A una periodista de VICE le tocó vivir la injusticia y burocracia del Distrito Federal

La presión moral, el temor o la vergüenza dejo de importar hace mucho tiempo entre la sociedad y es común ver asaltos, secuestros, violaciones a plena luz del día y el problema es que nadie hace nada o lo intenta solucionar, en vez de eso nos apuramos por guardarnos el dinero en los zapatos o la ropa interior, no frecuentamos los barrios conflictivos y si vemos que le hacen algo al de a lado, mejor corremos o nos hacemos de la vista gorda porque depues él del problema es uno.

El 16 de octubre Andrea Noel, periodista de VICE México, vivió en carne propia una de estas situaciones lamentables y para ser sinceros, lo malo no sólo fue esto pues al levantar su denuncia ante las autoridades competentes recibió un trato como si la agresora hubiera sido ella. 

Vas caminando por una de las transitadas calles del DF y sientes algo filoso presionando tu espalda. Te ponen un segundo cuchillo en la garganta. Un hombre salta frente a ti y pone una navaja frente a tu cara horrorizada con una expresión de que va en serio.

Leemos en Vice: Uno de estos hombres me arrancó la mochila mientras otro, que parecía de veintitantos y venía vestido con jeans y una sudadera gris, cortaba las agujetas de mis botas. El tercer hombre jaló con torpeza los audífonos que salían de mi bolsillo y le hice el favor de arrojar mi teléfono — un iPhone que había comprado hace seis semanas— lo más lejos posible. No podía creer que me asaltaran y que los agresores se salieran con la suya en la calle de Correo Mayor, justo atrás del Palacio Nacional, a la 1 de la tarde de un miércoles.

Por la hora y ubicación consideramos debió haber elementos de seguridad en función cerca del lugar, varios transeúntes o cualquiera pudo presenciar y/o intervenir en la aberración que vivía Noel, lamentablemente esto no fue así y ante una multitud anonadada los agresores desaparecieron a la voz de algunos testigos que decían “Así no funcionan las cosas mija“, “Ya vete“. “Nadie vio nada“, “Párate“. Apesar de esto Noel formó parte del porcentaje reducido de la población que si denuncia o acude a alguna autoridad, sabemos con datos del INEGI, que el 92.8 por cientos de casos quedan impunes o ni si quiera se les abre un expediente, por ende no se sabe de estos delitos y en palabras de los mexicanos es una total perdida de tiempo.

Horas después de los sucedido tendría que tomar un vuelo para salir del país y desde la oficina del Ministerio Público que da servicio en el aeropuerto decidió dar su reporte completo, además de confirmar  que algunos documentos de identificación personal le habían sido robados y por lo cual esto le representaba un problema para concretar su viaje. 

“No puedes salir del país sin tu tarjeta de residente. Y si metemos el reporte, van a tardar semanas en fijar un repuesto y viene con una multa que no podrás pagar.Te puedo hacer el favor de llenar una constancia para los de migración pero ya no digas que te asaltaron. Tu cartera la dejaste en casa o donde sea”. 

  

Estas fueron las palabras que recibió por parte de un servidor público, a manera de favor y por debajo del agua para hacer más rápido todo su trámite y para que no perdiera su segundo vuelo. Seguido a esto, al regreso de su viaje Noel optó por ir a la procuradoría, de entrada la mandaron a otras oficinas y le dejaron bien en claro que se trataba de un trámite tardado donde mínimo tardaría 20 días, si es que aún estaba interesada en hacerlo. Finalmente estando en el lugar indicado algunos uniformados hablaron con ella para saber cuál era su situación y estos al conocer la problemática, la convirtieron en un delincuente más.

Estás confesando haber cometido un delito muy severo. Si intentas levantar una queja te vas en meter en problemas, reales. Es causa para detención inmediata. Yo que tú, me iba a mi casa”.

Al confesar que fue timada por un servidor público y que firmó un documento falso, automáticamente esto haría que la arrestaran y el delito al que iba a denunciar, pasaría de lado e impune. Aunque esperaríamos un buen desenlace o justicia, lamentablemente Andrea decidió interrumpir todo y se convirtió en una presa más de la inseguridad.

_____

_____

Vía VICE News 

Previo

México y Sudáfrica: aprender a llamar las cosas por su nombre

Siguiente

Hillary seduce a la comunidad LGBT

2 comentarios

  1. […] México tampoco es raro que la víctima termine siendo criminalizada, como le pasó recientemente a una reportera de Vice, sin embargo, es factible pensar que aún estamos lejos de algo como lo que le está pasando a esta […]

  2. […] o te mantienes viviendo de tu nuevo celular (qué  casi nunca tendrá saldo ) hasta que unos tipos te lo roben, se te caiga o lo dejes olvidado en la parte trasera del Uber que tomaste. O igual esperas que con […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *