Mr. Robot nos dio una cátedra musical que debemos cargar a nuestra biblioteca

tumblr_nqi37yOAIV1qc44efo1_250Desde hace mucho tiempo he desarrollado una especie de repulsión hacia Facebook, no puedo decir que lo odio en su totalidad pues lo uso mayormente para cosas relacionadas al trabajo, el chat (que realmente agiliza mucho las cosas entre correos y confirmaciones que luego hay que hacer) y distraerme con los memes de los que todo mundo se pitorrea. Es posible que mucho de lo que ha alimentado mi aversión tenga que ver con las fotografías que luego veo y la actitud farola de muchos; ya saben, el clásico desplante de actitud rompeculos de aquel que se sube a él mismo, encapsulado en una imagen que describe todo lo que supuestamente es a ojos crédulos de sus contactos… y de eso está lleno el librito de Zuckerberg. Claro que aplaudo y vitoreo internamente cuando se trata de leer ligas que de verdad te dicen algo, que te informan o te sirven, porque ver la supuesta y emocionante vida que tienes sólo me dice que realmente no la estás viviendo. Igual es normal, ¿no?, pararse el cuello y echarse la mano uno, ¿si no quién? Y está bien, hasta que llega a ser automasturbatorio, claro.

Igual es normal, ¿no?, pararse el cuello y echarse la mano uno, ¿si no quién? Y está bien, hasta que llega a ser automasturbatorio, claro.
Quizás por eso lo odio [Facebook], tanto como Elliot Alderson (Rami Malek), el protagonista de la mejor serie que he visto este año, lo menciona en los minutos iniciales del piloto de Mr.Robot al asegurar que, contrario a todos, no tiene una cuenta ahí colgada. Yo sí, pero bueno, tampoco soy un junkie con problemas emocionales tan subterráneos que la única forma de relacionarme con la sociedad sea hackeándolos y recolectando toda su información en una pila de CD’s rotulados con nombres de bandas, que hasta eso, y aparentemente, que buen gusto musical tiene Elliot. Y este detalle, el sonoro, es por mucho, la característica que creo hace de la serie de USA una de las más propositivas y bien ejecutadas actualmente. Claro que sus paralelas lo hacen también muy bien, pero desde el tema principal sabes que el género del thriller tecnológico (o technotrhiller para los puristas de la TV) se lo tomaron en serio: tengo que aceptarlo, al principio pensé que era Trent Reznor detrás de esos sintetizadores ochenteros llenos de industrial refinado, suspenso bien administrado y una atmósfera futurista de la era digital… como lo es realmente toda la serie, pero no. No era Trent ni nada relacionado a NIN. Sólo el buen toque de Sam Esmail (el creador) y claro, su equipo de producción.


Publicidad

Sobradas son las razones por las que Mr. Robot es una joyita, de esas que duelen el esperar por un año completo la venida de su siguiente temporada; el alto calibre de su producción casi cinematográfica; el manejo del drama y especulación de cada episodio (thriller, dah); el gigante terreno artístico que explotó en cada cuadro, secuencia o escena; la marcada estética de filmes como A Clockwork Orange o Fight Club (de aquí el argumento principal de tirar el sistema financiero a ceros y armar una revolución); el lenguaje techie que se percibe desde los títulos de cada capítulo; las precisas actuaciones de todo el cast (especialmente de Malek); o la realeza con la que en efecto, vivimos el día a día logeando en redes, haciendo check-in y “corazoneando” fotos en Instagram, bien dice Elliot en una de sus memorables líneas (que son bastantes en toda la serie): Seré normal ahora. Iré a ver esas estúpidas películas de Marvel. Me uniré a un gimnasio. Me gustarán cosas en Instagram. Beberé lattes de vanilla… Pero repito, la música y cualquier sonoridad es de lo más destacable en esta serie, casi como la empatía generada con el quebradizo protagonista. Incluso tengo ya el playlist listo en Spotify.

screen-shot-2015-08-25-at-8-29-10-am

No es que se trate de una estampa de lo que se está escuchando actualmente en los blogs de indie o cosas por estilo (pese a que posee varios descubrimientos impresionantes), sino el timing y la mezcla adecuada de introducir en distintas escenas, algunos fragmentos distorsionados de canciones que luego terminas por buscar en internet.  Y también, la adición de composiciones hasta “clásicas” o que se retoman de otras películas (claro, reversionadas) como “Where’s My Mind” de los Pixies, sí, la influencia Fincher está a todo.

La genialidad quizás reside en la precisión de barajar intérpretes tan representativos y de época como los alemanes de Tangerine Dream (bandota que le quedó perfecto a toda la atmósfera de la serie) con gente que acabas de escuchar en radio estrenando sencillo como FKA Twigs o Perfume Genius; M83 fondeando una de las escenas más importantes de toda la serie (igual, un enorme acierto utilizar las exquisitas secuencias de los franceses); escuchar levemente a MSTRKRFT mientras ocurre un episodio de drogas; Ol’ Dirty Bastard y Kelis ambientando la “fiesta del fin del mundo”; los Alabama Shakes en un sereno y desconcertante final de temporada; y Schoolboy Q sonorizando brevemente una noche en Nueva York… además de toda la ambientación tecnológica y cruda que siempre está presente.

Mr. Robot es una joyita, de esas que duelen el esperar por un año completo la venida de su siguiente temporada

Más allá de darnos una catedra y una instantánea de cómo podría ser un genio en sistemas computacionales (adicto, deprimido, usando sudaderas, antisocial y transportándose en metro), claro, en las proporciones ficticias de un programa de televisión, Mr. Robot nos dio una catedra de música de la que deberemos esperar más para su siguiente temporada, porque como nosotros, el crew encargado de dicha tarea está escuchando la BBC Radio, leyendo Pitchfork o escarbando entre listas de reproducción bien curadas para de nuevo, conformar una selección envidiable para su OST con canciones para cargar a la biblioteca personal.

tumblr_nr3685Ucbq1rgpubao1_500

La primera temporada de Mr. Robot acaba de terminar por USA Network, aún estas a tiempo de ponerte al corriente antes de que comience a verla ese contacto que tanto detestas ver en Facebook, ponte al tiro.  

*El autor edita Ultramarinos Coun nuevo sitio de música (y el más salado de la web). Ha escrito en /Autonomía de La Jornada Aguascalientes, El Fanzine y Círculo Mixup. Ya es runner. 

Previo

Netflix crece a pasos agigantados en el mundo; ahora va por Vice

Siguiente

Resumen Noticioso Matutino