El patriotismo barato

México tiene un patriotismo barato, lo tenemos. Es decir, hay otros países como el país más patriota del mundo que ensalza su imagen, sus soldados, sus guerreros, sus banderas, sus valores, sus personas y hasta sus calles. Por eso el patriotismo exagerado se traduce en un racismo intolerante. Pero el patriotismo mexicano tiene unos tintes nada orgullos y despreciables. Los mexicanos estamos orgullosos de muchas cosas que no deberían enorgullecernos.

Los mexicanos estamos orgullosos de ser unos huevones. Nos gusta trabajar de lunes a viernes y mediodía. Sin embargo nuestro patriotismo barato nos lleva a ignorar que somos el país que más trabaja en el mundo.

Horas de trabajo

 

Los mexicanos estamos orgullosos de nuestros deportistas. Sin embargo nos han dado más pena que glorias, Ana Gabriela, La selección de fut, de basket, todos son como dice este sitio de futbol. Los ya mérito.

Los mexicanos estamos orgullosos de nuestros paraísos naturales, pero lo primero que visitamos cuando juntamos un ahorradito es Disney, Paris, Europa. Por eso nos retacan de comerciales con el Piojo en Chiapas o que visitemos Jalisco. Nuestro patriotismo barato es doble moralista. Ah, otra característica negativa.

Los mexicanos estamos orgullosos de nuestra comida, pero puff. amamos McDonalds que ha destruido nuestro amor al aguacate y lo metió en una BigMac artificial o incluso nos estamos enamorando de sitos nuevos de pizzas, hamburguesas o nieves. México dejó de estar orgulloso de una nieve de garrafa, pasamos al país de las Dairy Queen.

DQ

Nuestro patriotismo barato es más barato que las películas de Batman. Decimos estar orgullosos de Iñarritu. Nadie ve películas mexicanas porque son chafas. Sin embargo cualquier BlockBuster nos roba nuestras tardes.

Estamos orgullosos y respetamos nuestros símbolos patrios pero los traemos en cualquier carro, los usamos de trapo y en los partidos de futbol entonamos un himno nacional nada patriótico sino eufórico

Viva México

Somos el país orgullosamente patriótico que no queremos seguirle la fiesta la presidente, que minimizamos nuestra patria a un gobernante copetudo, somos orgullosamente patriotas que dejamos que nos lleve la idea de que gritar la independencia es apoyar al gobierno actual. Somos tan patriotas que organizamos un movimiento para no ir al grito.

Dejamos que nuestro patriotismo se minimice, estar orgullo de tu país habla de valores, no de acciones, habla de principios no de tuits, habla de cultura no de compras, habla de muchas más cosas de las que nos decimos orgullosos. Ser patriota sería de manera utópica dar tu vida porque alguien vulnera la independencia de nuestra patria. Que está vulnerada de manera permanente. Nuestro patriotismo sin duda es muy barato. Nos lo compra una BigMac.


Vídeo Recomendado

Previo

Ayuntamiento de Coacalco manda 2 mil acarreados para dar el grito en el zócalo capitalino 

Siguiente

Los gritos de los expresidentes (y uno "legítimo")

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *