Raspberry Pi: El microcomputador educativo de código abierto

Raspberry Pi es un proyecto de hardware libre que se ha hecho extremadamente popular entre los aficionados al mundo de la computación y la electrónica aunque su objetivo principal es equipar las escuelas de todo el mundo con ordenadores que cuestan menos de 30 dólares y que permiten, por tanto, democratizar el acceso a la tecnología y a la enseñanza de materias técnicas. La fundación que está detrás del proyecto, sería posible desplegar un aula de informática en centros educativos de todo el mundo sin que el presupuesto sea una barrera de entrada y, por ejemplo, en Camerún se ha desplegado un aula en una zona rural que permitirá que los escolares de la zona tomen su primer contacto con la tecnología.

Además de lo bello que es el proyecto en sí mismo y los objetivos que tiene, la Raspberry Pi ha sido la semilla de toda una “revolución maker“, y se ha convertido en la base sobre la que muchos aficionados desarrollan sus proyectos personales, profundizan en sus conocimientos sobre computación y se divierten construyendo aplicaciones sobre estas pequeñas placas que cada vez podemos encontrar en más distribuidores. Raspberry Pi es un gadget casi de culto y un buen regalo geek con el que sorprender a alguien pero ¿qué usos podemos darle a nuestra Raspberry Pi?

Una consola retro que invita a la nostalgia

Recuperar el encanto de los grandes clásicos de la historia de los videojuegos es desde hace tiempo posible gracias a desarrollos que aprovechan las prestaciones de la Raspberry Pi para este propósito. Desarrollos como RetroPie o EmulationStation van precisamente orientadas a este propósito, pero hay proyectos aún más específicos que combinan ese apartado software con el hardware.

Uno de ellos es este de este desarrollador llamado Philip Burgess que combina la Raspberry Pi con una distribución Raspbian y la instalación de varios emuladores -la estrella es MAME4ALL– con un joystick y dos botones de máquina recreativa que permitirán conectar esta miniconsola portátil a cualquier monitor o televisor vía HDMI para echarse unas partidas a multitud de juegos de forma muy sencilla. Si queréis ir más allá y construiros un bartop para dos jugadores un poco más “pintón”, podéis. Claro que sí.

A escanear en 3D

Este proyecto es especialmente ambicioso y sobre todo costoso, pero la revolución de lasimpresoras 3D es cada vez más patente y podremos usar las Raspberry Pi como un singular medio de escanear objetos en 3 dimensiones para luego poder imprimirlos en este tipo de dispositivos. El proyecto hace uso de 40 Raspberry Pis con 40 Pi Cameras, además de 40 tarjetas SD y 1 fuente de alimentación de 60A y 5V para dar corriente a todas las RPi.

En realidad, explica el autor del proyecto, no son necesarias las 40 RPi, pero si utilizáis más cámaras el resultado del escaneo será más preciso. El tamaño del proyecto es especialmente destacable -es posible escanear a cualquier persona, por ejemplo, como demuestra el autor, y necesitaremos un armazón con una estructura de madera en el que iremos colocando las RPi con las cámaras para obtener los sorprendentes resultados finales. Y si necesitáis una impresora 3D en la que la RPi tenga un papel protagonista, aquí tenéis la iBox Nano.

Usarlo como un miniPC.

Las Raspberry Pi originales ofrecían prestaciones suficientes para todo tipo de pequeños proyectos, pero sus recursos hardware eran modestos. Con la Raspberry Pi 2 la cosa ha cambiado, y esa CPU quad-core unida a la memoria RAM de 1 GB hacen que el uso de la RPi 2 como ordenador de sobremesa sea mucho más interesante.

Pip

Es perfectamente posible trabajar con ellas con sesiones decentes en las que navegar, trabajar con aplicaciones ofimáticas y reproducir archivos multimedia es totalmente factible. No será el PC más rápido del mundo, pero desde luego difícilmente hay algo que pueda competir en precio/prestaciones.

Un perfecto Media Center.

Es inevitable mencionar la que probablemente es la orientación más popular entre los usuarios “convencionales” de la Raspberry Pi. Convertir este miniPC en nuestro particular servidor/reproductor de contenidos multimedia se ha vuelto algo tan frecuente que existen todo tipo de proyectos que refuerzan esta oferta. Hay diversas propuestas software (OpenELEC, Xbian yOSMC son claros destacados y aprovechan todos la potencia de Kodi/XBMC), pero también hay todo tipo de guías para sacarle todo el partido a esta función.

Osmc 1

Montar un pequeño HTPC o Media Center basado en las Raspberry Pi es realmente sencillo -hay montones de recursos como este para conseguirlo-, y podemos potenciar esa capacidad con algún que otro elemento hardware adicional como pequeños módulos hardware para añadir salidas ópticas y S/PDIF si queremos ir un pasito más allá, por ejemplo.

Viaje espacial

Dave Akerman es un usuario que se ha hecho famoso en la comunidad de creadores de proyectos realizados con las Raspberry Pi por su particular objetivo: mandar la RPi al espacio. Lleva haciéndolo desde 2012, y ha perfeccionado este tipo de proyecto que ahora es accesible a casi cualquier usuario con un mínimo de interés y, eso sí, una modesta cantidad de dinero para el equipamiento adicional.

Rpisly

El resultado puede ser impresionante en todos los ámbitos -incluido, por supuesto, el educativo- y a la RPi convencional se le suma un módulo que incluye una antena GPS, una antena especial para ampliar la recepción, y una serie de baterías para mantener la RPi alimentada el máximo tiempo posible mientras está conectada a los globos especialmente diseñados para llevar a nuestras RPis a las alturas. El programa RPi in The Sky se han convertido en un clásico, y hay multitud de recursos para poner estos miniPCs en órbita. Ya existen proyectos especiales para proteger la Raspberry Pi de cara a su particular viaje espacial.

Lightberry, ambientación lumínica

El sistema de iluminación Ambilight de Philips es uno de sus claros valores añadidos en televisores, y esa ambientación que proporciona puede ser emulada por las Raspberry Pi y un conjunto de LEDs a través de un proceso relativamente sencillo que cualquiera puede poner en marcha. El proyecto Lightberry pone en nuestras manos todo lo necesario para lograr un efecto espectacular al disfrutar de la televisión.

En Xataka Smart Home pusieron en marcha el proyecto gracias a los kits que los creadores de la iniciativa ofrecen en su tienda online -las luces cuestan entre 67 y 92 euros- y que hacen mucho más fácil todo el proceso. El resultado, como puede verse en el vídeo, es realmente destacable y puede aportar esa otra dimensión a nuestra reproducción de contenidos.

Un teléfono celular

No todos los proyectos tienen como resultado un abaratamiento de costes importante respecto a soluciones comerciales, pero es que en muchos casos el objetivo no es ese, sino demostrar de lo que puede ser capaz este miniPC. Es el caso de PiPhone, un proyecto de un desarrollador llamado David Hunt que unió la Raspberry Pi con una pantalla táctil de AdaFruit y un módulo GSM/GPRS que permite realizar y recibir llamadas a través de este singular miniPC.

El PiPhone no puede competir con los smartphones actuales, pero puede ser una idea interesante para experimentar con este tipo de dispositivos de comunicación sin estar sujeto a las restricciones hardware y software de los fabricantes tradicionales. El diseño es tosco y el coste final ronda los 160 dólares, pero ojo, porque seguro que esto es mucho más divertido para muchos usuarios.

Estación Meteorológica

La Raspberry Pi también ha permitido servir como centro de gestión de todo tipo de sensores, y entre ellos están aquellos que pueden situarla como centro de nuestra particular estación meteorológica. La información recogida por la RPi puede luego ser mostrada en todo tipo de dispositivos como una sencilla pantalla.

Airpi

El proyecto de estación meteorológica ha generado mucho interés por parte de emprendedores que ahora incluso comercializan modelos ya preparados como AirPi para actuar de esta forma y mostrar todo tipo de información: temperatura, humedad, presión del aire, niveles de luz y radiación ultravioleta, niveles de monóxido de carbono o de dióxido de nitrógeno, etc, y todo ello para luego ser compartido con nuestros dispositivos vía Internet.

Radio Comunitaria de bajo coste en FM

Si queremos que las radios cercanas reciban la señal que emitimos podemos utilizar nuestra Raspberry Pi como una emisora FM con un sencillo cable que actúa de antena y un script en Python que permite ejecutar la reproducción de audio incluso sin tener que acceder a la consola de comandos y con un soporte de la mayor parte de formatos actuales sin problemas.

Radio 620x413

Es necesario tener en cuenta que aunque podremos emitir en frecuencias que van de 1 MHz a 250 MHz lo ideal es emitir en frecuencias FM estándar (de los 87.5 MHz a los 108.0 MHz) y hacerlo además respetando las emisiones de aquellas emisoras oficiales con licencia. Como experimento, desde luego, resulta genial para montarnos una fiesta particular en el que la música la pongamos nosotros sin problemas.

Aprender a programar y realizar proyectos educativos autónomos

Era también inevitable mencionar la que es la orientación original de las Raspberry Pi: la educación. Estos proyectos desde luego sirven para aprender nuevas formas de aprovechar la Raspberry Pi, pero entre sus opciones nativas está ese aprovechamiento como herramienta de aprendizaje de lenguajes de programación.

Scratchrpi

Hay todo tipo de opciones en este sentido, pero sin duda una de las más conocidas para las Raspberry Pi es Scratch, un lenguaje de programación destinado a los más pequeños que ayuda a comprender las bases de este tipo de enseñanza y que se ha convertido en un referente en este tipo de dispositivos. En Coursera hay un curso disponible, por ejemplo.

Información | Xataca

Entrada anterior

Periodismo anónimo en la Dark Web

Entrada siguiente

Transmisiones del Papa son "interrumpidas" por el INE y a Televisa no le gusta esto