Boicot en Chile al papel de baño

Según el compendio estadístico chileno, en 2014 la mayoría de la población se encontraba entre los 20 y 29 años de edad. Muchos de estos jóvenes fueron parte de la llamada “Revolución Pingüina”, una serie de movilizaciones en el 2006, consideradas las más grandes en la historia de Chile, donde al rededor de    100 000 estudiantes secundarios de entre 14 y 18 años salieron a las calles a exigir cambios en el sistema educativo.

Ahora los pingüinos tendrán trabajos y responsabilidades de esas que llegan con el tiempo y la madurez, pero quizá aquellas tomas y marchas por la educación que protagonizaron hace unos años fueron los cimientos de los ciudadanos que son hoy y que dentro de sus posibilidades, deciden castigar a las empresas con su poder adquisitivo.

Fue por más de una década que en Chile el precio del papel de baño estuvo controlado por dos compañías. Las firmas CMPC y PISA subían los precios de los productos para mantener su cuota de mercado. La semana pasada fue revelado este trato y las autoridades económicas del país ya han reaccionado, pero la ciudadanía también.

El primer grupo, condenó el asunto como algo extremadamente serio, lo calificaron como una de las más grandes colusiones en la historia del país, si bien las multas y sanciones a las que las empresas serán expuestas son aún desconocidas, pero ya han sucedido ya varios despidos dentro de los corporativos.

Sin embargo, hasta ahora la reacción más interesante fue la del segundo grupo: el de los ciudadanos.

El fin de semana en redes sociales se reportó que en muchos almacenes del país, la competencia, el papel Scott, producido por la empresa Kimeberly Clark que aparentemente no forma parte del llamado “cartel del confort”, se agotó. Lo anterior después de que en estas mismas redes se llamara a un boicot a dichos productores.

Una de las empresas involucradas, la CMPC, es una de las más antiguas y principales empresas chilenas y tiene negocios en Argentina, Brasil, Colombia, México, Perú y Uruguay. Pertenece al Grupo Matte, uno de los tres principales conglomerados económicos chilenos.

El problema es que particulares han estado subiendo arbitrariamente los precios de productos básicos, generando ventas de hasta $400 millones de dólares anuales. Esto de manera poco ética, pero sobre todo ilegal, pues engañaron al gobierno, violando la libre competencia del estado neoliberal y sobre todo, abusando de la población chilena.

“Que vuelva el bidet” y “Nuestra democracia de papel” son algunas de las consignas que acompañan los reclamos de la ciudadanía ante este #ConfortGate.

_____

_____

Si quieres saber más sobre el escándalo del papel del baño y teoría económica básica explicada con Charlie Brown puedes entrar a este link:

http://economiatodos.cl/2015/10/30/la-colusion-del-confort-explicada-con-manzanitas/

Previo

¿Qué tanta cultura consumimos los mexicanos?

Siguiente

Somos lo que comemos: una fotografía de la alimentación en México

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *