Excesos de Poder: otro capítulo

El filósofo y abogado francés Voltaire afirmaba -aunque la frase sea de Evelyn Beatrice Hall, su biógrafa, para explicar el pensamiento del francés- en los tiempos de la ilustración: “Podré no estar de acuerdo con la idea de alguien, pero defendería con mi vida su derecho a expresarla”. Es probable que en el país existan ciudadanos que no concilien con la forma en que maestros y maestras de la Coordinadora Nacional de la Educación (CNTE) han decidido defender la educación. Es posible que haya individuos que sí concuerden. No obstante, donde todos los mexicanos indudablemente debiéramos de coincidir, es en que los derechos y libertades ganadas no deben ser coartados por gobernantes autoritarios y represores. Al contrario, debemos exigir que estos sean siempre protegidos y garantizados para todas las personas.

Por otro lado, durante las últimas elecciones Enrique Peña Nieto expresó su opinión sobre el ejercicio democrático del 5 de junio: “Deseo que esta jornada democrática sea un día de fiesta y alegría para la democracia”. Extravagante. ¿Cómo va haber celebración Enrique si hasta tu reconoces que “No hay buen humor, el ánimo está caído, hay mal ambiente, mal humor social”. Sencillamente de democracia, ni goce ni disfrute en la cotidianidad ciudadana. Cuando un gobierno no respeta y garantiza todos los derechos a todas las personas no hay democracia. Cuando un gobierno viola derechos fundamentales, las sociedades no se divierten, padecen.

Un ejemplo del Estado Democrático: el pasado viernes 17 de junio a las 6:00 horas profesores de la CNTE de distintas partes del la Republica intentaban manifestar su rechazo a la reforma educativa, con una marcha en D.F. cuando oficiales de la SSPDF les encapsularon en las carreteras para impedir siguieran circulando y llegaran a su destino. ¿Y el libre tránsito y la libertad? (Articulo 11 y 14 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos). Por la tarde del mismo día en las calles del centro de la CDMX nuevamente sin fundamento legal, miles de granaderos impidieron que maestros llegaran al zócalo (espacio público). Así México: abierto para turistas pero cerrado para mexicanos. Democracia no es cuando todos están de acuerdo en la misma ideología política, sino cuando se respetan todas las existentes y se privilegia el dialogo. Paulo Freire decía que “Hablar de democracia y callar al pueblo es una farsa”, engaño y demagogia gubernamental es lo que tenemos.



Situación semejante pero mucho más brutal, fue la represión que durante horas ocurrió el pasado domingo 19 en el Estado de Oaxaca, ahí profesores disidentes del SNTE fueron asesinados por la Policía Federal, irónicamente consecuencia del ejercicio de derechos, el de la manifestación de las ideas y reunión (Artículo 6 y 9 Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos). Tenían bloqueadas carreteras dirán algunos. ¿Es esa una justificación para ejecutar ciudadanos? ¿Y el gobierno no bloquea el dialogo con la sociedad? ¿Y el derecho al debido proceso (Articulo 14 CPEUM)?. En Oaxaca ese día hubo toque de queda durante la tarde y noche. Circulan videos en internet de policías disparando armas largas en tierra y helicópteros arrojando gas lacrimógeno a la población. Creo sin duda que no acabará el rechazo a una reforma con una represión al magisterio. “La historia no se detiene ni con la represión ni con el crimen” expresó el ultimo día como presidente Salvador Allende y el ultimo de su vida. Será sin duda este evento otro capítulo de los excesos de poder de la política neoliberal y antidemocrática del peñanietismo.

Es importante señalar que en un sistema de gobierno autoritario se enfatiza sobre las personas su poder para restringir libertades y derechos individuales, no le caracteriza la disposición al debate con ciudadanía ¿Vivimos en un Estado Autoritario? Tal parece que sí y no solo por lo descrito sino por los distintos hechos de barbarie que se han registrando en las páginas de la historia reciente del país. El retorno democrático debe ser inadmisible y resulta peligroso para el país entero seguir soportando la tiranía del presidente y su “perfil criminal” como lo llamó acertadamente Raúl Vera.

El Gobierno Federal durante las últimas tres décadas nos ha sumergido en tragedias y violencias, políticas de segregación, desaparición y ejecución pero aún así, no han ultiman la esperanza del pueblo que a pesar del acumulamiento de irritación suma fuerza para resistir y luchar por un mejor mañana. Mandela expresaba que “Un Gobierno que emplea la fuerza para imponer su dominio enseña a los oprimidos a usar la fuerza para oponerse a él”.

Lo cierto es que podemos coincidir o no con los maestros de la CNTE y su manera de rechazar una reforma que no es educativa sino laboral. Pero ante un insolente gobierno que silencia con balas y viola derechos fundamentales debemos reflexionar que es lo que estamos haciendo en el momento histórico que atravesamos. Quizá sumarnos a una movilización de maestros no es necesariamente secundar ideas magisteriales sino un gesto de solidaridad connacional y humana, un acto de unión entre personas que no aceptan un régimen autoritario que reprime, desaparece y asesina. Porque ya no solo se trata de una reforma estructural, es la batalla popular por la defensa de la vida, por el libre y legítimo ejercicio de todos nuestros derechos. Después, por una educación digna, pública y gratuita.

Posdata: En este episodio infame de México hay responsables. No lo olvide.

“Sería en verdad una actitud ingenua esperar que las clases dominantes desarrollasen una forma de educación que permitiese a las clases dominadas percibir las injusticias sociales en forma crítica.” Paulo Freire

_____

_____

@JuanDávilaTovar

Previo

Martes de tinta mojada

Siguiente

La increíble campaña gráfica en favor de la CNTE

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *