Ciudadanos toman el congreso de Quintana Roo

En el marco de la Tercera Sesión Extraordinaria del Congreso de Quintana Roo, la tribuna fue tomada por ciudadanos inconformes. A las afueras del Congreso se registraron enfrentamientos entre policías y manifestantes.

¿La razón?

En esta sesión del Congreso se pretendía aprobar un grupo de iniciativas propuestas por el gobierno del estado que los manifestantes consideran un “paquete de impunidad” para gobernador priista Roberto Borge. Uno de los puntos incluye la designación de un nuevo auditor superior del estado para los próximos siete años y la creación de la Fiscalía en sustitución de la Procuraduría.

Aunque la sede del congreso fue blindada por policías ante el posible arribo de manifestantes, un grupo  logró ingresar a la sesión para tomar la tribuna en rechazo a la iniciativa.

El gobernador Roberto Borge Angulo condenó los hechos. A través de un comunicado, afirmó que:

“Condenamos la violencia ejercida contra el edificio y demás instalaciones del Poder Legislativo, así como los daños a su patrimonio (…) los diputados de la XIV Legislatura fueron electos por el voto de la soberanía popular, de modo que atacar su investidura representa un ataque a Quintana Roo. Repruebo la manifestación de odio y violencia de estos grupos minoritarios radicales, que actúan guiados por el odio y la venganza desbordada de quienes, sólo en el discurso, dicen amar a Quintana Roo”

En medio de gritos de los inconformes, los diputados alcanzaron a aprobar la creación de la nueva Fiscalía de Justicia que habrá de sustituir a la actual Procuraduría General de Justicia, aunque no se discutió el nombramiento del nuevo fiscal.
Además, se aprobó en los general la solicitud del Ayuntamiento de Solidaridad de contratar uno o más préstamos hasta por hasta mil 30 millones de pesos. Posteriormente la sesión se suspendió cuando los manifestantes lograron ingresar al recinto.

Con información de Palco Quintanarroense y Diario Presente.
Previo

La increíble campaña gráfica en favor de la CNTE

Siguiente

El spot de Podemos: una lección para México