Un encuentro global de las Izquierdas en México

Los principales organismos financieros, así como instituciones que han impulsado una serie de cambios estructurales en las economías de la mayor parte de los países, reconocen desde la década de los noventa del siglo pasado la existencia de varias tendencias lesivas para la vida concreta de cientos de millones de personas. En lo general son: la concentración del ingreso, las condiciones crecientes de exclusión para decenas de naciones, la aparición de nuevos actores del poder internacional que influyen en las decisiones de países centrales y periféricos, la acumulación de riqueza en los países con mayores niveles de desarrollo y de manera particular en cien empresas globales, la especulación financiera internacional, y el fracaso de las nuevas ideologías que clamaban y claman por el llamado “fin del Estado”.

En suma, puede apreciarse que el paraíso de la libertad prometido en nombre del reino mercado y del fin del Estado terminó convirtiéndose en una restricción creciente para el ejercicio de las libertades públicas. Hoy es más difícil que las personas puedan elegir un proyecto de vida y realizarlo en condiciones de equidad. Al mismo tiempo los derechos se acumulan en las legislaciones mientras los Estados tienen menos capacidades y recursos para responder a las demandas de la población, y por su parte los organismos multilaterales generan visiones, proyectos y planes que difícilmente pueden cumplir las administraciones estatales, más aún cuando las crisis especulativas pueden lanzar en cuestión de semanas a millones de personas a la pobreza y vaciar las arcas públicas.

La crisis financiera de los Estados Unidos de hace apenas unos años mostró al mundo una de las grandes falacias de las políticas que partían de la tesis de que el mercado podía resolver por si mismo sus contradicciones, baste señalar que la ciudadanía de ese país debió pagar cientos de miles de millones de dólares debido a la avaricia de unos cuantos, la crisis especulativa financiera e inmobiliaria hizo evidente algo más que la incapacidad de los privados de regularse a sí mismos, y esto es lo siguiente: el sistema económico privatiza los beneficios y socializa las pérdidas.

Así las cosas el grave problema para las administraciones estatales, los partidos políticos y las organizaciones políticas radica en que sus márgenes de acción son cada vez menores, y que prevalecen ideologías económicas que insisten en realizar lo irrealizable, llama la atención que algunas de las mentes más brillantes del pensamiento económico se sorprendan con el envilecimiento de las prácticas de la economías global, o que simplemente admitan que hoy muy pocos saben lo que en realidad sucede con la economía, si es que lo saben.

En medio de estos escenarios perfilados por organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Comisión Económica para América Latina, las izquierdas políticas están llamadas a emprender un proceso global de análisis sobre cuáles son las perspectivas para que los gobiernos que puedan ofrecer formas alternativas de conducción de la vida pública que abran vías para la equidad, el desarrollo, la inclusión y al transformación de las condiciones de marginación en que viven sus ciudadanías.

En el año 2014 se realizó en nuestro país el encuentro “La Izquierda Democrática. Sus desafíos y su perspectiva” en distintas sedes, entre estas la Ciudad de México, Guadalajara, Cuernavaca y Acapulco entre otras. Ahí se abordó el papel y agenda de la izquierda en el siglo xxi. Entre las conclusiones de ese encuentro resalta la tesis de que si bien debe gobernarse para los más necesitados también debe incluirse a las clases medias y a los sectores empresariales con sentido progresista. Por tanto se trató de una búsqueda de propuestas alternativas a las políticas neoconservadoras que como se menciona han tenido una vigencia ya mayor a los 30 años; se trató de también de encontrar alternativas ante la desigualdad presente en el mundo y salidas transitables en libertad y democracia.

En esta semana inicia un segundo encuentro de las izquierdas, se trata de un foro plural y diverso que convoca posiciones cuyo eje está en la transformación del mundo que nos ha tocado vivir, el encuentro se titula “Retos Globales para la Democracia. Crisis de Representatividad y Desarrollo Sustentable” su diseño parte de consolidar respuestas ante las problemáticas en un mundo globalizado que permitan construir nuevos paradigmas de y para las izquierdas progresistas, se trata entonces de buscar desde aristas empresariales, académicas y ciudadanas un conocimiento renovado. En este foro se analizará el estado actual de las políticas alternativas que se construyen desde gobiernos liderados por izquierdas, y se reflexionará sobre el papel de la izquierda en la oposición, además de considerar cómo abrir canales para las izquierdas en México, Latinoamérica, Europa y otras latitudes que permitan la discusión, la comprensión y la interacción de ideas desde un pensamiento que se identifica con la izquierda democrática.

Los temas a tratar en este foro aparecen divididos en cinco temáticas generales, a saber: 1) Regímenes Políticos: Crisis de Representatividad, ingobernabilidad y violencia, 2) Las alternativas ante el agotamiento del neoliberalismo y el estancamiento permanente, 3) El Papel del Estado y la Sociedad ante los desafíos que enfrentan la Seguridad y la Paz, 4) Medio ambiente y sustentabilidad y 5) La desigualdad como desafío mundial. Cada temática se subdivide en dos mesas. La primera tiene como mesas 1) Ante la Crisis de Gobernabilidad: ¿Cómo hacer más eficiente los sistemas democráticos de gobierno? Y 2) ¿Cómo consolidar la democracia? Nuevas formas de participación ciudadana. La segunda 1) Nuevos paradigmas en las políticas públicas para un desarrollo sustentable y humano y 2) La participación empresarial como factor de desarrollo. Nuevas políticas económicas y sociales. De la tercer temática resultan las mesas: 1) Seguridad Pública, Seguridad Nacional y los sistemas de justicia y 2) Narcotráfico, armas y violencia: amenazas para la democracia. La cuarta la mesa se divide en 1) El cambio climático y sus repercusiones y la 2) Los recursos naturales como patrimonio de los pueblos y base para el desarrollo sustentable. Por último las mesas relativas a la quinta temática son 1) La desigualdad y la precarización del empleo y los ingresos y 2) Flujos Migratorios: América, Europa, Asia y África.

Este evento es importante porque se discutirán temas nodales de la agenda pendiente de las izquierdas en este siglo, y de envergadura para la consolidación de los partidos y gobiernos de la izquierda democrática; en segundo lugar porque se reunirán académicos, empresarios y tomadores de decisiones (como ex presidentes latinoamericanos y gobernadores de algunas entidades de nuestro país), quienes desde este espectro político comparten su preocupación por el diagnóstico y las posibles respuestas a desarrollar. Lo importante es que frente al pensamiento único del mercado y la simple elección de gobernantes, aparecen iniciativas para pensar en la posibilidad, para diseñar cambios en democracia, para edificar otras formas de institucionalidad en lo público y para abrir avenidas de cambio y transformación social fundadas en la equidad, la inclusión y el diálogo intercultural, todo ello sin pretender que la economía no existe, pero a la vez que la economía existe para las personas no las personas para las economías.

_____

_____

Previo

Buscando justicia en México

Siguiente

La grave crísis de la cultura política en México.

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *