Obama presenta plan para el cierre de Guantánamo

En 2014 Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. A partir de julio de 2015 diversos cambios se han llevado a cabo paulatinamente. Las embajadas de ambos países han sido reabiertas y diversos acuerdos han mostrado el interés de ambas partes de limar las asperezas.

Uno de los temas más polémicos es el de la cárcel de Guantanamo. No solo por la tensión que ejerce entre los países la base militar, sino por las críticas internacionales sobre la dudosa condición de respeto a los derechos humanos de los presos.

En la prisión de máxima seguridad, ubicada en la base naval estadounidense en la Bahía de Guantánamo, quedan aún 91 presos, de las 780 personas que han sido encarceladas allí desde 2002. Cuando Obama asumió el poder en enero de 2009 había 245 presos.

Hoy por la mañana Obama presentó en la Casa Blanca su plan para cerrar la cárcel una medida que prometía desde su campaña electoral en 2008.

“Durante muchos años, ha sido claro que la prisión de Guantánamo no colabora con nuestra seguridad nacional sino que la socava (…) es contraproducente en nuestra lucha contra el terrorismo porque lo usan para propaganda para reclutar terroristas”.


El plan de Obama incluye en primer lugar el traslado de los 35 detenidos que han sido autorizados a viajar a sus países de origen o a otras naciones. Los otros tres puntos se refieren a los 56 prisioneros remanentes e incluyen: acelerar las revisiones periódicas de los motivos de su detención, “continuar usando todas las herramientas legales para lidiar con los prisioneros remanentes que siguen bajo detenciones de ley de guerra” y “trabajar con el Congreso para encontrar una locación segura en los Estados Unidos” para ellos.

De esa manera, Obama confirmó que el plan incluye el traslado de los prisioneros que no tienen autorización para viajar a cárceles de máxima seguridad dentro de Estados Unidos, un paso al que se oponen muchos miembros del Congreso, especialmente los republicanos, que tienen la mayoría legislativa.

El Congreso ya ha emitido varias prohibiciones al traslado de presos de Guantánamo a suelo estadounidense, además de aplicar restricciones al traslado a otros países, con el argumento de que los detenidos son una amenaza para la seguridad nacional.

El Pentágono comenzó a estudiar el año pasado lugares en los que reubicar a los detenidos dentro de Estados Unidos, incluidas instalaciones federales en Colorado, Carolina del Sur y Kansas, así como otras seis ubicaciones en bases militares.

Obama también señaló que el plan que envía al Congreso ahorraría 335 millones de dólares en 10 años y 1700 millones a lo largo de 20 años.

Obama abundó en su discurso en que esta decisión era la mejor para el país y no sólo una propuesta de la “ultra izquierda”, pues incluso su predecesor, George Bush, había hecho público su deseo por cerrar la cárcel.

Con información de La Nación y El Financiero.

Previo

Más problemas para Javier Duarte y el PRI en Veracruz.

Siguiente

Martes de tinta mojada