Más del 60% de la población no confía en el sistema de justicia en México.

Un aspecto fundamental para consolidar un Estado de Derecho es  tener un sistema de justicia que verdaderamente pueda hacer efectiva la aplicación de toda ley. Por el contrario, sin instituciones eficientes que hagan este trabajo, la posibilidad de crear una sociedad democrática y justa es muy pequeña.

La Organización para el Crecimiento y el Desarrollo Económico (OCDE) a través de su informe “Government at a Glance 2015” mide la confianza que tienen los ciudadanos hacia su sistema de justicia. Esta medición permite evaluar la percepción de las personas sobre la justa aplicación de las leyes y su efectividad dentro de la sociedad.

Los países en donde la gente se siente más conforme con su sistema de justicia son Dinamarca, Noruega y Suiza. En estos tres países más del 80% de la población confía en su sistema judicial. Los únicos dos países-miembros de la OCDE- del continente americano que se encuentran por arriba del promedio de la OCDE son Estados Unidos y Canadá con un 50% de los ciudadanos que dice confiar en la justicia de su país.

Los países con la mayor desconfianza hacia su sistema judicial son Ucrania, Chile y Colombia. En el país de Europa del este el 88% de la población no confía en cómo se aplican las leyes en su país. Por otro lado, Colombia y Chile tienen un porcentaje de aceptación hacia las instituciones que aplican las leyes de 26% y 19% respectivamente.

En el caso de México, si bien no estamos en las posiciones más bajas del estudio si nos encontramos no solamente lejos de países como Dinamarca y Noruega sino del promedio general de los países de la OCDE. Mientras que el promedio de esta organización en la confianza hacia el sistema judicial es de 54%, en México solamente 39% confía en cómo se aplican las leyes en el país.

Esta poca aprobación hacia la impartición de justicia en México se refleja en la desconfianza de la gente hacia las distintas instituciones que aplican la ley. Por ejemplo, con base en datos de la casa encuestadora Parametria, en 2015 el 44% de la población no confiaba en la Suprema Corte de Justicia. Por otra parte, más del 50% de la población no confía en los jueces y en las políticas estatales y municipales. Por el contrario, instituciones como la iglesia y la radio tienen mayor aprobación que las instancias encargadas de hacer justicia en el país.

Esta desconfianza de la población hacia el sistema judicial se puede entender por el bajo desempeño e ineficiencia de las instituciones de justicia. De acuerdo con un estudio de la Universidad de las Américas de Puebla (UDLAP), el 99% de los delitos en México quedan impunes. Esta cifra tan alta es resultado de la gran cantidad de delitos no denunciados y de la baja eficiencia del sistema judicial en la impartición de sentencias. El porcentaje de delitos no denunciados registrados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en 2014 fue de 92.8% a nivel nacional. Al mismo tiempo, del 7.2% de los delitos denunciados en el país, menos del 5% terminaron con alguna sentencia resolutoria.

México no puede llamarse un Estado de Derecho con los altos niveles de impunidad e ineficiencia en la aplicación de su ley. Esta poca efectividad de las instituciones ha generado un ambiente de desconfianza hacia las instancias que deberían salvaguardar los derechos de los ciudadanos y garantizar que se imparta justicia en el país. Bajo estas circunstancias, la débil democracia tiene pocas probabilidades de consolidarse y la posibilidad de que las mexicanas y los mexicanos accedan a la justicia es muy pequeña.

Foto: Imágen sacada del documental “Presunto Culpable”.

_____

_____

Previo

Charles Mingus y el eterno sonido de la rabia (Primera Parte)

Siguiente

Gabriel Moreno y el rescate de la belleza pop

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *