¿Y por qué tengo que hacerlo YO?

La inclusión para personas con discapacidad no es un tema de caridad, sino de justicia. Empezar a realizar acciones para integrar a las personas con discapacidad no es hacer un favor, es dar el primer paso hacia la solidaridad con quienes nos rodean.

Más de mil millones de personas viven en todo el mundo con alguna forma de discapacidad, de este número casi 200 millones tienen dificultades considerables en su funcionamiento.

Datos de la Organización Mundial de la Salud muestran que las personas con discapacidad son el sector con los peores resultados sanitarios, las oportunidades escolares a las que tienen acceso son muy limitadas y tienen una participación económica muy baja en la mayoría de los países.

Ejemplos a seguir
Países como España están empezando a tomar en cuenta que las personas con discapacidad tienen papeles importantes en la sociedad, están desarrollando herramientas para que éstas personas puedan integrarse a las actividades de las cuales durante mucho tiempo se les ha excluido.

Diversas instituciones como la Fundación ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles), CERMI (Comité Español de Representantes con Discapacidad), entre otras, se encargan de desarrollar programas en los cuales las personas con discapacidad se puedan ver inmersas en actividades laborales, educativas y artísticas.

A las organizaciones no gubernamentales creadas para ayudar a personas con discapacidad, se unen también empresas como BBVA y Telefónica con comerciales audiovisuales que permiten a personas ciegas y sordomudas tener acceso a la información que sus empresas proporcionan.

Otro ejemplo de fundación que ayuda a concientizar a la población es la Fundación Prevent que desarrolló un video en el cual se muestra cómo es que las personas con discapacidad son tratadas como si no pudiesen entender su entorno.

Comprometernos con la lucha por los derechos de las personas con discapacidad es un compromiso que tenemos que apropiarnos, no solo para proporcionar herramientas a éste sector excluido sino para poder hacer un poco más justo el mundo en el que estamos viviendo.


Vídeo Recomendado

Previo

Ganando la lucha con la opinión pública

Siguiente

La teología de los madrazos entre las sogas ¡Pasión, poesía y sangre!

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *