¿Qué tanto nos beneficia un nuevo tratado de libre comercio?

Durante los últimos años se ha venido hablando de la importancia que podría representar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, del cual México forma parte. Esta relación económica está integrada por Estados Unidos,   Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam, Canadá, Perú, Chile y México. A pesar de que este acuerdo tiene una intención geopolítica de impedir la violenta expansión de China en la economía mundial, el TTP se convertirá en el acuerdo económico en el mundo que más riqueza económica genere. De acuerdo con estimaciones de los estados miembros, el TTP generará el 40% del PIB mundial y para México esto representará más de 150 mil millones de dólares en exportaciones. Aunque el atractivo económico del TTP puede ser grande, es necesario evaluar si este acuerdo verdaderamente le otorgará mejores beneficios a la sociedad mexicana. Nuestro país ya tiene gran experiencia en firmar tratados de libre comercio al ser el país que más acuerdos económicos tiene en el mundo. Por lo tanto, es necesario hacer una evaluación para saber si un acuerdo más de este tipo es lo que nuestro país necesita.

México es el país en el mundo con más acuerdos de libre comercio  al haber firmado más 49 tratados. Sin embargo, la apertura económica no repercute de manera directa en la fortaleza económica de un país. De acuerdo con la Organización Mundial de Comercio, después de que nuestro país firmara el TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte), México pasó del lugar número 17 al 12 de los países más exportadores del mundo. No obstante, en vez de que nuestro país haya mejorando en este ranking al paso de los años, en la actualidad México se posicionó en el número 16 en 212. Sólo un punto por debajo de cuando no habíamos firmado el TLCAN.

Es innegable que gracias a los tratados de libre comercio las exportaciones han aumentado de manera considerable con el tiempo. Año con año el número de ventas al exterior aumenta más del 10%. Sin embargo, este aumento en las exportaciones no se ha traducido en un incremento de la productividad en el país. Con base en datos del INEGI, el índice de producción manufacturera en México en 1994 incrementó de 67.9 a 110.55 en 2012. En casi 20 años de la firma del tratado de libre comercio más importante en México, la productividad manufacturera solamente creció 0.081% anual.



Por otra parte, de acuerdo con el Índice Global de Competitividad 2014-2015 elaborado por el Foro Económico Mundial, México cuenta con índice de competitividad de 4.27 ocupando así la posición número 61 en el mundo.  Países como Turquía, Rusia, Brasil o Kazajistán tienen una mayor competitividad económica y son más atractivos para las inversiones que nosotros, a pesar de nuestra mayor cantidad de tratados económicos. Si nos comparamos con Estados Unidos y Canadá (miembros del TLCAN), nuestra productividad disminuye aún más. Mientras Canadá ocupa el lugar 15 de la lista, Estados Unidos se posiciona en el tercer lugar. Por lo tanto, el libre comercio no significa necesariamente mayor productividad.

En el terreno de desarrollo social no es necesario investigar demasiado para darse cuenta que los resultados de la apertura económica no han sido suficientes para mejorar la calidad de vida de los mexicanos. De acuerdo con datos de CONEVAL, 2 millones de personas se sumaron a las líneas de la pobreza en el país (55 millones de personas) en el presente año  y la pobreza extrema se redujo menos del 1% en los últimos tres años. Por otra parte, si nos basamos en datos de la OCDE, México es el país que menos desarrollo educativo de todos los miembros al contar con las calificaciones más bajas del examen PISA.

México está próximo a sumar otro acuerdo económico a su gran lista de tratados de libre comercio. Desafortunadamente, esto no necesariamente representará una mejoría sustancial en la calidad de vida de las personas ni en la productividad y crecimiento de la economía. El Estado debe enfocarse en otros aspectos de la vida del país como la seguridad, el liderazgo político, la educación, la salud, el salario, etc., para que todos los acuerdos firmados puedan tener un mayor potencial. Si estos otros rubros no son mejorados, podremos firmar tratados hasta cansarnos pero sin mejorar la situación de nuestro país.

Previo

Los precandidatos para 2016 en Aguascalientes

Siguiente

La cerveza reduce el riesgo de contraer cáncer por comer carne

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *