Miedo a legalizar la marihuana

BOTICA 343

Luego de la iniciativa del magistrado Arturo Zaldívar, acerca de que el consumo y cultivo de la mariguana es un asunto personal- por simplificar el caso-, hubo temor en una comisión de la SCJN para dictaminar y la decisión se pospuso una semana. Entre quienes saltaron a la defensa de insistir en el castigo a los fumadores, hubo dos finísimas personas, el conocido Arturo Escobar y el policía Manuel Mondragón. Uno señalando que de lograrse esa prohibición Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, alcanzaría a Carlos Slim, y quien falló como encargado de la seguridad en la mayoría de los puestos que ocupó- recuérdese que al inicio de la actual administración Mondragón estaba a cargo de la jenízaros que tundieron a los jóvenes manifestantes contra Peña Nieto-, advierte que ello llevaría a los que usan su libertad para adquirir otras drogas. Es alud el número de comentaristas que están por la despenalización de la yerba. Incluso algunos perredistas, encabezados por Fernando Belauzarán, hicieron un mitin en la SCJN, algo loable ya que los demás partidos (no tengan miedo y hablen) esperan que la opinión pública se pronuncie al respecto. Dos articulistas (Miguel Carbonell, El Universal, 27 de octubre, y Germán Martínez Cázares, Reforma, 28 del citado mes) han citado al filósofo inglés John Stuart Mill, quien dijo en su ensayo Sobre la libertad (1859): “Sobre sí mismo, sobre su cuerpo y espíritu, el individuo es soberano”. Más reciente, en Ética para Amador, Fernando Savater, muy elogiado en nuestro país, aunque poco leído, señalaba algo parecido, ya que uno tiene amplísima libertad, cuando no perjudica a otra persona. Si de cuidar al individuo se trata, es necesario impedir que coma tacos de carnitas con aceite requemado, algo que la Cofepris no hace (fallecen más por triquinosis que por aspirar la verde); o impedir que las hamburguesas se hagan con carne de caballo, plumas de pollo, grasas y saborizantes; o de evitar que se construya en Santa Fe, luego del desgajamiento que hubo recientemente, lo que es una señal a tomar en cuenta en los ex basureros de ese sitio. Pero lo más importante a recordar es que durante el gobierno de Lázaro Cárdenas, muchas drogas estuvieron permitidas hasta que los Estados Unidos presionaron con el fin de prohibirlas y luego, con Nixon, se inició esa guerra vs. los estupefacientes que llegó al colmo con Felipe Calderón y la Iniciativa Mérida que dejó cientos de miles de víctimas. Por cierto, lo uniformados continúan deteniendo a jóvenes que traen su guato, no importa que ello no esté penado; sí, esos mismo que comanda (ba) Mondragón, y las acusaciones en los juzgados contra los malos servidores públicos jamás avanzan. En el número 3 de la revista Cáñamo, hay una entrevista de Carlos Martínez Rentería con el doctor Gady Zabicky que se titula: “Marihuana medicinal: punta de lanza de la revolución antiprohibicionista”, la cual vale la pena que la lean las mentes atrasadas. Y Humberto Musacchio (Excélsior, 22 de octubre), recuerda que el sabio Ignacio Bartolache decía en el siglo XVIII que los pipilzinzintlis (mota) “no son prohibidos por malos, sino malos por prohibidos”.

Personajazo

Javier Lozano Alarcón- alentado por Rafael Moreno Valle para destacar y llegar a la presidencia municipal de Puebla y luego competir por la gubernatura a esa entidad por el albiazul-, se ha soltado la cabellera. Lo mismo ha pedido que se posponga el apagón analógico un año para que todos los televidentes cuenten con aparato digital que ha encabezado la baja de impuestos a los refrescos y bebidas con azucares. Hay una buena cantidad de sus compañeros en el Senado, que no están de acuerdo con este hombre que defiende la empresa, como lo demostró en el gobierno calderonista en contra de los trabajadores. Aunque también quiere insistir en algo que hizo cuando fue subsecretario de Gobernación (en su paso por el PRI), favorecer a las televisoras que le abren espacios lo mismo para apantallar con sus supuesto conocimientos de música que denigrar a todos aquellos que no están con sus trasnochadas ideas. La controversia en ambos temas es amplia y variada, aunque no olvidemos que el mismo Lozano votó porque a fines de este año concluyera la etapa analógica y ahora, pensándolo mejor (sic que duda), se contradice. En el caso del impuesto a los líquidos con amplia azúcar, es verdad que lo recabado por Hacienda no ha dado los resultados que se prometieron: ni hay sitios en todas las escuelas para que los infantes tomen agua y no bebidas embotelladas, ni se ha evitado que a la salida de las escuelas exista una distancia suficiente para que no se venda a los chavos lo que engorda (dos toros para Aurelio Nuño, quien dice que entrará con todo a defender a escuelas y alumnos ¿será?), ni hay nuevos programas para la dieta de los chiquillos, etc. Pero de eso a dar marcha atrás en un asunto que tiene a México en primer lugar en obesidad, hay un largo trecho.

¡Escúcheme!

La señora Araceli Salcedo Jiménez, encaró abiertamente al que se dice gobernador de Veracruz, Javier Duarte, ya que hace tres años se encuentra desaparecida su hija, Fernanda Rubí. Ella fue vista por última vez en un lugar de fiestas y, dicen, la secuestraron por ser joven y bonita, algo muy peligroso en este país donde la justicia brilla por su ausencia. Lejos de hacerle caso, el funcionario evadía el asunto, continuaba su camino y hasta se burlaba de los reclamos de la angustiada madre; típico de funcionarios que dicen respetar al pueblo. El asunto, por fortuna, se ha difundido ampliamente, lo mismo en el portal Sin Embargo (28 de octubre) que en un programa de Brozo, quien catalogó justamente de cínico a este señor que se ha lavado las manos por la docena de periodistas asesinados en la entidad que mal administra, la treintena de informadores que se encuentran exiliados porque no tenían seguridad en Veracruz y el asunto de Rubén Espinosa y Nidia Vera, más las otras tres muchachas asesinadas en la colonia Narvarte. Algunos han dicho en este último caso que no ganaba nada Duarte con mandar a ultimar al quinteto tan recordado, pero ¿entonces porque ni siquiera atienda a una señora desconsolada pero enojada? Doña Araceli continúa los pasos de Rosario Ibarra de Piedra y las madres de la organización Eureka, a las cuales Fox y otros recibieron pero no solucionaron nada. Nuestro apoyo, solidaridad con doña Araceli. Seguiremos el caso y lo investigaremos. PD. A última hora, Duarte ante la cantidad de mensajes en redes sociales, se disculpó en Twitter con Araceli y dijo que la recibiría para ver el caso de Fernanda.

Uno

En el periódico La Crónica despidieron a José Contreras, quien hacía la columna diaria Expediente Político, por dos graves razones: criticar a Peña Nieto y elogiar, según los directivos, a López Obrador. Y luego dicen que la censura no existe. Nuestra solidaridad con el compañero de afanes y nuestro agradecimiento a Francisco Rodríguez por la información.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44

Previo

Los Supercívicos vs Policías del Metro

Siguiente

La SCT ya entregó casi 6.6 millones de teles para apagón analógico