Médicos Gordofóbicos, una realidad

Como todo es más fácil hablarlo desde la experiencia

¿A que le podemos llamar un médico gordofobico? Es aquel que en una primera impresión, por tener sobrepeso, obesidad, u obesidad mórbida juzga que tu malestar físico es exclusivamente a causa de estos factores. La verdad es que no somos ajenos a los malestares de estar en dicha condición, siendo que con estos factores somos los principales candidatos a padecer diabetes, hipertensión y un bonche de problemas cardiológicos. Existe una excepción a la regla, ya que un médico (luego de ir a bastantes) me pudo diagnosticar de manera adecuada (era ansiedad) y no síndrome metabólico, que fue la conclusión de otros dos doctores. “Así como hay gorditos sanos, hay flacos con toda la carga médica nociva”, me comentó el médico, aclarando que no necesariamente los gorditos son aquellos a quienes a primera vista se les debe achacar cierto tipo de diagnóstico.

 
Para algunos podría ser una maldición, ya que entras al hospital por un problema respiratorio que de principio fue mal diagnosticado y el médico lo achacó que se agudizó la enfermedad a una supuesta diabetes e inmediatamente revisan tu glucosa y la tienes en los rangos perfectamente normales, “ah bueno entonces debe ser tu colesterol”, ¿tiroides?, ok, “sí, bueno echeme un poco de más miedos que más puedo tener”, llegan los resultados de laboratorio y sale todo bien. Gastaste, esperaste, sufriste angustia y ves al doctor con cara de “!Ay que caray! ya no te puedo achacar más padecimientos por tener kilos de más”.

 
El problema no es que te hagan estos exámenes que dada la circunstancia deben ser rutinarios, el problema es que en ese lapso el médico te dio un trato prejuicioso, no te explicó bien lo que sucedía y te hizo sentir que eres una peste médica. Recuerdo a un médico, que tiene como especialidad la obesidad, que me dijo lo siguiente: Yo era obeso , pero tuve que dejarlo de ser porque los mismos médicos me hacían bullying debido a mi condición, también acepto que para la mayoría de los médicos es decepcionante y cuando llega a su consultorio un paciente gordo, automáticamente para ellos uno que les dará problemas. Está el que te dice “ay pues estas chonchito” , ponte hacer el amor para bajar de peso, y te receta Redotex. Existe el que te dice traes un niño de 7 años encima o el garrafón de agua.

“Así como hay gorditos sanos, hay flacos con toda la carga médica nociva”

Señores doctores, 1) piensen que su paciente se siente mal y por eso acudimos a ustedes, 2) Sabemos que nuestros kilos son un factor de riesgo, pero solamente un factor y tal vez no una realidad, no hay porque hacer una sentencia y juzgarnos como si fuéramos la pesadilla médica.

 
Juzgar y asustar no hará que los pacientes cambien su estilo de vida, deben de comprender que en muchos casos la obesidad abarca factores más grandes. Tener confianza en un médico es algo que es imprescindible, no la pierdan por sus prejuicios.


Vídeo Recomendado

Previo

#Acentúate: hashtags con acentos

Siguiente

El lado oscuro de la educación superior en México

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *