El perfil de la semana: El militar Ferreti

Ricardo Ferreti de Oliveira llegó a México en el año de  1977, casi cuarenta años lleva en la tierra del nopal. Su carrera la inició en Brasil en algunos equipos importantes como el Vasco de Gama conocieron los potentes disparos de Ferreti. Ricardo no dijo papá ni dijo mamá así que Victorino, su padre, y Ayrad, su madre tuvieron que conformarse con que su hijo dijera Tuca y desde chico Ricardo fue el Tuca, sin ninguna historia previa o alguna anécdota de apodo. El Tuca se puso su propio apodo.

Cuando Ferreti llegó a México tuvo dos problemas, el primero que al llegar a media temporada no pudo hacer nada para evitar el descenso rojinegro, el segundo fue el picante. A pesar de que Brasil es un país que usa mucho el picante en sus comidas Ferreti sufrió en los sanitarios y en lagrimas y sudor de enchilado, seis meses después el Tuca ya había decidido comer picante toda su vida. 

  
Después del descenso con Atlas nadie daba un peso por Ricardo, él se ofreció a algunos clubes y nadie se animaba, hasta que Mejía Barón recomendó contratarlo en Pumas, así Ferreti construyó su mejor estancia como futbolista en México, fue campeón una vez y de ahí Monterrey y Toluca también vieron sus goles. Un mediocampista goleador. 152 goles anotó el Tuca. 

Llegó el momento de retirarse y en el noventa se incorporó al cuerpo técnico de Pumas, sin embargo su mejor amigo el doctor Mejía Barón lo convenció de jugar su última temporada. Ricardo volvió a Pumas para hacer campeón al equipo de sus amores, el gol más recordado del Tuca, un gol de tiro libre frente al archirrival. Así el Tuca se despedía del fútbol, entre lágrimas de felicidad admitía que ese campeonato era el campeonato de México, porque el mejor equipo había ganado. El Tuca siempre supo que la justicia iba por delante. 

Después de retirarse como futbolista, Ferreti empezó su carrera como auxiliar técnico y luego técnico de Pumas. Pero lo mas importante encontró a su esposa y tuvo dos hijos mexicanos. Ferreti tiene una relación amistosa con los Pumas y los Tigres, siempre ha aceptado dirigirlos, pero además sus mejores amigos y compadres los encontró bajo los colores azul y oro, Mejía Barón y Luis Flores. Amigos en la cancha y fuera de ella.

Ricardo Ferreti es un tipo noble y amistoso. Un hombre disciplinado, como militar, el militar que siempre ha querido ser, es el militar de los entrenamientos y militar del campo. En Chivas hacía correr a las estrellas hasta un cono y le tomaba mucha importancia a los ejercicios más sencillos, en Tigres regaña poniendo el ejemplo y afirma que aunque tenga sesenta años lo hace mejor que sus jugadores. 

El Tuca es un militar que aunque sea director nacional de la selección pone a Raúl Jiménez a enseñarle a tirar a la portería, grita y educa como militar pero habla con los jugadores como un abuelo, los jugadores lo defienden, lo admiran y lo hacen su amigo, siempre y cuando no se equivoquen o no vayan perdiendo. 

Ferreti es un tipo rodeado de mitos y leyendas, afirman que es un técnico defensivo, sin embargo jura y perjura que cuando un jugador diga que él ordenó que no atacaran se retiraría del fútbol, su pasión más grande. También dicen que es un tipo rudo con la prensa, sin embargo bromea con ellos, deja hablar primero a las mujeres, les pide que fundamenten sus preguntas y les menta la madre como lo haría con cualquier persona, hasta lleva a sus mascotas a las conferencias para que vean que el león no es como lo pintan. También dicen que no le interesan los torneos internacionales o los partidos moleros de la selección, como él dijo cae más rápido un hablador que un cojo, llegó a la final en Libertadores y dirige a la selección. 

  
El militar Ferreti no tiene miedo de nada y afronta a todo el mundo, habla de frente y por eso se le respeta, muy pocos lo hacen, es leal a sus principios y a sus equipos, lleva 20 años sin dejar de dirigir, cuando habló fuerte le crearon una campaña en su contra y pagaban para que los aficionados le mentaran la madre, fue Cardozo y fue en Toluca. Sin embargo el militar Ferreti se fue como su estilo le obligaba, denunciando la verdad y banqueando a la estrella Cardozo. 

_____

_____

Las guerras difíciles son las favoritas de Ferreti, llegó a Pumas sin recibir sueldo con el equipo casi descendido y años después lo sacó campeón. Se fue a Tigres con el equipo en los últimos lugares y después lo sacó campeón. El militar Ferreti solo ha perdido una cosa en esos dos campeonatos: su bigote. Hoy prometió que si lleva a México a la confederaciones también se quita el bigote. 

   
 
El mitigar Ferreti lleva más de 46 años dedicándose al fútbol y descubre que no es difícil la fórmula de felicidad en la vida, se basa en hacer lo que quieres y te gusta. Se basa en respetar a los demás y no tener envidias, se basa en ser un profesional y entregado en todo, se basa en ser honesto y hablar de cara frente a todo el mundo. El militar Ferreti no se imagina en otra cancha de la vida, el militar Ferreti descansa como humano con su familia pero pensando en una alfombra verde, el militar Ferreti vuelve todas las mañanas con la insignia de militar para entrenar a sus soldados de taquetes, después se descubre esposo, amigo, risueño, bromista y compadre. 

Previo

¿Quienes son los expertos del GIEI que investigaron el caso Ayotzinapa?

Siguiente

Narvarte: Otra investigación que apunta al fracaso

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *