensar, el ciudadano ya no es indiferente y comienza a darse cuenta de que cuando se une en torno a un proyecto de cambio tiene el poder de hacerlo realidad.


Vídeo Recomendado

Previo

Ambiente, carácter y crianza: Enseñanzas de las hembras jabalíes

Siguiente

¿Sabes quiénes son las abuelas de Plaza de Mayo?

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *